In Partnership with The 74

Ryan Smith, de Ed Trust-West: es hora de que los líderes de la educación asuman un compromiso serio frente a los estudiantes de California

Ryan Smith | October 24, 2017



Ryan Smith es director ejectivo de la organización sin fines de lucro Ed Trust West.

En el histórico debate  “Is the American Dream at the Expense of the American Negro”  (¿Acaso el Sueño Americano se hace realidad a costa del Negro Americano?). En 1965, el autor James Baldwin se vio envuelto en una álgida disputa con el líder conservador William F. Buckley Jr. sobre el significado de la bandera Estadounidense. “Se produce una gran conmoción alrededor de los 5, 6 ó 7 años cuando uno descubre que la bandera a la que se le ha prometido lealtad, junto con todos los demás, no te retribuye la lealtad”, se lamentó Baldwin.

Mientras que esta frase de Baldwin puede evocar imágenes de la reciente diatriba del Presidente Trump contra los atletas de la NFL y las animadas protestas que le siguieron, la reflexión de Baldwin resuena como una realidad actual que enfrentan los 6 millones de estudiantes de kinder a 12º grado y los más de 700,000 estudiantes que asisten a las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles—LAUSD cada día. Muchos de esos estudiantes prometen lealtad en nuestras escuelas, pero los líderes estatales y locales están dando la espalda a los estudiantes de California en lugar de estar con ellos. Los líderes de California están dando permiso a las escuelas y distritos para fracasar.

El mes pasado, California publicó los resultados a nivel estatal que demuestran si los estudiantes de California están en camino de estar listos para la universidad y una carrera profesional. Si bien vemos cierto progreso, en general, tanto en el estado como en Los Ángeles, la mejora de los grupos de estudiantes ha disminuido a un mínimo. Para estudiantes históricamente desatendidos, la imagen se vuelve más sombría. Tres de cada cuatro estudiantes Latinos no cumplieron con los estándares en Matemáticas y más de dos de cada tres estudiantes Afroamericanos no cumplen con los estándares en Inglés o Matemáticas. Son aún más preocupantes, las brechas para los Estudiantes de Inglés en todo el estado cuya brecha, al parecer, está aumentando tanto en Matemáticas como en Inglés.

Los puntajes, junto con las recientes decisiones sobre políticas de educación, demuestran la falta de urgencia de los líderes de la educación de California para abordar el asunto de las brechas raciales. El nuevo plan de responsabilidad del estado no proporciona ninguna garantía de que hará responsables a las escuelas y a los distritos si no están mejorando. Además, el plan estatal carece de claridad sobre cómo el sistema apoyará a las escuelas que necesitan ayuda. Los padres necesitarán un título en análisis para dar sentido a los nuevos e incomprensibles reportes de desempeño del – School  Dashboard— de las escuelas. Si no me creen, miren aquí su escuela local.

Sin una estrategia clara para identificar escuelas de bajo rendimiento y pasos tangibles concretos sobre cómo el estado las ayudará a mejorar, corremos el riesgo de negar a nuestros estudiantes el derecho civil que tienen a la educación.

Hace años, California tomó medidas en la dirección correcta— adoptando estándares más altos e invirtiendo en la implementación de esos estándares. Además, el sistema de financiamiento más progresivo incorporado en el Local Control Funding Formula –LCFF (Fórmula de Financiamiento de Control Local) del Gobernador Brown proporcionó a los líderes escolares una forma para  enfocarse en la equidad educativa.

Sin embargo, en una entrevista en Abril del año pasado, el Gobernador dejó en claro su propia opinión de que las brechas en los logros en California son inevitables. Cuando se le preguntó si la Fórmula de Financiamiento de Control Local — LCFF—tenía el propósito de ayudar a los estudiantes marginados a ir a la universidad o a lograr una carrera gratificante, dijo “¿Te refieres a una carrera como mesero? ¿Te refieres a una carrera como limpiador de ventanas? ¿O te refieres a algo más elevado? Entonces, ¿quién va a hacer todo ese otro trabajo que no requiere conocimientos elevados? ¿Quién realizará esas tareas? ¿O emplearemos robots para esas trabajos?”

A los ojos de nuestro Gobernador, parece que las enormes brechas raciales y económicas del estado en la educación no requieren de mejora porque California necesita una clase baja permanente para impulsar  la economía. Lamentablemente, sabemos que el gobernador no se refería al futuro de los niños blancos ricos, sino al de los niños pobres y estudiantes de color que constituyen la mayoría de los estudiantes en nuestro sistema de educación pública.

No podemos llamar a California un estado progresista cuando deja a estudiantes de bajos ingresos y estudiantes de color languideciendo en los márgenes.  Es hora de enfocarse en la implementación de políticas que incluyan el brindar apoyo profundo y continuo a los educadores que son requeridos para transformar la cultura y modificar la práctica. Es hora de hacer que los padres sean verdaderos socios en la educación, dándoles información tangible que les ayude a conocer la verdad sobre el desempeño de los estudiantes. Hemos construido la base, ahora es el momento de completar el esquema.

Además, debemos atraer la atención a las escuelas y los distritos que se han destacado por cerrar brechas y muestran mejoras rápidas día a día. Por ejemplo, en Boyle Heights, la Escuela Secundaria Hollenbeck Middle de LAUSD, en colaboración con el Partnership for Los Angeles Schools—la Alianza para Escuelas de Los Ángeles, casi duplicó el número de estudiantes que cumplen con los estándares en Matemáticas en un período de dos años al enfocarse en un modelo cooperativo de aprendizaje. Además, la gran mayoría de los estudiantes de la Escuela Primaria Eisenhower Elementary en Garden Grove Unified son Latinos y de bajos ingresos, y la escuela ha casi duplicado el porcentaje de estos estudiantes que cumplen con los estándares en Matemáticas y artes del lenguaje Inglés (English language arts) desde 2014. Estas escuelas disipan aquellos mitos sobre de lo que son capaces las escuelas y los estudiantes y, en cambio, nos muestran que las barreras que existen para cerrar las brechas en la educación son el acceso a opciones más que las circunstancias.

Tal vez es hora de que los líderes de la educación en todo el estado–como describe figurativamente la frase lock arms and take a knee –trabar brazos, y mostrar un sólido compromiso al arrodillarse– en nombre de los estudiantes de California. A medida que California se encuentra en un punto de inflexión, el año que viene dará lugar a un grupo de individuos que contenderán por puestos a nivel estatal, incluidos el de gobernador y el de superintendente estatal de Educación Pública. Al tiempo que vemos algunos cambios positivos sucediendo en el estado, necesitaremos un nuevo liderazgo con una visión clara para cerrar las brechas en los logros y las oportunidades—e individuos con la convicción de que todos los estudiantes merecen tener acceso al American Dream (Sueño Americano).

Ryan J. Smith es Director Ejecutivo de The Education Trust-West, que aboga por la justicia educativa y el alto rendimiento académico de todos los estudiantes de California, en particular los de color y que viven en la pobreza.

El Jueves, Ed Trust-West lanzó una nueva beca sobre equidad educativa. Lea sobre los primeros ocho Senior Equity Fellows (Becarios Senior Equity) aquí.

*Senior se refiere a estudiantes de 12º grado


Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente