In Partnership with The 74

Exclusiva: Nueva información del Distrito sobre las calificaciones de los estudiantes muestra que más de la mitad de los graduados de LAUSD en el 2016 no eran elegibles para las universidades públicas de California

Sarah Favot | April 14, 2017



group of multiracial graduates holding diploma

Al tiempo que el Distrito Unificado de Los Ángeles (LAUSD) continúa empujando para lograr tasas de graduación cada vez más altas, los datos del Distrito proporcionados a LA School Report muestran que más de la mitad de los graduados del año pasado no eran elegibles para ser admitidos en las universidades públicas de California.

De los 26,806 graduados de la Clase de 2016, el 47 por ciento recibió una C o mejor en todos sus cursos obligatorios de A-G, un conjunto de clases de preparación para la universidad (ver correo electrónico del Distrito). El requisito mínimo para la admisión en las universidades públicas del Estado es una calificación de C en las clases.

Hace dos años, la Junta Escolar decidió revertir los requisitos de graduación, permitiendo a los estudiantes acreditar los cursos A-G con una D en lugar de una C. En ese momento, los miembros del Consejo Escolar temían que miles de estudiantes no se graduarían. Los datos muestran que sus miedos estaban fundados ya que aproximadamente 14,200 graduados, o 53 por ciento, obtuvieron al menos una D.

Al menos una miembro del Consejo Escolar dijo que está abierta a reconsiderar esa decisión, y los partidarios esperan que la segunda vuelta de las elecciones de la Junta el próximo mes conduzca a elevar el requisito de graduación.

Esta semana, el sistema de la Universidades de California publicó sus datos de admisión y matriculación para la Clase de 2016, y de las 20 mejores escuelas de LA Unified con las tasas de aceptación de UC más altas, calculadas por el blog School Data Nerd, más de la mitad eran chárter independientes. Las chárter independientes no fueron incluidas en los datos del Distrito sobre las calificaciones de los cursos A-G.

Los datos de este año muestran algunas mejoras para la Clase de 2017, que al parecer están en camino de superar a sus predecesores con el 50 por ciento de los estudiantes de último año de preparatoria—seniors hasta finales de Febrero que han logrado al menos una C en todas las clases A-G.

Un memorando interno del Distrito también muestra que el 75 por ciento de los estudiantes de preparatoria—seniors estaban en vías de pasar sus cursos A-G con una D o mejor hasta mediados de Marzo. Los datos a finales de Febrero mostraron que las tasas de acreditación de los cursos A-G este año están 11 puntos porcentuales por arriba más que a este tiempo el año pasado.

La Consejera miembro de la Junta Mónica García dijo que los datos indican que el Distrito está progresando, pero aún no lo considera una victoria. Dijo que estaba a favor de mantener el mínimo de una calificación de C en 2015, pero comprendió las preocupaciones y votó junto con sus colegas para revertir el requisito.

En aquel momento, George McKenna, miembro de la Junta Escolar, señaló que un estudiante que recibió una o dos Ds podría no calificar para la universidad de cuatro años, pero podría ir a un colegio comunitario o entrar en el servicio militar o trabajo para el gobierno con un diploma de escuela preparatoria.

“Hubo mucha preocupación porque la estructura no estaba preparada para apoyar ese nivel de rigor”, dijo García. “Yo diría que por los números que estamos viendo hoy, sabemos que podemos llegar allí. Tenemos que apoyar a más estudiantes”.

Ella mencionó que en el futuro la Junta podría revisar el tema.

“Definitivamente pienso que tendremos que luchar con cómo vamos a apoyar a los jóvenes con Ds y Fs en el sistema, que nosotros sabemos que no hemos aprovechado su talento todavía”, dijo.

Elmer Roldan, Director de Programas Educativos y Políticas de United Way of Greater Los Angeles, dijo que su organización abogó en 2015 para mantener el requisito de graduarse con el mínimo de una C.

Dijo que reconoce que el Distrito ha estado haciendo un mejor trabajo de preparar a los estudiantes.

“Todavía no es lo suficientemente bueno”, afirmó, señalando que el 53 por ciento de los graduados no eran elegibles para inscribirse en una universidad pública de cuatro años el año pasado.

Roldan mencionó que muchas familias creen que si su estudiante se gradúa de la escuela preparatoria, él o ella será elegible para la universidad.

“Creo que muchas familias se sorprenden cuando descubren a veces en el grado 11 ó 12 que básicamente les han mentido porque no podrán hacer su solicitud para estudiar en una CSU (Universidad pública del Estado de California) o una UC (Universidad de California)”, dijo.

Roldan dijo que la segunda vuelta de la elección para la Junta Escolar podría determinar si la Junta reconsidera el requisito de C. La Organización United Way llevará a cabo un foro de college readiness—preparación para la universidad el próximo mes y ha invitado a los candidatos de la Junta Escolar a que participen en la discusión de este tema así como también escuchar directamente a los estudiantes.

“Pensamos que la mejor solución es hacer más estricto  el requisito y crear la estructura de apoyo, asegurándonos de que haya una distribución equitativa de maestros y recursos” en cada escuela, dijo Roldán.

Como se requiere en la resolución de 2015, el Distrito está trabajando en una auditoría de equidad para analizar cómo los estudiantes en cada escuela preparatoria están cumpliendo con los requisitos de los cursos A-G. Los datos del año escolar 2014-15 mostraron que las escuelas preparatorias tenían índices bajos de conclusión de A-G y que esto tenía correlación con si los estudiantes reportaron o no que creen que la mayoría de los adultos en la escuela esperan que vayan a la universidad.

Una portavoz del Distrito dijo que el Distrito no podría proporcionar información acerca de cuántos graduados en la clase de 2015 lograron una C o mejor en los cursos A-G porque entonces no se llevaba un registro. El Departamento de Educación de California informó que el 51.7 por ciento de los graduados de LA Unified en 2015 habían completado los cursos requeridos de UC / CSU, sin embargo, esa cifra incluye escuelas chárter.

En 2015, el 75 por ciento de los estudiantes en las escuelas chárter de LA recibieron una C o mejor en los cursos A-G, de acuerdo a información de la California Charter Schools Association (Asociación de Escuelas Chárter de California).

Hace un año, la Superintendente de LA Unified, Michelle King, proclamó que era all hands on deck –que todos ayudemos a los seniors para que logren superar la etapa de graduación bajo los nuevos requisitos para graduarse.

La Junta Escolar invirtió $ 15 millones en un credit-recovery program –programa de recuperación de créditos académicos después de que se descubrió en Enero que sólo el 54 por ciento de los estudiantes estaban en camino para completar los cursos A-G. El rigor de los programas de recuperación de créditos académicos en línea fue examinado por los observadores de LA Unified, así como por aquellos dentro del Distrito, incluyendo al Presidente de la Junta Escolar.

En Enero, LA School Report informó que el 42 por ciento de la clase graduada de 2016 tomó parte en la recuperación de créditos académicos ya sea a través de re-tomar cursos que habían reprobado o utilizando la recuperación de créditos en línea, en la que la mayor parte del trabajo se realiza en línea y durante un período de tiempo más corto. Las políticas de recuperación de créditos de LA Unified le permiten a los estudiantes optar por no participar en gran parte del curso si pasan una pre-prueba. Las políticas de otros Distritos son más estrictas.

La mayoría de la recuperación de créditos no se realiza en línea, dijo Carol Alexander, Directora del Distrito de Intervención y Apoyo de A-G.

Los esfuerzos redoblados resultaron en la tasa de graduación más alta del Distrito de 75 por ciento.

Este Invierno, la Superintendente King, fijó una meta elevada de graduación del 100 por ciento, aunque ella no ha detallado cómo el Distrito lo lograría.

“Creo que es otra señal de que hay algún progreso que se está haciendo y he sido uno entre muchos que cuestionan si se deben tomar o no serio las tasas de graduación cuando vemos que es tan baja la preparación para la universidad. Sin embargo, estas mejoras en las tasas de terminación de A a G son un signo de verdadero progreso, esperemos”, dijo Pedro Noguera, Profesor de Educación en la Graduate School of Education and Information Studies de UCLA (Escuela Superior de Educación y Estudios de Información).

“A mí, me habla del por qué el Distrito necesita un plan estratégico real”, dijo él, comentando que el documento que King elaboró no era un plan estratégico real.

“Estos fueron objetivos muy ambiciosos que ningún distrito, especialmente ningún distrito urbano en el país, haya logrado jamás”, dijo. “No significa mucho a menos que venga con un plan de cómo se consigue llegar de donde se está a donde se desea estar”.

Mientras que el 75 por ciento de los seniors están listos para completar los requisitos de los cursos A-G con una D o mejor este año, sólo el 52 por ciento está en camino de completar todos los requisitos académicos para graduarse, que incluyen un proyecto de servicio comunitario, requisitos de educación física y salud y que los estudiantes elijan materias optativas que identifiquen una trayectoria profesional en sus años junior y senior.

“Básicamente, lo que hace que ese número baje son ciertos requisitos que no se completan hasta el final del grado 12”, dijo Alexander.

Los requisitos con las tasas de seguimiento más bajas son service learning and social studies (aprendizaje de servicio y estudios sociales), que normalmente no se completan hasta el final del grado 12.

De acuerdo al Distrito, al 11 por ciento de los estudiantes les faltan uno o dos cursos, al 3 por ciento les faltan tres o cuatro cursos y el 11 por ciento tiene cinco o más cursos retrasados.

Para los estudiantes que no están al corriente, el Distrito ha desplegado consejeros del programa de diplomados en las escuelas preparatorias (que van más allá de completar los requerimientos e incorpora cursos a nivel universitario).

“Se trata de la personalización y el encontrarse uno a uno con los estudiantes para proporcionar una guía que los ponga de regreso en el camino para graduarse”, dijo Alexander.

Esto se hace a través de un Individual Graduation Plan (Plan Individual de Graduación), que ha sido completado por el 97 por ciento de los estudiantes. A estas fechas el año pasado, el 59 por ciento de los estudiantes de preparatoria y el 50 por ciento de los estudiantes de secundaria tenían un IGP.

 “Seguimos avanzando hacia nuestra meta de que se gradúen todos los estudiantes. El compromiso del Distrito sobre los cursos A-G garantiza el acceso y la oportunidad para todos los estudiantes para que se gradúen preparados para la universidad, una carrera y el éxito”, dijo la Directora Académica de LA Unified Frances Gipson.


Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente