In Partnership with The 74

Escuela charter de LA está cerrando la ‘desventaja profesional’ para estudiantes de familias inmigrantes, a través de pasantías

Esmeralda Fabián Romero | October 23, 2017



Ricardo Mireles, director ejecutivo de Academia Avance, platicando con su hijo Sol Mireles Sánchez, quien también es alumno de esta escuela charter en Highland Park.

Los estudiantes del último año de preparatoria de la Academia Avance, una escuela autónoma pública charter en el noreste de Los Ángeles, se presentan a la escuela vestidos de manera profesional como para ir al trabajo.

Y eso es porque realmente eso hacen.

Tres días a la semana, todos los estudiantes en la clase de último año se dirigen a pasantías donde son asesorados por profesionales médicos, legales y comerciales, entre otras profesiones.

“Los niños privilegiados crecen expuestos a la vida universitaria y profesional o tienen padres que tienen las conexiones que sus hijos pueden aprovechar, pero no estos niños”, dijo Ricardo Mireles, director ejecutivo de Academia Avance.

Mireles ha estado trabajando para cerrar lo que llama la “brecha inteligente”  o “savvy gap ” desde la primera generación graduada de  Avance en 2011, al ofrecer el programa “Avance Life Prep”, basado en el modelo Escalera, un programa nacional creado por UnidosUS que promueve la el progreso económico para jóvenes latinos.

“El ingreso, los viajes y el nivel de educación de los padres, influyen significativamente en el logro de los niños”, dijo. “La brecha inteligente está determinada por esos factores y por quién tiene esas conexiones profesionales: el padre que llama su amigo de la universidad, que es un médico, un abogado para que su hijo pase un verano trabajando con ellos”.

En esta secundaria y preparatoria, el 98 por ciento de sus estudiantes son latinos y más del 90 por ciento son de bajos ingresos. La mayoría proviene de familias inmigrantes, y Mireles estima que más del 40 por ciento tiene al menos un padre indocumentado, como Fatima Avélica, la alumna de octavo grado cuyo padre fue arrestado en febrero por agentes federales de inmigración mientras la conducía a la escuela.

Cada año, cuando los adultos mayores de Avance solicitan ayuda financiera, entre el 10 y el 15 por ciento descubren que no son ciudadanos.

“Estamos tratando de crear esas conexiones para nuestras familias, para nuestros estudiantes mientras todavía están en la preparatoria para ofrecerles esa misma ventaja que tienen estudiantes privilegiados”.

Las pasantías pueden desempeñar un papel clave en la creación de una fuerza laboral calificada, y los estados de todo el país están luchando para encontrar suficientes trabajadores calificados.

Para el año 2025, California podría tener menos de 1,5 millones de trabajadores que tienen al menos alguna universidad, según el Public Policy Institute of California. Este otoño, Colorado lanzó un programa de aprendizaje a nivel estatal con 40 compañías participantes. Y el presidente Donald Trump ha pedido una gran expansión de los programas de aprendizaje para ayudar a construir una fuerza laboral calificada.

Ricardo Mireles, director ejecutivo de Academia Avance, platicando con unas alumnas de preparatoria el viernes durante un receso en el campus de Highland Park.

Los estudiantes de último año de  Academia Avance vienen a la escuela con atuendo de trabajo, asisten a una clase y luego se dirigen a sus pasantías tres días a la semana. Las pasantías, que comienzan en octubre y terminan en abril, se ofrecen en colaboración con casi dos docenas de organizaciones y empresas, incluidas MALDEF, Pasadena Humane Society, Huntington Hospital, y con el  White Memorial Medical Center, entre otros.

“El programa Life Prep de Academia Avance claramente refleja el poder que las asociaciones escolares  pueden tener para preparar a los estudiantes para el éxito en la universidad y una carrera profesional;”, dijo Ref Rodríguez, miembro de la junta escolar del LAUSD, quien representa el distrito donde se encuentra Avance en Highland Park. “Las asociaciones de Avance permiten a los estudiantes conectarse con el mundo y explorar verdaderamente sus opciones de carrera a una edad temprana”.

Los estudiantes regresan a la escuela a las 2 p.m. tomar otra clase que es parte de su programa de escritura, donde escriben sobre sus experiencias en el trabajo.

Algunas de esas experiencias les han cambiado la vida, como sucedió con una ex alumna de Avance, Genesis Guevara.

Guevara, una hija de inmigrantes de Nicaragua y Guatemala, decidió asistir a Avance porque la escuela “ofrecía las oportunidades que en otras escuela hubiera tenido que luchar por ellas”, dijo. “Tomé esa ventaja porque sabía muy temprano en la vida que quería ir a la universidad. Eso nunca estuvo en duda”.

Ella dijo que su determinación de seguir una educación universitaria era una forma de apreciar el sacrificio que sus padres hicieron al venir a este país.

“Nadie en mi familia sabía cómo presentar una solicitud, dónde buscar ayuda financiera. Ni siquiera sabía que tenía que tomar un examen para ir a la universidad “, dijo la joven de 21 años que ahora es graduada de la Universidad Estatal de San Diego. Obtuvo dos licenciaturas, una en ciencias políticas y otra en derecho público. Ella está trabajando este año antes de ir a la escuela de leyes.

“Quería mostrar que una familia como nosotros puede ir a la universidad sin importar de dónde vengamos”, dijo. “Avance me dio ese conocimiento y me guió a través del proceso”.

El hermano menor de Guevara actualmente está en su último año en Avance. Ella se está asegurando de que él también aproveche el programa de pasantías, tal como lo hizo ella en el White Memorial.

“Fui allí sin saber qué esperar”, dijo Guevara, que ingresó en el departamento de cumplimiento, cuyo director se convirtió en su mentor.

“Fue un entorno completamente diferente. No sabía cómo trabajar en un entorno de  oficina con personas importantes “, dijo. “Aprendí mucho sobre lo que es estar en el mundo profesional, lo que es tener una educación, un título. Me enseñaron a tratar con gente profesional, contactos, cómo arreglarse, etiqueta, muchas cosas por las que estoy eternamente agradecida”.

Una vez que terminó la pasantía a través de Avance, Genesis regresó todos los veranos a ser voluntaria durante sus años de universidad.

El sueño de Guevara es convertirse en abogada y, un día, ser jueza federal o estatal de la corte suprema. “Soy una prueba de que no importa de dónde vienes, puedes lograr lo que quieras, encontrar las oportunidades correctas y trabajar duro”.

Genesis Guevara es alumna de Academia Avance y graduada de san Diego State University y que planea ir a la escuela de leyes. (Foto de su página de Facebook)

Mireles dijo: “Ella está cerrando la brecha inteligente para sus hermanos. Esta oportunidad no solo beneficia a un miembro de la familia, sino que se amplifica y acelera el beneficio para el resto en la familia y en la comunidad”.

Mireles dijo que mientras los estudiantes trabajan en sus pasantías, también pasan por el proceso de solicitud a la universidad y de ayuda financiera. Algunos también toman cursos de recuperación y toman los cursos requeridos, como las llamadas clases A-G, para ser  elegibles a aplicar a la universidad.

“Los estudiantes están tomando decisiones críticas en su último año que van a afectar sus trayectorias profesionales durante los próximos 10 años en cuanto a qué carreras elegirán, a qué escuelas quieren ir, qué profesión desempeñaran . Entonces estas pasantías les ofrecen oportunidades reales para obtener experiencias de trabajo reales para que puedan tomar mejores decisiones”.

Pero Mireles dijo que el objetivo no termina ahí. “Más que ingresar a la universidad, queremos que persistan durante el primer año, cuando suceden más abandonos universitarios”, dijo. “Estamos realizando un seguimiento del 70 por ciento de nuestros ex alumnos para que completen la universidad o tengan un certificado que los ayude en su carrera”.

La tasa de graduación de Avance para la clase de 2017 fue del 100 por ciento, y el 84 por ciento fueron aceptados en instituciones de cuatro años. La escuela se abrió en el otoño de 2005 con 100 estudiantes en los grados sexto y séptimo. Ahora la escuela atiende a 400 estudiantes en grados del sexto al doce.

“Con orgullo quiero instar a Avance a que comparta el enfoque de ‘experiencia educativa laboral’, para que todos los estudiantes de Los Ángeles puedan beneficiarse de auténticas experiencias de aprendizaje profesional como estas”, dijo Rodríguez.

Leer siguiente