In Partnership with The 74

A pesar de sentirse ‘defraudados’ con el fin de DACA, Dreamers descartan regresar a su país de origen

Esmeralda Fabián Romero | September 13, 2017



Beneficiarios de DACA Julian Lucas, centro, Maria Kuripet, derecha, participaron en un panel para periodistas sobre la educación de los latinos el lunes en Anaheim.

Jóvenes DACA fueron “defraudados” por el gobierno y víctimas de su propio éxito, concluyó un panel de expertos y jóvenes beneficiarios de DACA en uno de los talleres para periodistas de todo el país en la conferencia “EWA: Periodismo de la Educación de los Latinos en la Era de Trump” el lunes en Anaheim.

En el panel donde se discutió el tema “Indocumentados y en la Universidad”, se señaló como “fraude” la reciente eliminación del programa Deferred Action for Childhood Arrivals, (DACA) anunciada por el gobierno de Trump la semana pasada.

“Realmente hicieron un pacto con el diablo”, dijo Marcelo Suárez- Orozco, decano de la escuela  de posgrado UCLA Graduate School of Education and Information Studies (GSEIS) ante una docena de periodistas de educación, miembros de la Education Writers Association (EWA). “Confiaron que (el programa DACA) era un pacto sagrado y resultó ser cruelmente violado, por el presidente Trump”, señaló.

Suárez-Orozco definió la actual situación para los “Dreamers” como un impacto “psicopático” en el que los jóvenes  beneficiarios de DACA están experimentando un alto grado de ansiedad y depresión al sentirse traicionados por el gobierno. “Fue un acto horroroso, ellos jugaron con los que les dieron y ahora se lo sacan. Eso para mi es un fraude”, dijo el decano.

Julian Lucas y Maria Kuripet, dos jóvenes beneficiarios de DACA, formaron parte del panel, en el que primeramente aclararon que no les agrada que se les identifique como “Dreamers” o “Soñadores”.  “En todo caso somos luchadores. Hemos pasado por tanto y ¡aquí seguimos!”, dijo Lucas.

Los  jovenes DACA expresaron que están decididos a luchar  para quedarse en este país, a pesar de la ansiedad y la decepción que les provoco el fin de DACA y la incertidumbre de su actual situación.

“He luchado desde que llegue a este país y es lo que voy a seguir haciendo. Voy a continuar con mi educación en  la escuela de posgrado. Mis planes no cambian”, dijo Lucas, un graduado de la preparatoria Belmont High School en el área de Los Ángeles y que recientemente obtuvo su título universitario de la Universidad de California Berkeley.

Según un estudio presentado durante el taller informativo, creado por el proyecto de UCLA UndocuScholars, entre los estudiantes UCLA, casi el 53 por ciento de los jóvenes DACA aspiran a estudiar un posgrado, en comparación con sólo un 36 por ciento de los identificados como no-beneficiarios de DACA.

Lucas llegó de Veracruz, México a este país a los 8 años de edad y se educó en escuelas públicas del distrito escolar unificado de Los Angeles (LAUSD).

“Yo recuerdo perfectamente como llegue aquí, con mis hermanas. Es una experiencia que nunca podría olvidar porque fue terrible. Pero supe que había valido la pena porque ya íbamos a la escuela, estábamos teniendo una educacion y comida en la mesa”, recordó el joven quien no está considerando regresar a Mexico.

“Simplemente yo no creo que México es el país donde quiero trabajar porque conozco muy poco del él. No sé cómo es el ambiente, la comunidad. La única comunidad que yo conozco está aquí. México no es una opción para mi”, dijo Lucas.

De acuerdo con un informe de The Civil Rights Project at UCLA, más de 400 mil niños y jóvenes nacidos en los Estados Unidos no han tenido opción y han regresado a México con sus padres, quienes decidieron volver voluntariamente o fueron deportados,  y ahora están astiendo  a escuelas en aquel país.

Kuripet dijo  que a pesar de que valora México como su país de origen, tampoco considera la posibilidad de continuar su vida allá.

“Amo mi cultura, pero amo a mi país. Los Estados Unidos  es mi país, el único que conozco. No hablo o escribo bien español. El  inglés es mi idioma. Este es mi hogar. Yo quiero quedarme aquí”, dijo la joven nacida en Oaxaca y traída aquí por sus padres a la edad de 18 meses.

Kuripet no tiene recuerdo de México. Le cuentan que su padre no tenía trabajo cuando decidieron emigrar a los Estados Unidos.

“Cuando anunciaron que se acabaría DACA lloré mucho, porque sentí que me cortaron las alas. Creí que el sentimiento de vivir en las sombras había quedado en el pasado y volver a lo mismo me da mucho miedo. Le pido a la comunidad que no nos dejen solos por favor. No queremos vivir así”, suplicó la joven llorando.

Durante el taller, se discutió además si el éxito de los “DACA Dreamers” se convirtió en su propio enemigo, despertando aun sentimiento de racismo en su contra. “Los jóvenes DACA han roto el esquema del pobre estudiante indocumentado”, señaló Ana Miriam Barragán, coordinador de Dreamers de la Universidad de California Irvine (UCI). “Ellos son exitosos y eso a algunas personas no les gusta”.

“Sí, es cierto, ha habido un poco de racismo en cuanto que mucha gente no cree que los DACA, los inmigrantes, no merecemos ganarnos un lugar en las mejores universidades, tener un buen trabajo, igual o hasta mejor que los que nacieron aquí”, dijo Kuripet. “Después de la elección presidencial salieron los verdaderos colores racistas de algunas personas”.

Lucas señaló que a pesar de las trabas impuestas antes y después de DACA para los indocumentados, este no es el final para ellos. “Vamos a seguir luchando, presionando al Congreso para una solución permanente y esto no se acaba aquí”, concluyó.

 

Leer siguiente