In Partnership with The 74

Comentario: Por qué deberíamos celebrar la diversidad en LA Unified: una perspectiva estudiantil

Julia Macias | November 1, 2017



Julia Macias es una estudiante del grado 12 en Grover Cleveland Charter High School Humanities Magnet y presidenta del Consejo estudiantil de la superintendente.

Este artículo publicó primero en  LAUSD Daily.

La diversidad cultural es un aspecto vital de la sociedad estadounidense que merece ser celebrado con orgullo, especialmente dentro del aula. LA Unified descansa en la confluencia de culturas, idiomas, etnias y raza.

Sin embargo, la diversidad se ha convertido en una mala palabra para muchos debido al aumento de las tensiones políticas. Como resultado, algunos estudiantes no reciben la “justicia para todos” que merecen debido a su estatus migratorio.

Recuerdo el día siguiente a las elecciones presidenciales, ingresando a una clase que tenía al menos cuatro estudiantes que eran inmigrantes de América Central y la transformación drástica que ocurrió con ellos en cuestión de horas. Por lo general, espíritus alegres y joviales, estos estudiantes se habían vuelto callados, indiferentes y completamente aterrorizados. Las amplias sonrisas que normalmente estaban presentes en sus rostros habían desaparecido, y con evidente preocupación le preguntaron al maestro, un maestro de español, si todo iba a estar bien.

Fue en ese momento cuando me di cuenta de que tenía el privilegio de haber nacido aquí, a pesar de que soy una mujer de color que enfrenta su propio tipo de discriminación. Me di cuenta de que no tenía por qué temer volver a una casa vacía porque mis padres habían sido deportados, porque el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas llamaba a mi puerta o me negaban las mismas oportunidades porque nací en otro país.

Si bien soy de segunda generación, puedo relacionarme con inmigrantes de primera generación. Aunque mi situación me aleja de experiencias tan aterradoras, me apasiona hablar en defensa de mis compañeros de clase que tanto contribuyen en la escuela pero que no pueden contar con un futuro seguro en este país.

La diversidad de estos estudiantes fomenta el crecimiento de otros grupos de estudiantes por varias razones. Tener estudiantes de diferentes antecedentes culturales permite alternativas de opinión. También proporciona nuevas perspectivas a un dilema que tal vez no se habría considerado sin los estudiantes que compartan otras experiencias.

Desde una perspectiva emocional, la interacción con personas que son diferentes culturalmente permite una mayor comprensión en lugar del desapego que puede conducir a estereotipos u otros conceptos erróneos. Además, tal diversidad en el aula prepara a los estudiantes para el mundo exterior, donde la diversidad sea valorada por  las personas se mueven por el mundo, y hay más representación dentro de los campos de práctica que han sido históricamente exclusivos.

Esta necesidad de diversidad es la razón por la cual programas como “We Are One” y los movimientos relacionados con el Dream Act son tan importantes para los estudiantes y sus oportunidades en la vida. Ayudan a expiar las desigualdades discriminatorias que la sociedad no logra resolver al empoderar activamente a los estudiantes y las familias dentro de la comunidad escolar.

En definitiva, es fácil imaginar al LA Unified como una “familia” que apoya y proporciona un espacio seguro para que los estudiantes crezcan intelectual y emocionalmente mientras se preparan para el futuro. Sin embargo, cuando la “familia” está amenazada con la posible pérdida de miembros, este distrito ha demostrado que apoyará y capacitará a dichos estudiantes.

En las palabras inmortales que comenzaron un movimiento hace algunos años: ¡Sí, se puede!


Julia Macias es una estudiante del grado 12 en Grover Cleveland Charter High School Humanities Magnet y presidenta del Consejo estudiantil de la superintendente.

Leer siguiente