In Partnership with The 74

El presidente de la junta escolar del LAUSD, Ref. Rodríguez, dolido por los ‘Dreamers’ comparte su historia como hijo de inmigrantes

Esmeralda Fabián Romero | September 7, 2017



Ref Rodríguez con su padres el 6 de julio pasado cuando fue nombrado presidente de la junta escolar de Los Ángeles.

Para el presidente del consejo escolar en Los Ángeles, el final de DACA es personal.

El padre de Ref Rodríguez  sólo curso hasta el tercer grado, y su madre sólo llego hasta sexto grado. Ambos eran trabajadores migrantes en México que vinieron a los Estados Unidos para ofrecer a sus hijos un futuro mejor a través de la educación.

Así que el anuncio del martes de que la Administración Trump estaba poniendo fin al programa de Acción Diferida por Llegadas de la Niñez (DACA)  golpeó duramente a Rodríguez.

El nuevo presidente del segundo distrito escolar más grande de la nación, pasó el día en su oficina conversando con los medios de comunicación y reuniéndose con los “dreamers“, entre ellos Juan Casas, quien compartió su historia en llanto.

“Veo en la juventud de DACA ese mismo sueño que mis padres tuvieron para mí y mis hermanos que nos trajeron a este país”, dijo Rodríguez. “Soy el sueño pospuesto de alguien más (mis padres) para yo poder tener algo mejor”.

Ref con su padres cuando era niño. El fue el primero en su familia en nacer en este país.

Rodríguez preside la junta escolar de Los Ángeles en un distrito donde los latinos representan tres cuartas partes de la población estudiantil, y de estos un cuarto proviene de familias inmigrantes. El distrito 5, que él representa, incluye a las comunidades predominantemente latinas de City Terrace y Highland Park en el noreste de Los Ángeles, así como las ciudades de Bell, Maywood, Vernon, South Gate, Huntington Park y Sur Los Ángeles.

“Me impactó profundamente”, dijo Rodríguez el miércoles. “Me preocupa profundamente lo que va a pasar con nuestros estudiantes y empleados de DACA, nuestros maestros de DACA, sus estudiantes. Sentí que tenemos una enorme responsabilidad por ellos como seres humanos “.

Rodríguez, de 46 años, fue el primero de sus cuatro hermanos en nacer en Estados Unidos. Su familia está en este país legalmente gracias a la Ley de Reforma y Control de Inmigración que proporcionó amnistía a mediados de los años ochenta, durante la presidencia de Reagan.

“No tengo familiares que estén bajo DACA o indocumentados, pero veo a las generaciones más jóvenes de mi familia y hacen lo mismo que los dreamers. Ellos trabajan, van a la universidad y contribuyen a nuestra sociedad de la misma manera”.

Para pagar la escuela de sus hijos, sus padres limpiaron oficinas en Glendale por la noche. Durante el día, su papá trabajó en un almacén de Sears – el primer trabajo que él consiguió después de llegar en los E. y donde él permanecía por más de 30 años – y su mamá fue ama de casa y madre.

“Creo que siempre fuimos conscientes del sacrificio que se hizo para enviarnos a una escuela católica privada. Así obtuvimos el valor de la educación”.

Rodríguez y sus hermanos asistieron a escuelas públicas en sus primeros años, pero terminaron en escuelas católicas porque eran más fáciles para sus padres para navegar.

No sabían cómo navegar una institución, pero sabían cómo navegar por la iglesia. Ellos encontraron ese nivel de comodidad que no podían encontrar en el sistema público escolar”, dijo Rodríguez, quien rechazó una beca de viaje completo a UC Berkeley para asistir a la Universidad Loyola Marymount, una universidad católica local porque era lo que él sabía. Se graduó en 1995 y obtuvo su doctorado en 2006 de la Fielding Graduate University en Santa Bárbara.

El joven Ref en casa cons sus padres.

El sacrificio de sus padres es lo que hace que Rodríguez valore tanto el poder que tienen los padres para abogar por la educación de sus hijos. Es lo que lo inspiró a convertirse en un líder en educación ya luchar para proteger ese poder.

Recordando la humillación de su madre a manos de un funcionario de la escuela, lo hace especialmente sensible a la manera en que los padres son tratados en las escuelas. Quiere asegurarse de que ningún otro padre tenga que sentirse “como si no tuvieran derecho a luchar por la mejor educación para sus hijos”.

“Recuerdo que una vez que mi hermano pequeño olvidó su libro en casa y mi mamá tuvo que ir a la oficina principal de la escuela donde ella fue tratada de una manera que pude ver cómo la fuerza que ella normalmente tenia la dejo decaída. Parecía que había perdido su poder.

“Así no es como un padre debe sentirse cuando aboga por sus hijos. Nadie conoce mejor a sus hijos que sus padres, y cuando surge este tipo de muro enfrente de ellos, para mí eso es criminal”.

No es por casualidad que Rodríguez a menudo escucha más de lo que habla en las reuniones del consejo, sobre todo si es un padre que plantea una preocupación. Él da la bienvenida a los padres contactándolo primero si tienen un problema en su escuela. No le importa si comienzan de arriba hacia abajo.

“Pueden ponerse en contacto con mi oficina y puedo ponerlos en contacto con la persona adecuada. Ese es mi trabajo principal como representante de mis electores en el Distrito 5”.

Ha introducido varias resoluciones alineadas con sus prioridades en el empoderamiento de los maestros, asegurando un control local significativo para padres, maestros y estudiantes, y involucrando a los padres como socios del distrito.

Ha apoyado resoluciones para proteger a las familias de inmigrantes y establecer “zonas seguras”. Otra resolución apoyaba el derecho de los padres a opciones escolares de alta calidad. Su primera resolución como presidente creó una agenda de “Niños primero” poniendo los intereses de los estudiantes por delante de los de los adultos.

En la primera reunión del consejo, él eligió comenzar con los estudiantes que hablaban sobre sus escuelas algo que los líderes del sindicato que daban informes. Y lanzó una mesa de ayuda “Kids First” para saludar a los padres en las juntas del consejo y conectarlos con personas que pueden ayudar.

Antes de unirse a la junta, fue cofundador de PUC Schools, una de las organizaciones de escuelas charter más grandes de Los Ángeles. Cualquiera que sea su papel, Rodríguez considera que su trabajo más importante es “conectar a las familias con los recursos que necesitan”.

“Me gusta escuchar a los padres. Quiero conectarlos con la persona adecuada para ayudar a mover las cosas de una manera que ayude a sus hijos. No suena poderoso, pero en realidad sí lo es”.

Al estimarse que 1 de cada 4 estudiantes de LA Unified que tienen un padre indocumentado, Rodríguez dice que sabe exactamente lo que los padres quieren oír para estar tranquilos.

Más que nunca, dice,  es importante tener en su lugar las “zonas seguras” y las políticas de las escuelas de los santuarios para que los padres nunca se sientan preocupados por enviar a sus hijos a la escuela o compartir su información personal.

“No se permitirá a los oficiales de ICE en nuestras escuelas”, dijo contundente Rodríguez a Univisión el martes.

Reconoce que en un distrito escolar tan grande como el LAUSD, eso puede ser difícil de lograr a gran escala. Pero él cree que se puede hacer una escuela a la vez.

“No puede ser simplemente un cartel en la escuela, tenemos que hacer más que eso”, dijo refiriéndose a la nueva campaña “We Are One LA Unified” del distrito que apoya a las familias de inmigrantes que se lanzaron una semana antes del comienzo de la escuela y ofrece una guía de recursos en línea y otras herramientas en inglés y español.

“He pedido a la superintendente que nos mantenga informados en su informe mensual sobre cómo se están implementando los recursos en las escuelas y si los empleados del distrito están listos para apoyar a estas familias”, dijo.

En su tiempo libre, Rodríguez se desconecta de las cuestiones de peso en el trabajo al ver reality shows en la TV . “Estoy obsesionado con el programa Below Deck y las verdaderas amas de casa”, dijo, riendo.

También le gusta pasar tiempo con su pareja de 19 años, Ron. Él se siente orgulloso de ser abierto sobre ser gay, pero confesó que no fue fácil al principio cuando lo admitió y estaba en sus veintitantos años de edad. “Creo que es importante en mi posición ser un buen modelo a seguir, sobre todo siendo un  latino gay y católico.

“Lo admití cuando me enamoré de mi esposo y se lo confesé  a mi mamá. Ella me aconsejó entonces no decirle a mi papá y darle un tiempo. Con él no hablamos durante años.

Pero eso cambió un domingo por la mañana cuando su papá llamó a su puerta. “Tenía un cortador de árboles y dijo que estaba allí para limpiar el árbol cubierto de maleza, y eso fue todo. Así empezamos a hablar de nuevo y Ron se convirtió en parte de la familia”.

Rodríguez dijo que él y su esposo no tienen planes de tener hijos propios, debido a su edad y porque ya tienen una familia muy grande.

“Tengo 75 primos en un lado de mi familia y cuatro sobrinas. También tengo 640.000 niños de los que soy responsable”, dijo refiriéndose al numero de alumnos en el LAUSD.

Aparte de su papel en el Consejo escolar- fue elegido en mayo de 2015 y estará en el puesto hasta 2020 – él no tiene otras aspiraciones que no sea continuar siendo un educador. “La única razón por la que decidí postularme a esta posición fue porque pensé que el distrito no se estaba moviendo en la dirección que debería”, dijo. “La educación es donde quiero pasar el resto de mi vida trabajando. Me encantaría volver y ser un director de escuela, me encantaría! ”

Pero al final, dijo: “Todavía soy ese chico de Cypress Park. El niño que sabía que sus padres se estaban sacrificando por él para ir a la universidad. El niño que sabía que sus padres dejaron sus vidas atrás para yo poder tener una vida mejor. Ese sigo siendo  yo”.

 

Leer siguiente