In Partnership with The 74

Honores para maestros de KIPP LA reconocidos con premio nacional por logros con alumnos latinos de East LA

Esmeralda Fabián Romero | June 19, 2017



Los estudiantes de cuarto grado del maestro Joshua Martínez celebran mientras recibía el Premio Fishman en KIPP Raíces en el Este de Los Ángeles. (Foto de Erin Coleman)

Las altas expectativas académicas y un aula “viva” y comprometida con mucha interacción estudiante-maestro son algunas de las características de la clase de East Los Angeles de Joshua Martínez, donde ha enseñado cuarto grado en los últimos cinco años.

Martínez ha sido nombrado uno de los cuatro ganadores del premio Fishman 2017 por su “desempeño excepcional en el aula” en la Academia KIPP Raíces Academy, una escuela primaria chárter pública con casi 100 por ciento de Latinos y casi 90 por ciento de estudiantes en desventaja.

El Premio Fishman reconoce a los maestros más efectivos de la nación que trabajan en escuelas públicas de alta necesidad con un premio de $ 25,000. Es otorgado anualmente por TNPT (The New Teacher Project) (El proyecto de nuevo maestro), una organización sin fines de lucro que se esfuerza por poner fin a la desigualdad educativa proporcionando excelentes maestros a los estudiantes en desventaja.

Martínez, de 35 años, dice que su verdadera recompensa es poder trabajar en una escuela que “apoya a los niños”.

“Nos preocupamos por el desarrollo de un plan de estudios y un ambiente enriquecedor para la crianza de los niños, no sólo en lo académico, sino también para sus necesidades sociales y emocionales, y donde los niños se sienten felices de aprender y donde el aprendizaje sea algo emocionante”, dijo por teléfono un par días después de que fuera sorprendido por las familias de los estudiantes, los oficiales de la escuela, y el personal de TNTP mientras le hacían entrega de su premio delante de sus estudiantes que lo animaban y cantaban, “él ganó, él ganó”! (Vea el video.)

Una segunda maestra de Los Ángeles, también en una escuela KIPP, fue sorprendida ese mismo día a finales de Mayo frente a su clase. María Morfin, quien enseña el quinto grado en la escuela secundaria de KIPP Sol Academy de East LA, también ganó el premio Fishman.

María Morfin fue sorprendia con el premio al Premio Fishman frente a su clase de quinto grado en KIPP Sol Academy en el Este de Los Ángeles. (Foto de Erin Coleman)

KIPP LA se hizo noticia nuevamente esta semana cuando la organización de las chárter fue destacada en un estudio realizado por CREDO con base en Stanford, mostrando que los estudiantes que asisten por tiempo más largo a las escuelas en las redes de chárter como KIPP, obtienen mayores beneficios. Por ejemplo, en Matemáticas, los estudiantes que asisten a las escuelas en las redes de chárter ganan, en promedio, alrededor de 34 días más de aprendizaje en su primer año que los estudiantes similares en las escuelas tradicionales del distrito. Para su tercer año en esa escuela, habrán ganado 69 días adicionales de aprendizaje –aproximadamente el doble del crecimiento.

KIPP LA sirve a un total de 6,000 estudiantes que asisten a sus 13 escuelas chárter ubicadas en el Sur y el Este de Los Ángeles.

Según KIPP, el año escolar pasado, más del 70 por ciento de la clase de Morfin obtuvo una calificación de competente o avanzado en Inglés en las pruebas estatales de California Assessment of Student Performance and Progress (evaluación de desempeño estudiantil y progreso de California), mientras que tan sólo el 37 por ciento de los estudiantes Latinos de quinto grado de California y el 65 por ciento de sus homólogos blancos lograron los mismos resultados.

El 82 por ciento de los estudiantes de cuarto grado de Martínez en KIPP Raíces calificaron como avanzados y competentes en Matemáticas y el 92 por ciento en Inglés, comparado con el 29 por ciento y 39 por ciento en LA Unified, respectivamente. Y de acuerdo con datos anuales de Accelerated Reader Data (datos de lectores avanzados), una evaluación adaptable a la computadora, sus estudiantes leen un promedio de 1 millón de palabras por año, triplicando la media de 300,000 palabras por año de un estudiante de cuarto grado típico.

El año pasado, la Academia KIPP Raíces fue la única escuela de LA Unified reconocida como una National Blue Ribbon School (Escuela Nacional Blue Ribbon). Este año, otra escuela KIPP en LA, KIPP Los Angeles Prep, recibió la misma distinción.

Morfin, hija de inmigrantes Mexicanos y producto de las escuelas públicas en el Sureste de Los Ángeles, donde nació y creció, dijo que estaba honrada de representar a su escuela y representar a East LA a nivel nacional con este reconocimiento.

“Quiero que mis estudiantes tengan una educación de alta calidad que les permita ir a la universidad y hacer realidad sus sueños”, dijo por teléfono.

Morfin, de 27 años, cree que uno de los mayores retos de la enseñanza en la comunidad de East LA es responder a las necesidades sociales y emocionales de los estudiantes. Ella no tiene hijos propios pero ve a sus estudiantes como sus propios hijos y dedica la mayor parte de su tiempo dentro y fuera del salón de clases a ellos. “Ya tengo demasiados hijos, son como si fueran míos”, bromeó. “Los veo como niños y no sólo como mis estudiantes, eso me permite ayudarlos a tener éxito en la escuela”.

Martínez, que tiene una herencia Mexicana e Irlandesa, cree que para los estudiantes, contar con un maestro que comparta el mismo trasfondo y entienda su cultura Latina contribuye a cómo estarán comprometidos en el aula.

“Me siento realmente orgulloso de ser una cara que mis estudiantes pueden ver como un ejemplo en donde el trabajo duro y la determinación les permitirá tener logros”, dijo. Martínez entiende y habla algo de Español, pero le gustaría hablar mejor, por eso anima a sus estudiantes a usar sus habilidades bilingües. “Les digo que se sientan orgullosos de ser bilingües”.

Martínez y Morfin reconocen que su trabajo es mucho más fácil debido al apoyo que reciben de los padres de sus estudiantes. Trabajando uno al lado del otro, han podido demostrar que con el apoyo adecuado en la escuela y en casa, los estudiantes incluso en áreas de bajos ingresos pueden desempeñarse a nivel de grado y superior.

“Los padres quieren que sus hijos aprendan”, dijo Morfin, “así que necesito encontrar una manera de construir un puente entre la experiencia de su hogar y la experiencia escolar, tomando tiempo para sentarme con los padres, aprendiendo cómo podemos trabajar juntos como un equipo para que podamos apoyar a su hijo en su desarrollo”.

Martínez y Morfin fueron seleccionados como ganadores de entre cerca de 800 solicitudes a nivel nacional este año. Los solicitantes se someten a un riguroso proceso de selección durante seis meses en el que deben demostrar una instrucción de calidad y un compromiso para crear relaciones y experiencias de aprendizaje que cambien la vida de todos los estudiantes mediante la presentación de ensayos, videos en el aula, muestras de trabajo del alumno y cartas de referencia. También tuvieron la visita de un observador en su clase y una entrevista en persona con un panel de jueces de expertos en la ciudad de Nueva York.

Un tercer maestro de KIPP fue también ganador del Premio Fishman este año: Brett Noble quien es maestro de Inglés de 11º grado en la Escuela Preparatoria KIPP Pride High School en Gaston, NC. El cuarto ganador fue Milton Bryant, maestro de quinto grado en la Escuela Primaria Ketcham Elementary en Washington, DC.


Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente