In Partnership with The 74

East LA brilla en el nuevo mapa de escuelas seguras. El trabajo comunitario logra mejoría pero aún queda mucho por hacer

Esmeralda Fabián Romero | June 12, 2017



 

El mapa muestra a la mayoría de las escuelas del Este de Los Ángeles en verde y amarillo.

Un nuevo mapa interactivo sobre qué tan seguras son  las escuelas de Los Ángeles muestra una amplia franja de color rojo en barrios predominantemente latinos, de población inmigrante y de bajos recursos, indicando que los estudiantes y los maestros no se sienten seguros.

Pero un barrio bajo las mismas condiciones demográficas se destaca por su falta de color rojo. Boyle Heights/East LA es un oasis de verde y amarillo, lo que significa que los estudiantes en la mayoría de esas escuelas se sienten seguros o algo seguros.

Boyle Heights ha sido particularmente  un foco de intenso activismo comunitario entre los grupos defensores latinos. Ellos atribuyen la sensación de seguridad en las escuelas a la alta participación de los padres y a una coalición de organizaciones comunitarias que han presionado para la intervención positiva del comportamiento y las políticas de apoyo estudiantil.

“Hemos trabajado para asegurar que nuestras escuelas sean más personalizadas, que su estructura sea un ambiente de aprendizaje más pequeño, así que es bueno ver que las escuelas en las que nos hemos enfocado – Roosevelt, Garfield, Torres, Mendez  no las veo en rojo. Creo que hace unos años habrían estado en rojo”, dijo María Brenes, directora ejecutiva de InnerCity Struggle, una organización en Boyle Heights que promueve comunidades seguras, saludables y no violentas en el Este de Los Ángeles.

Después de estudiar el mapa, Brenes dijo que se pueden ver las mejoras que han estado ocurriendo en esa  área de Los Ángeles, pero dijo que aún queda mucho por hacer. “Ha habido progreso, pero tenemos mucho más trabajo por hacer, especialmente para nuestras escuelas con nuestros estudiantes más jóvenes, en las escuelas primarias y secundarias. Es muy preocupante que entre esos niños haya una  tasa tan alta  sintiendo que el acoso es un problema. No creo que los padres quieran que sus hijos estén en ese tipo de ambiente “, dijo y sugirió que los padres llamen a las escuelas de sus hijos para discutir sobre estos hallazgos del mapa.

“Y también es una oportunidad para que el distrito reproduzca lo que está funcionando en las escuelas que están en verde”, dijo Brenes.

En esta zona predominantemente latina al este del centro de la ciudad, por lo menos 10 escuelas representadas en el mapa caen en la categoría verde, lo que significa que más de tres cuartas partes de los estudiantes y el personal dijeron sentirse seguros en sus escuelas. Hay 30 escuelas en la categoría amarilla/algo segura. Y Sólo cuatro caen en la categoría roja/menos segura – dos primarias y dos secundarias.

Mendez High School está en la categoría de “segura” porque sólo el 18 por ciento de los estudiantes dijeron que no se sienten seguros en la escuela, y sólo el 4 por ciento dijeron sentir miedo de ser golpeados.

“Creo que los estudiantes se sienten seguros en las escuelas como resultado de un fuerte liderazgo escolar y debido a un esfuerzo organizado y colectivo para garantizar la seguridad y para asegurar buenos maestros y una programación fuerte que se extiende tanto dentro como fuera de la escuela, después de horas escolares” Dijo Deborah Marcus, directora ejecutiva de Comunidades en Escuelas de Los Ángeles (CISLA), una organización de prevención de deserción escolar que se ha asociado con el LAUSD para implementar un modelo de apoyo estudiantil integrado en 10 escuelas del distrito incluyendo Méndez, donde la tasa de graduación ha mejorado de un 46 a un 96 por ciento en sólo cinco años.

“Es una colaboración exitosa que está sucediendo en Boyle Heights y que es muy singular en la ciudad”, dijo. El modelo de apoyo estudiantil integrado se enfoca principalmente en asegurarse de que las necesidades sociales y emocionales de los estudiantes se cumplan, dijo Marcus.

Por el contrario, una escuela secundaria cercana con datos demográficos similares, incluyendo matriculación donde más del 90 por ciento de los estudiantes son latinos, aparece en rojo en el mapa. Esa escuela es  Miguel Contreras Learning Complex – Social Studies School en el área céntrica de Los Ángeles cae en la categoría “menos segura” – ahí el 40 por ciento de los estudiantes respondió que no se siente seguro, el 52 por ciento dice que el bullying es un problema y el 61 por ciento de los maestros dijo que la disciplina no es eficaz.

Otra escuela similar, no muy lejos de Boyle Heights,  es la Escuela de Negocios y Tecnología de la Academia de Aprendizaje Dr. Julian Nava Technology and Business Academy, con un 95 por ciento de matriculación latina. También aparece en rojo en el mapa, con el 40 por ciento de los estudiantes que no se sienten seguros, el 71 por ciento dice que el acoso es un problema, y ​​el 84 por ciento de los maestros dicen que la disciplina escolar no es eficaz.

Las tres escuelas secundarias están ubicadas dentro del Distrito Local 2.

Mónica García, miembro del consejo de LA Unified para ese distrito, dijo que los datos positivos para las escuelas en Boyle Heights y East LA son un buen indicador del bienestar de las comunidades allí.

“La personalización y los comportamientos saludables están teniendo lugar realmente en estas escuelas”, dijo el jueves. “Esto ha sido el resultado de invertir en instalaciones y un resultado del movimiento comunitario para impulsar modelos exitosos, incluyendo el plan de estudios A-G, escuelas comunitarias, justicia restaurativa, centros de bienestar. Mucho de esto ha sido escuchando a las madres y padres que están exigiendo servicios de calidad para sus hijos “.

Nadia Diaz Funn, directora ejecutiva de la Alianza para una Comunidad Mejor (ABC), una organización sin fines de lucro que promueve la prosperidad económica en la comunidad latina, cree que el distrito debe seguir valorando la retroalimentación de las familias y los maestros para dirigir los recursos para intervenciones específicas. También instó al distrito a formar más asociaciones comunitarias en las escuelas que luchan por crear entornos de aprendizaje seguros, ya que la seguridad es una prioridad para los padres.

“Los padres con quienes hemos trabajado en todo el distrito nos dicen que la seguridad es la prioridad número uno cuando se trata de seleccionar una escuela para sus hijos”, dijo. “La seguridad, junto con la salud general y el bienestar, son factores críticos en la disposición del niño a aprender. Son condiciones que disponen al éxito académico”.

Las categorías de color verde, amarillo y rojo del mapa fueron creadas en base a las respuestas de estudiantes y personal de 786 escuelas tradicionales y autónomas que participaron en una encuesta realizada por el LAUSD sobre su experiencia escolar. El mapa se basa en las respuestas del año escolar 2015-16, las más reciente disponible. El LAUSD tiene un total de 1,300 escuelas. Sólo un pequeño número de escuelas charter participaron en la encuesta, por lo que la mayoría de las escuelas tradicionales aparecen en el mapa.

“El problema de los estudiantes que no se sienten seguros en la escuela es que también comienzan a sentirse acosados ​​por la policía escolar no sólo en las preparatorias, sino también desde la escuela secundaria”, dijo Manuel Criollo, director de organización de Community Rights Campaign, una campaña que promovió la implementación del school climate  bill of rights o declaración de derechos para un buen clima en la escuela, que el distrito adoptó en el año escolar 2013-14.

“En 2007 el número de suspensiones fue de 7,000, ahora se ha reducido a alrededor de 3,000. Cuando comenzamos la campaña hace unos 10 años sabíamos que el acoso policial era una de las razones por las que los niños no se sentían seguros en la escuela y los empujaba a abandonar la escuela”, dijo.

Criollo cree que el programa de justicia restaurativa, parte del school climate bill of rights, que comenzó a ser implementada en 153 escuelas del LAUSD en 2013 y se ha extendido a más de 500, ha mejorado las escuelas de algunas de las comunidades más vulnerables del distrito. Pero cree que el distrito todavía necesita asignar más recursos a programas como la justicia restaurativa para garantizar la seguridad en las escuelas.

“Necesitamos presionar de nuevo para que el distrito asigne más presupuesto del nuevo año escolar a la justicia restaurativa y menos a la policía escolar. El distrito ha aumentado el presupuesto para la policía escolar durante los últimos cinco años, y el programa de justicia restaurativa recibió mucho menos”, dijo Criollo.

Aquí puede  averiguar que tan seguras son  las escuelas de LA y saber cómo puede utilizar el mapa interactivo.

 

 

Leer siguiente