In Partnership with The 74

Operativos de ICE afectan el aprendizaje de los niños

Araceli Martínez Ortega | October 27, 2017



(Photo: Getty Images)

Este artículo es cortesía de La Opinión

La intensificación de los arrestos y deportaciones de padres inmigrantes indocumentados por parte de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) han provocado un ambiente de miedo y ansiedad en las escuelas y han terminado por impactar en la educación de los menores.

El tema del Impacto de los Operativos de ICE en la Educación de los Niños fue discutido en una mesa redonda de la Conferencia sobre Periodismo de la Educación de los Latinos en la Era de Trump celebrada en Anaheim recientemente que organizó la Asociación de Periodistas de la Educación (EWA).

Las redadas en la comunidad han causado en los estudiantes estrés prolongado, problemas académicos, falta de concentración, timidez y rebeldía, dijo Lydiana García, psicóloga familiar en adolescentes y jóvenes.

“Cuando un familiar es arrestado se crea incertidumbre en la casa, más aún si se trata del principal proveedor financiero del hogar. Los niños se preguntan quién se va a quedar con ellos o si se van a tener que mudar”, comentó.

El estrés aumenta, explicó, porque cuando el padre es deportado o arrestado, la madre que se quedaba en la casa al cuidado de los niños, se va a trabajar y a veces labora jornadas dobles.

“Lo que sucede es que aumenta el riesgo de problemas de delincuencia, drogas y alcohol para los hijos que se quedan sin el monitoreo de la madre”, anotó.

Sentimiento de pérdida

Enfatizó que el arresto de un padre es un evento traumático y una pérdida en la familia, más aún cuando han sido testigos del operativo.

“El trauma les afecta para dormir, concentrarse, se les hace difícil despertarse, poner atención, se vuelven irritables y el aprendizaje les cuesta”, resaltó.

El problema es que muchas escuelas no toman en cuentan este tipo de cosas y ponen presión en los menores.  “Esto se puede convertir en un asunto serio dependiendo de cada niño porque cada uno reacciona diferente. Pero el cuidador debe darle mucho apoyo y entendimiento para no crear más ansiedad en la casa”, aseveró.

Si es necesario, recomienda buscar terapia temprano a través de los consejeros y psicólogos de las escuelas. “Si el niño está muy afectado pidan una reunión con los maestros y explíqueles para que le den más tiempo para completar las tareas”.

Muchas escuelas tienen contactos con agencias de la comunidad y los servicios de salud mental son gratuitos, indicó.

“Es importante buscar ayudad porque hay latinos que no hablan de los problemas y se espera que los niños no reaccionen”, mencionó.  Por lo que aconsejó buscar un punto medio, ni hacer como que no pasa nada ni meterle miedo al niño sino explicarle – quizá con la ayuda de un dibujo o un libro – que de momento el padre o la madre no va a estar.

Miedo a no volver a ver a sus padres

Alfonso Álvarez, miembro de la directiva del Distrito Escolar Unificado de Santa Ana (SAUSD), sostuvo que han visto a los niños con mucho miedo de que al salir de la escuela y regresar a la casa, ya no vaya a estar mamá o papá. “Algunos niños de 12 años han reportado que sienten que la cabeza les va a explotar por la preocupación”, mencionó.

Álvarez precisó que el Distrito tiene 50,000 estudiantes, de los cuales el 96% son latinos, 60% aprendices de inglés y el 91% viven en la pobreza.

“En Santa Ana somos una ciudad Santuario; y en el Distrito Escolar hemos hecho un plan para proteger a los niños que tienen miedo. También hemos llevado a cabo foros comunitarios con las familias porque estamos para cuidar a los estudiantes”, dejó en claro.

El 13 de diciembre de 2016, la directiva del SAUSD adoptó una resolución que reafirma que el Distrito es un lugar que no representa un peligro para que los estudiantes y sus familias busquen ayuda, asistencia e información sin miedo o ansiedad relacionada con los esfuerzos de los agentes de migración.

No importa el estatus 

El propósito del Distrito, indica la resolución, es asegurar que los alumnos reciban una educación en un ambiente de aprendizaje sin discriminación, peligro y perturbaciones, sin importar el estatus migratorio de las familias de los estudiantes.

“Lo que buscamos es que les quede claro que en las escuelas del Distrito nada les va a pasar”, subrayó Álvarez.

El SAUSD aprobó una segunda resolución este año que reconoce que los estudiantes beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) no representan una amenaza a la seguridad pública y son algunos de los mejores jóvenes de los que depende el futuro del país.

Por lo tanto, declaran que sus escuelas van a permanecer abiertas, seguras y disponibles para los estudiantes sin importar su estatus migratorio. “Continuaremos proporcionando servicios a los estudiantes documentados e indocumentados incluyendo consejería, apoyo educativo, lugares para estudiar, asistencia para ingresar a las universidades y ayuda financiera a través del Acta de los Sueños de California”, dijeron en la resolución de apoyo a DACA.

La psicóloga García recomendó a las familias que han enfrentado un arresto o deportación de algunos de sus miembros, que el padre que se queda al cuidado de los hijos mantenga la comunicación por teléfono, Skype o Facebook con la persona deportada para que no se pierden los lazos afectivos.

Del otro lado del país, Marisa Bono de la oficina del alcalde de San Antonio, Texas dijo que ellos tienen una gran escasez de maestros bilingües mientras que al mismo tiempo muchos de sus mentores son beneficiarios de DACA. “Nos han reportado a nuestra oficina que no saben si los maestros DACA van a seguir aquí así como que los agentes de ICE andan alrededor de las escuelas”, externo.

Este artículo es cortesía de La Opinión

Leer siguiente