In Partnership with The 74

Auditoría estatal encuentra que Alliance no utilizó fondos públicos para luchar contra los esfuerzos de sindicalización de UTLA

Sarah Favot | April 21, 2017



Maestros y voluntarios dirigen un taller de redacción de ensayos para la universidad con estudiantes de la Escuela Preparatoria Alliance Susan & Eric Smidt Technology High School. (Cortesía: Alliance)

Una auditoría estatal publicada el Jueves encontró que las Escuelas Públicas de Alliance College-Ready no desviaron fondos públicos destinados a los estudiantes en una campaña de casi $ 1 millón para contrarrestar los esfuerzos de United Teachers Los Angeles—UTLA (Maestros Unidos de Los Ángeles) para sindicalizar a sus más de 600 maestros y consejeros.

El intento de sindicalizar la organización más grande de gestión de escuelas chárter de la Ciudad comenzó hace más de dos años cuando 67 profesores y consejeros dijeron que querían unirse a UTLA. Desde entonces se ha transformado en una larga batalla legal entre Alliance y UTLA. El Sindicato de Maestros ha presentado varias quejas ante la California Public Employee Relations Board (Junta de Relaciones Públicas de Empleados de California) acusando a Alliance de violar las leyes estatales que permiten a los maestros organizarse sin interferencia.

La auditoría fue solicitada por el Senador estatal Tony Mendoza, D-Artesia, y aprobada el año pasado por el Comité de Auditoría Legislativa Conjunta. En ese momento, Alliance calificó la auditoría de tener una motivación política.

“Nos complace que los resultados de la auditoría estatal confirman lo que siempre hemos sabido –que todos los fondos públicos que Alliance recibe van a donde pertenecen, en las aulas, donde estamos trabajando con más de 12,500 estudiantes para que no sólo logren graduarse de la escuela preparatoria, sino estar verdaderamente preparados para la universidad”, dijo el Director General de Alliance, Dan Katzir, en un comunicado.

Mendoza, un ex profesor de Los Ángeles, mencionó en un comunicado que ha solicitado información adicional al auditor estatal.

“Me alegra que su auditoría se haya completado, pero se necesita una aclaración adicional”, comentó Mendoza. “Me gustaría obtener más información sobre el reembolso de los empleados de la escuela, específicamente si las actividades antisindicales tuvieron lugar durante el horario escolar”.

La auditoría encontró que Alliance creó una cuenta especial para dar seguimiento por separado a los gastos relacionados con su respuesta al esfuerzo de sindicalización. El CMO recaudó más de $ 1.7 millones en donaciones privadas para el fondo y ha gastado cerca de $ 915,000, incluyendo $ 426,000 en honorarios de consultoría, $ 31,000 para volantes y cartas dirigidas a padres y maestros y $ 107,000 en honorarios legales, que no incluye más de $ 2 millones en Servicios legales pro bono.

“Una razón crítica por la cual Alliance fue capaz de evitar el uso de fondos públicos para pagar su respuesta a los esfuerzos de sindicalización es que monitorea las cuentas de ingresos y gastos por separado para la sede central y las escuelas chárter usando códigos de recursos distintos con designaciones públicas y privadas”, los auditores escribieron.

Las 28 escuelas chárter de Alliance son financiadas directamente por gobiernos local, estatal y federal y tanto donaciones como fondos privados, y cada escuela paga una cuota de administración a la sede central de Alliance.

Los auditores dijeron que Alliance reembolsó a las escuelas por los salarios de los directores por el tiempo que pasaron en los esfuerzos de sindicalización, por ejemplo, en llamadas de teleconferencia.

La auditoría encontró que Alliance no estaba siguiendo las leyes federales con respecto al intercambio de información confidencial de los estudiantes con terceros, y los auditores no pudieron confirmar si se cumplieron los deseos de los padres que firmaron formularios de solicitud de exclusión voluntaria—opt-out. Alliance compartió la información de alumnos y ex-alumnos con la Asociación de Escuelas Chárter de California—CCSA , que realizó actividades de divulgación sobre los esfuerzos para la organización sindical.

