In Partnership with The 74

Este Día del Trabajo, estamos celebrando a los niños primero

Guest contributor | September 1, 2017



Max Arias es director ejecutivo de el sindicato SEIU Local 99. (Cortesía: SEIU)

Por Max Arias

No es una coincidencia que, este año, la marcha más grande del Día del Trabajo en Los Ángeles comenzará en frente de la escuela secundaria Ramón Cortines.

La narrativa popular es que los sindicatos y las escuelas públicas están en lados opuestos; que abordar asuntos laborales como salarios, horas y condiciones de trabajo está en desacuerdo con las necesidades de los niños. Pero los trabajadores sindicales hemos estado desafiando esa noción por años.

Tomemos, por ejemplo, a los miembros de la Unión SEIU Local 99. Son los trabajadores de la cafetería, conductores de autobuses, asistentes de educación especial, trabajadores de mantenimiento y otros que proveen servicios esenciales para los estudiantes del Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD).

La conexión de los miembros de SEIU Local 99 con sus escuelas va mucho más allá del trabajo. Más del 50% de estos trabajadores escolares también son padres de niños que asisten a escuelas del LAUSD. La mayoría – más del 75% – también son graduados de las escuelas del LAUSD. Su compromiso con sus escuelas, y con los estudiantes que ellos atienden, es profundo y personal. Y es ese compromiso el que alimenta su activismo como miembros del sindicato y su compromiso para asegurar que todos los estudiantes tengan acceso a una educación pública de calidad.

Los miembros de SEIU Local 99 lideraron la lucha para preservar y expandir el programa de “Desayuno en las Aulas” y programas de cena después de clases porque saben que, para muchos estudiantes, las comidas escolares son a menudo sus únicas comidas del día. Ellos negociaron el avance del sueldo mínimo a $15/hora en LAUSD que creó un camino fuera de la pobreza para miles de familias.

Además, los miembros del sindicato apoyaron iniciativas para expandir las clínicas médicas en nuestras escuelas. También hemos sido una voz activa para las zonas seguras de inmigración en las escuelas y fuimos entre los más visibles activistas para asegurar la aprobación de las proposiciones de ley 30 y 55 que garantizaron financiación estatal y detuvieron recortes devastadores a la educación.

Es imposible desconectar las necesidades de los estudiantes de las metas de nuestra unión. Actualmente estamos en negociaciones contractuales con LAUSD y cada una de nuestras prioridades de negociación tiene como objetivo apoyar a los estudiantes a quienes atendemos.

Los Asistentes de educación especial, por ejemplo, están liderando la lucha para detener un recorte de casi 80,000 horas que perjudicará gravemente el cuidado y apoyo que les brindan a los estudiantes más vulnerables del distrito.

Los trabajadores de mantenimiento también están abogando por niveles de personal que aseguren escuelas más limpias y saludables. El distrito no ha restaurado muchas de las posiciones de mantenimiento que se perdieron durante la Gran Recesión.

El mismo LAUSD admite que, los trabajadores de mantenimiento sólo cuentan con aproximadamente el 40% de los niveles de personal necesarios para cumplir con los estándares de limpieza establecidos por el distrito. Muchos trabajadores se preocupan de que esta severa falta de personal hay llevado al cierre de baños en las escuelas y otras medidas de reducción de costos que están creando un peligro para la salud de los estudiantes.

Los representantes de la comunidad, que son claves para crear y mantener lazos entre los padres y las escuelas, están limitados a trabajo de tiempo parcial. Ellos están abogando por un aumento en las horas de trabajo que les permitirá asistir a más padres con todo desde cómo preparar a sus hijos para logros académicos hasta asistencia con asuntos más personales como la violencia doméstica.

Los salarios son, por supuesto, una parte clave de las negociaciones contractuales. Pero como padres y trabajadores que vivimos en las comunidades donde trabajamos, sabemos que luchar por salarios justos tiene mucho que ver con asegurar que los estudiantes tengan la estabilidad en casa que necesitan para tener éxito en la escuela.

Como padres, los miembros SEIU Local 99 están tratando de poner comida sobre la mesa para los estudiantes. Ellos están tratando de mantener un techo sobre las cabezas de los estudiantes y vestir a los estudiantes y ahorrar para la educación superior de los estudiantes. Ellos están tratando de hacer esto con bajos salarios, pocas horas y una cobertura de salud desigual. Las lecciones en la clase son importantes, pero un niño no está listo para aprender si le falta ropa, comida o casa.

Como el segundo empleador más grande en el Condado de Los Ángeles, creemos que LAUSD puede lograr grandes avances para la equidad económica de nuestras familias y comunidades – y los niños a quienes atendemos.

Así que, este Día del Trabajo, sí, marcharemos por salarios justos, mejoras al nivel de personal y buenos empleos. Marcharemos porque no se puede impulsar el logro académico en escuelas que no están limpias. Marcharemos porque no se puede promover una asociación con los padres sin el personal necesario para cultivar esas importantes conexiones con la escuela. Marcharemos porque no podemos tener como meta 100% graduación y hacer que muchos de esos graduados entren a empleos que pagan salarios de pobreza. Marcharemos porque estos “asuntos laborales” tienen mucho que ver con nuestros hijos.

Max Arias es el Director Ejecutivo de SEIU Local 99, la Unión de Trabajadores de Educación. Mas de 30,000 miembros de SEIU Local 99 trabajan en el Distrito Escolar de Los Angeles.

 

Leer siguiente