In Partnership with The 74

El LAUSD fue en busca de jóvenes para que regresan a la escuela en ‘el día de recuperación de estudiantes’

Guest contributor | September 14, 2017



Antonio Velázquez camina de regreso a la escuela con una empleada del LAUSD. (Aurelia Ventura/La Opinion).

Por Jacqueline García, La Opinión

Tras dos semanas de no asistir a la escuela, Antonio Velázquez fue uno de varios jóvenes que regresaron a la escuela el jueves durante el Día de Recuperación de Estudiantes, un evento anual organizado por el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) para contrarrestar la deserción.

“Me tuve que salir porque mi mamá que vive en Guatemala se enfermó y la empecé a ayudar”, dijo el joven, quien asiste a la secundaria Edward Royal Learning Center en el centro de Los Ángeles. “Los horarios de la escuela no me ayudan porque yo entro a trabajar a las 3 de la tarde y esta lejos”, aseveró el chico explicando que trabaja en un restaurante.

Sin embargo, después que voluntarios y personal del LAUSD llegaron a su casa el jueves por la mañana, Velázquez optó por darle “otra oportunidad” a su educación.

“Me dijeron que me van a ayudar y que me van a ofrecer servicios, por eso estoy aquí’, dijo el joven, todavía un poco dudoso .

El Día de Recuperación de Estudiantes esta en su noveno año consecutivo y se encarga de motivar a estudiantes a que regresen a sus escuelas locales o reciban opciones para terminar la secundaria.

Los voluntarios son miembros de la Junta Escolar, empleados del Distrito y personas que intentan impedir que los jóvenes abandonen sus estudios.

¿Trabajo o estudio?

Las razones más comunes para que los jóvenes falten a escuela tienen que ver con la ayuda monetaria que tengan que llevar a su casa, dijo Leilani Morales, coordinadora de servicios para familias con el distrito central de LAUSD.

“Los jóvenes tienen que trabajar para sostener su hogar o varios estudiantes son padres adolecentes y no pueden cumplir con los horarios tradicionales de 8 (de la mañana) a 3 (de la tarde). A veces son problemas mentales”, dijo Morales. “Cuando encontramos a estos estudiantes sabemos que les debemos de buscar opciones y si tienen problemas [mentales] conectarlos con agencias para recibir ayuda”.

Velázquez, quien emigró de su natal Guatemala para vivir con sus tíos, dijo que se ha visto en situaciones personales difíciles que le impiden continuar sus estudios.

“Yo pienso que si me transfiero a otra escuela para que pueda asistir menos tiempo me ayudaría a trabajar y estudiar”, dijo el joven.

Desde 2009, cuando comenzó el Día de Recuperación, el LAUSD ha logrado que 5,219 alumnos regresen a la escuela.

No todos tienen suerte

Después de tocar siete puertas e intentar localizar a los estudiantes que han dejado de asistir a Edward Roybal Center, dos coordinadoras recibieron noticias no muy alentadoras. Un estudiante se cambió de escuela sin avisar, otra alumna no tiene interés de regresar a la escuela y se mudó a otro lugar y cinco más no abrieron la puerta.

“El problema es cuando no avisan a la escuela que se han mudado y todavía aparecen en el sistema o cuando salen de la escuela por problemas personales”, dijo Reidiny Martínez, coordinadora de jóvenes con LAUSD. “Le tienen que avisar a la escuela para saber qué tipo de ayuda les podemos brindar; por ejemplo pases para el autobús, útiles escolares, asistencia de consejería”, añadió.

Martínez dijo que los estudiantes con problemas en el hogar tienen la oportunidad de graduarse de la secundaria con 170 unidades en lugar de las 210  que le tomaría a un alumno regular.

“Estas opciones están abiertas bajo la ley AB 167. Los estudiantes que califican deben tener un caso abierto con el Departamento de Servicios para Niños y Familias [DCSF], libertad condicional, niños sin hogar o con problemas crónicos”, explicó.

Este artículo es cortesía de La Opinión

Leer siguiente