La auditoría también hizo recomendaciones sobre cambios en las políticas y procedimientos de adquisiciones y contrataciones de la CMO.

La portavoz de Alliance, Catherine Suitor, dijo que las recomendaciones han sido implementadas o serán implementadas en los próximos dos meses.

Los maestros que apoyan el esfuerzo de sindicalización y el Presidente de la UTLA, Alex Caputo-Pearl, emitieron una declaración destacando la cantidad gastada por Alliance para contrarrestar el esfuerzo de sindicalización y el hallazgo de que los protocolos apropiados no fueron seguidos cuando compartieron información con la CCSA.

“Las escuelas chárter están sustancialmente financiadas por los dólares públicos de los contribuyentes con contribuciones privadas adicionales”, declaró Alisha Mernick, maestra en la Escuela Preparatoria Alliance Gertz Ressler High School, en el comunicado.  “Ya sea público o privado, ese dinero debe ser utilizado en nuestras aulas, ayudando a los estudiantes a aprender. Me ofende que mi empleador haya solicitado dinero para una campaña de propaganda para desinformar, manipular y silenciar a los profesionales de la enseñanza que están organizando un sindicato para mejorar la calidad de nuestras escuelas”.

“Mientras los educadores a lo largo y ancho de Los Ángeles y California están unidos para mejorar el financiamiento de la educación pública, Alliance está gastando recursos para dirigir una campaña en contra de sus propios maestros y consejeros”, dijo Caputo-Pearl. “Recaudar fondos para un cofre de guerra para combatir a sus propios empleados es simplemente erróneo. Los operadores de escuelas financiadas con fondos públicos deben trabajar para ver que cada dólar disponible se gaste para mejorar la educación de calidad para los estudiantes”.

El CEO de Alliance dijo a los auditores que algunos de los fondos fueron gastados respondiendo a declaraciones de UTLA que Alliance consideró incorrectas o engañosas.

“Específicamente, Alliance expresó su opinión de que UTLA ha estado financiando y apoyando los esfuerzos para interferir con la libertad y flexibilidad que las escuelas chárter como las Alliance tienen para confeccionar programas de acuerdo a las necesidades de sus estudiantes”, escribieron los auditores. “Alliance también produjo un documento en el que se indican los beneficios de sus escuelas chárter que continúan siendo independientes y no sindicalizadas para asegurar que los estudiantes reciban una educación de alta calidad que los prepare para la universidad (college preparatory)”.

El año pasado un juez de PERB—Public Employment Relations Board (Junta de Relaciones de Empleos Públicos) dijo que estas comunicaciones eran permisibles, pero UTLA está apelando esa decisión.

El fallo mixto criticó a Alliance por bloquear los mensajes de correo electrónico de UTLA a sus empleados a través de filtros de spam, interfiriendo con el acceso de UTLA a los planteles escolares y que un director hizo una declaración amenazante a un maestro. (El director ya no trabaja más para Alliance.)

Cathetrine Suitor, la portavoz de Alliance, dijo que UTLA está “muy activo” en sus campus, que se encuentran en el Sur de Los Ángeles, en el Centro y Este de Los Ángeles, Pacoima y San Pedro.

“La campaña continúa firme”, dijo, pero hasta ahora la mayoría de los maestros no han aceptado unirse al Sindicato.

Hay varias quejas pendientes de PERB que no se han decidido.

“Confiamos en que ellos también tendrán un fallo favorable, como en esta auditoría que buscó una prueba contundente y no se encontró nada”, dijo Suitor. “Nuestra meta, nuevamente, es mantenernos enfocados en educar a niños, dirigir grandes escuelas y hacer de Alliance realmente un lugar excepcional para que trabajen nuestros educadores”.


Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente