In Partnership with The 74

Comentario: Manteniendo el SUEÑO vivo — cómo hablar con los estudiantes y qué puedes hacer

LA School Report | March 30, 2017



Stephanie-KozofskyPor Stephanie Kozofsky

En una excursión escolar reciente, Paola me comentó que no había visto a sus padres en cuatro años.  Paola cursa el último año de secundaria, tiene un GPA (promedio) de 3.4, está en el equipo de flag football (juego de fútbol en el que en lugar de taclear sacan el pañuelo del que lleva la pelota) y en el equipo universitario de futbol (soccer)  y está tomado un curso universitario después del colegio. Su amor por esta escuela, su educación y su futuro brillan a través de todo lo que ella hace.  No sólo ella se beneficiaría de una mejor educación, sino que cualquier universidad se beneficiaría  de   la persistencia, creatividad y la  pasión que Paola imprime a cada aspecto de su vida. Ahora bien, quizá ella no puede aplicar para ingresar a la universidad este Otoño porque sus padres tienen miedo de que ella solicite una beca bajo el California DREAM Act scholarship.

Al parecer, por ahora, son seguros el DACA—Acción diferida para los llegados en la infancia—y el California DREAM Act (Acta del Sueño de California), que hacen posible que los hijos de inmigrantes indocumentados en nuestro estado cursen la secundaria y finalmente reciban apoyo financiero si cursan la carrera universitaria en California. Sin embargo, no hay garantía de que así continúe siendo con la futura política inmigratoria federal. El temor a la deportación entre muchos DREAMers y sus padres se refleja en una baja de casi 60 por ciento en las solicitudes para el California DREAM Act.  Esto significa que muchos estudiantes como Paola no podrán aspirar a la universidad este Otoño.

También significa que los esfuerzos de padres como los de Paola, que la enviaron de Guadalajara, México a Los Estados Unidos a vivir con su tía por cuatro años para que ella pudiera recibir  una mejor educación, serán en vano, como también en vano serán los esfuerzos de estudiantes como Paola, que están creciendo lejos de sus padres y sus abuelos, y también en vano serán los esfuerzos de los maestros que trabajan para preparar a los estudiantes y sus familias para los retos que la universidad conlleva.  Y sí, los estudiantes no están solicitando los beneficios del California DREAM Act por temor de ser deportados u otros riesgos asociados con la reciente legislación federal de inmigración, ¿qué pasa con su motivación para alcanzar el éxito en la escuela?

Ahora más que nunca,  necesitamos que los estudiantes se sientan seguros y salvaguardar su éxito, pese a los obstáculos que el gobierno pueda colocar en su camino.  Si eres un maestro, padre de familia o  amigo, he aquí lo que tú puedes hacer para que esto suceda:

Discutiendo el Acta

Habla con los niños y déjales saber que están protegidos por el California DREAM Act. El hecho de solicitar los beneficios del Acta no causará que su información sea compartida con las agencias de inmigración. Los niños están protegidos mientras cursan la escuela secundaria, preparatoria y estudios universitarios puesto que los sitios de escuelas públicas son refugios seguros.

Enfatiza el potencial de la universidad

Si dejaron pasar la fecha límite para solicitar los  beneficios del California DREAM Act, haz hincapié en el potencial de la universidad, investigando sobre otras becas para las que pueden aplicar. Al hacerlo, los maestros pueden otorgar créditos extra. En mi clase, uso la beca de Facing History como una oportunidad para que los estudiantes repongan una tarea no cumplida. Al hacer esto, ellos están practicando su escritura y potencialmente ganando dinero para la universidad.

Tener conciencia cívica

Enfócate en la acción cívica.  Comunícate con tus representantes estatales y aliéntalos para que continúen apoyando DACA y el California DREAM Act, de modo que la universidad se convierta en una opción potencial para todos nuestros estudiantes.

No permitamos que nadie le arrebate a Paola su pasión y entusiasmo. Como maestra, creo firmemente que todos los estudiantes merecen elegir si desean o no ir a la universidad. Todos somos responsables de asegurarnos de darles la oportunidad de decidir.


Stephanie Kozofsky es maestra de justicia social de 12avo grado en Valor Academy High School en LAUSD. También es Fellow en la organización Teach Plus en Políticas de Educación en California.

Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente