In Partnership with The 74

Cuando las chárter y escuelas tradicionales comparten un edificio, todos los estudiantes mejoran: Un nuevo estudio encuentra 7 razones por qué

Guest contributor | August 14, 2017



Por Beth Hawkins

Pocas batallas políticas educativas han sido tan candentes como el debate sobre la práctica de exigir que las escuelas públicas tradicionales compartan espacios subutilizados con escuelas chárter. La co-localización, como se llama a esta práctica, a menudo se cita como perjudicial para los estudiantes en las escuelas principales del distrito.

Pero una innovadora investigación de la Profesora Adjunta de la Universidad de Temple, Sarah Cordes, encuentra que al menos en Nueva York, la llegada de una escuela chárter tiene un efecto positivo en los estudiantes de la escuela tradicional ya ubicada en el edificio.

En esta primera investigación revisada por colegas –peer reviewed acerca de co-locación, el estudio observó a cerca de 900,000 estudiantes de los grados 3-5 que iban a la escuela pública tradicional en una zona de asistencia que incluía una escuela chárter que enseñaba al menos en uno de esos grados entre 1996 y 2010. Muchas de las escuelas que participaron en el estudio comparten un edificio con una escuela chárter, algo que es común en ciudades donde el espacio inmobiliario es escaso.

Otros investigadores han hecho preguntas preliminares, como si la co-locación facilita el intercambio de innovaciones nacidas en escuelas chárter exitosas, pero Cordes dice que su investigación muestra que tan sólo la existencia de una opción es una chispa para el cambio.

“Tan sólo la presencia de una alternativa hace que suceda”, dijo Cordes a The 74 en una entrevista a fondo. “Realmente no importa cuán grandiosa es esa alternativa, es sólo el hecho de que esa alternativa está ahí, que está en el edificio y la gente la ve todos los días”.

 

Siete hallazgos notables de la investigación de Cordes sobre cómo las chárter están afectando a las principales escuelas cercanas del distrito:

  1. Ubicación, Ubicación, Ubicación: Cuanto más cerca de la chárter, más grande es el impulso académico

Alrededor del 75 por ciento de los niños asisten a una escuela dentro de un perímetro de una milla de su casa. Y las escuelas chárter de Nueva York deben dar preferencia a los estudiantes que viven dentro de su zona de asistencia. Cuanto más cercana está una escuela chárter, más presión crea su apertura.

Una escuela co-localizada es constantemente visible, señala Cordes: “Cuanto más cerca está la escuela, más presente está en las mentes de la gente en el edificio”.

Cuanto más cerca esté una escuela chárter de una escuela pública tradicional, más fuerte será su impacto positivo. Los estudiantes que asisten a escuelas públicas tradicionales en edificios que también albergan una escuela chárter realizan 0.083 desviaciones estándar -una medida estadística que permite a los investigadores hacer comparaciones entre manzanas y manzanas- mejor en Matemáticas y 0.059 desviaciones estándar mejor en Lectura. Los estudiantes en escuelas tradicionales ubicadas a media milla de la escuela chárter más cercana realizan 0.021 desviaciones estándar más altas en Matemáticas y 0.020 más altas en Lectura.

La desviación estándar, al igual que la media y la varianza, es un índice muy sensible a las puntuaciones extremas. Cuanta más pequeña sea la desviación estándar mayor será la concentración de datos alrededor de la media.

Para poner eso en perspectiva, la investigación sobre el tamaño de la clase indica que estar en una clase pequeña aumenta los resultados de las pruebas en hasta 0.2 desviaciones estándar. El estudio de co-localización sugiere que estar cerca de una escuela chárter aumenta el rendimiento estudiantil entre 1/10 y 2/5 tanto como estar en una clase pequeña.

  1. Cuando una escuela pública tradicional comparte un edificio con una chárter, más de sus estudiantes pasan al siguiente grado

El estudio encontró pequeños cambios en la asistencia de los estudiantes en las escuelas tradicionales, así como una caída de 20 a 40 por ciento en el número de estudiantes reprobados por no desempeñarse a nivel de grado. Los estudiantes en las escuelas públicas tradicionales que comparten edificios con una escuela chárter tienen la mitad de probabilidades de ser reprobados –no avanzar al siguiente grado- que aquellos en escuelas tradicionales con una ubicación más lejana respecto a una chárter.  

  1. Los estudiantes que están más en riesgo son los más beneficiados

Cordes encontró que los cambios demográficos en las escuelas no explican los avances en el rendimiento. Los estudiantes de bajos recurso y los niños con discapacidades tienen un desempeño igual o mejor cuando una escuela chárter está localizada en las cercanías o en su edificio.

Sus hallazgos también refutan una acusación común de que las chárter dejan a las escuelas públicas tradicionales cercanas con una parte desproporcional de los estudiantes con mayores necesidades. De hecho, Cordes encontró que cuando una chárter abre cerca, los estudiantes de educación especial se cambian de las escuelas tradicionales al mismo ritmo que sus compañeros sin discapacidades.

  1. La seguridad, el clima y la moral de la escuela tradicional mejoran

Contrario a la creencia popular, la cual sostiene que las escuelas chárter desvían a los estudiantes de más alto rendimiento y aquellos con los padres más motivados, Cordes encontró que las familias en las escuelas tradicionales en co-locaciones reportan mayores niveles de compromiso y seguridad. Los maestros reportan mayores expectativas académicas y más respeto y limpieza.

Se necesita más investigación para determinar por qué. “Podría ser que los padres que están descontentos se van y los padres que están contentos con la escuela se quedan”, dice Cordes. “También podría ser la disciplina y la cultura de la escuela chárter que se filtra”.

Otros factores posibles incluyen los planes de compartir el espacio, que las escuelas chárter que desean estar co-localizadas deben presentar, lo que podría hacer que todo el edificio tenga más orden y una regla que dicta que las mejoras realizadas a la instalaciones por una escuela chárter deben extenderse a todo el edificio, aclaró Cordes.

  1. Las chárter cercanas aumentan el gasto por alumno en las escuelas públicas tradicionales

Las escuelas públicas tradicionales que están compartiendo un edificio ven un aumento de casi el 9 por ciento en la cantidad gastada en la instrucción por alumno –probablemente debido a la caída en la inscripción mencionada anteriormente. Las escuelas tradicionales localizadas dentro de un área circundante de media milla de una chárter ven un aumento de 4.4 por ciento, y las escuelas situadas dentro de un área cercana de una milla experimentan un 2 por ciento de incremento.

Las escuelas tradicionales en este estudio sí perdieron estudiantes que se cambiaron a las chárter, pero se extendieron por varias aulas y no resultaron en una pérdida de personal. Cordes encontró que la matrícula en las escuelas tradicionales co-localizadas cayó por aproximadamente 30 estudiantes. (Las escuelas tradicionales ubicadas a menos de media milla de una escuela chárter perdieron alrededor de 13 estudiantes.)

Cordes ofrece una advertencia: el gasto de instrucción por alumno aumenta cuando la proporción entre alumnos y maestros disminuye. Pero dependiendo del personal de una escuela, eso no significa siempre clases más pequeñas.

  1. La proximidad de una escuela chárter parece importar más que la calidad de la chárter

En general, los “efectos indirectos” son significativamente mayores cuando la escuela tradicional está a menos de media milla de una escuela chárter de alta calidad, definida como aquella cuyos estudiantes en promedio logran un desempeño de 75 percentiles o mayor en toda la ciudad. La calidad de la escuela chárter resulta menos importante, sin embargo, cuando los programas están co-localizados.

  1. Retórica vs. realidad

Los resultados plantean preguntas importantes. Los factores que impulsan los cambios positivos requieren mucho más estudio, y Cordes está ansiosa por saber si el impacto es el mismo en Ciudades como Los Ángeles y Filadelfia, donde un porcentaje mucho mayor de estudiantes asisten a las escuelas que están co-localizadas.

Pero las conclusiones del nuevo estudio sugieren que Nueva York podría beneficiarse de más escuelas chárter, y en particular de nuevos programas de chárter co-localizadas junto con sus contrapartes tradicionales.

“Realmente entré en esto sin saber qué encontraría”, dice Cordes. “Gran parte de la conversación sobre co-localización es tan negativa, que me causó cierta sorpresa el ver que el efecto es tan positivo como lo es”.

 

Este artículo fue publicado en colaboración con The74million.org.


Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente