In Partnership with The 74

Maestra DACA del LAUSD anima a los padres a ayudar a sus hijos indocumentados a perseverar en su camino a la universidad

Esmeralda Fabián Romero | November 2, 2017



María López Lozano (derecha), maestra DACA del LAUSD, comparte su experiencia con padres el jueves en la conferencia de Families In Schools Alliance en Los Ángeles.

Como estudiante indocumentada de preparatoria en San Bernardino, su consejero escolar le dijo a María López Lozano que no podía ir a la universidad.

Ella fue de todos modos, se graduó de UC Irvine y ahora es maestra del LAUSD.

Como maestra “DACAmented”, como se llama a sí misma por ser indocumentada y beneficiaria del programa DACA, está decidida a asegurarse de que sus estudiantes de preparatoria sepan que su estado migratorio no es un impedimento para que ellos vayan a la universidad.

“Es muy triste para mí escuchar a mis estudiantes indocumentados diciendo que no sabían que podían ir a la universidad. Nunca escucharon de consejeros o maestros o incluso de sus padres que puedan tener acceso a la universidad aunque sean indocumentados”, dijo. “Eso significa que hay una falla en el sistema (escolar)”.

“Ha sido una batalla cuesta arriba, todavía ahora en UCLA mientras estoy trabajando en mi maestría como estudiante indocumentada, pero espero que mi historia sea un ejemplo para mis alumnos de que ir a la universidad es posible para ellos”, dijo López. Lozano, quien enseña historia en la escuela secundaria Frida Kahlo en el centro de Los Ángeles.

Ella contó su historia el jueves ante más de 100 padres, en su mayoría latinos, que asistieron a la cumbre de la Alliance de Families in Schools 2017 en el centro de Los Ángeles. López Lozano, que actualmente está trabajando para obtener su título de maestría en educación en la UCLA, instó a los padres a “continuar sus esfuerzos para ayudar a sus hijos a superar su miedo por ser indocumentados”.

Ella dijo que el apoyo de sus padres, inmigrantes mexicanos que la trajeron a los Estados Unidos cuando ella era una bebé de 18 meses, fue crucial para ella para superar los obstáculos como estudiante indocumentada.

La maestra María López Lozano con sus padres en la conferencia.

“Mis padres siempre estuvieron a mi lado, siempre me hicieron sentir que mi estatus no importaba para yo poder tener una educación y ser maestra algún día. Quiero que los padres sepan que su apoyo es fundamental para que sus alumnos se sientan seguros y aspiren a la universidad “.

Durante un taller en la conferencia, los padres aprendieron sobre cómo apoyar a sus hijos indocumentados para que sigan la universidad y cómo asegurarse de que puedan ser protegidos en las escuelas.

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA por sus siglas en inglés, fue creado por orden ejecutiva del presidente Obama en 2012 para los inmigrantes indocumentados que llegaron a este país como menores de edad.

DACA fue retirada por el presidente Trump el 5 de septiembre, lo que dejará a unos 800,000 jóvenes y adultos jóvenes sin protección de deportación o permisos de trabajo después del 5 de marzo, a menos que el Congreso apruebe el Dream Act, lo que traería de vuelta esas protecciones.

Sylvia Torres-Guillen, directora de equidad educativa de la ACLU, aconsejó a los padres que ayuden a sus hijos indocumentados a apoyar la aprobación de un Dream Act “limpio” llamando a sus miembros del Congreso y firmando una petición.

El mes pasado, la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a los beneficiarios de DACA, o “Dreamers”, en Los Ángeles, que esperaba que el Congreso aprobara el Dream Act antes de Acción de Gracias.

Pero el jueves, el presidente Trump les dijo a los senadores republicanos que no permitieran una solución que aborde el estatus legal de los “Dreamers” como parte de un proyecto de ley de gasto obligatorio para fin de año.

María Zamora, madre de un estudiante del grado 11  en The Accelerated School, una escuela charter independiente en South LA, dijo que aunque su hija nació en los Estados Unidos, se ve afectada por el clima de inmigración y por lo que están pasando sus compañeros indocumentados.

“Ella está afectada moral y emocionalmente por lo que están pasando sus amigos y compañeros en estos días”, dijo la madre.

“Los padres deben tener conversaciones con sus hijos sobre ser indocumentados, para que no sientan que no tienen nada más que hacer, que su estado los limita cuando eso no es cierto. Hábleles sobre AB 540 (ley estatal que permite a los estudiantes indocumentados pagar la matrícula estatal), otras opciones que tienen, ayudarlos a formar una red de apoyo”.

López Lozano descubrió que ella era indocumentada mientras estaba en la preparatoria. Ella dijo que pudo construir esa red de apoyo que la ayudó a graduarse e ir a la universidad. Actualmente está protegida bajo DACA, pero no está segura de su futuro ya que su permiso expirará en junio.

“No dejo que mis alumnos se preocupen. Les digo que me tendrán ahí hasta el final del año escolar “, dijo. “Les digo que eso no me impidió seguir mis sueños y que tampoco debe impedírselo a ellos”.

Leer siguiente