In Partnership with The 74

‘¿Por qué no quieren sepamos la verdad sobre las escuelas de nuestros hijos?’ – Lo que significa el ajuste ‘técnico’ al reporte de las escuelas de California

Esmeralda Fabián Romero | November 13, 2017



Samantha Tran, directora de políticas educativa de Children Now, habla ante la junta de educación del estado en Sacramento el miércoles.

Los padres de California que quieran saber acerca del desempeño de las escuelas de sus hijos ahora tendrán que analizar detalladamente el nuevo California School Dashboard—el Reporte de Escuelas en California Dashboard para entender mejor.

El Dashboard, que se lanzó esta primavera, como la nueva forma del estado para evaluar las escuelas y los distritos escolares, es una colección de cuadros codificados por colores que califican varios aspectos de las escuelas. El rojo es la calificación más baja e indica las escuelas y los distritos escolares con el rendimiento más bajo.

El miércoles, la junta de educación del estado (Board of Education) decidió sacar de la clasificación roja a docenas de escuelas y distritos por una razón—eran demasiados.

El problema surgió frente a los resultados del rendimiento de los estudiantes en las pruebas estatales esta primavera, que estuvo por debajo de lo que los funcionarios del estado esperaban. Los puntajes en artes del idioma Inglés disminuyeron, y los puntajes en matemáticas fueron básicamente los mismos que el año pasado—de hecho, la mejora fue tan minúscula que por primera vez los resultados se publicaron en puntos decimales.

Entonces, la junta estatal decidió “ajustar” los números para que más escuelas aparezcan en la clasificación naranja en lugar de en la roja. De no hacerlo, la cantidad de escuelas en la clasificación roja casi se duplicaría.

El personal del Departamento de Educación del Estado (CDE) explicó durante la reunión que el número actual de distritos—119— en la clasificación roja basada en puntajes de Matemáticas habría aumentado a 231. Con el ajuste, ese número se reduce a 89.

Los miembros de la junta escolar calificaron el ajuste como un asunto “técnico” y votaron unánimemente para aprobarlo. Pero activistas de la educación encontraron la medida “preocupante”, diciendo que envía “el mensaje equivocado” a los distritos y hace parecer que el estado está bajando los estándares.

“Pensemos en esto como cuando vas al médico porque te sientes mal y el médico te dice que estás muy bien y te manda a casa, aunque te sientes terriblemente enfermo. Así es como el estado está haciendo parecer que todo está bien con los distritos escolares de bajo rendimiento”, dijo Seth Litt, director ejecutivo de Parent Revolution, una organización sin fines de lucro con sede en Los Ángeles que empodera a los padres que trabajan para mejorar la educación de sus hijos.

Dijo que los padres ahora tendrán que mirar con lupa la cuadrícula de cajas de colores del Dashboard para comprender qué es lo que necesita mejoras en sus escuelas, y en qué áreas las escuelas necesitan ayuda o recursos.

“Los padres tienen derecho a saber a qué escuelas no quieren enviar a sus hijos, y el estado acaba de hacer más difícil para ellos el obtener información clara sobre las escuelas de bajo rendimiento. Quieren mejoras para sus hijos en la escuela, pero cuando consultan el Dashboard verán que todo está bien. No tendrán información más clara sobre qué es lo que se puede hacer para mejorar la escuela”, dijo.

Los detalles realmente importan”, dijo Ryan Smith, director ejecutivo de Education Trust-West, por correo electrónico poco después de la aprobación de la junta. “Cambiar el color de una cuadro puede parecer un problema técnico, pero también comunica las expectativas sobre cómo deberían estar las escuelas. Queremos asegurarnos de que el estado mantenga estándares altos en cuanto al desempeño estudiantil, y de que nuestro Dashboard  les brinde tanto a padres como a educadores la información honesta sobre cómo se están desempeñando”.

Auri Muralles, cuyo hijo es alumno de séptimo grado, asiste a la escuela New Designs Charter School en Los Ángeles, dijo que se siente decepcionada de que la junta de educación les esté haciendo más complicado a los padres como ella el tener una evaluación de las  escuelas que puedan entender.

“Hace años, cuando mi hijo asistió a la primaria 20th Street Elementary, no podía leer de acuerdo a su nivel de grado, y aún así la escuela dijo que tenía un promedio escolar de 4.0, y como su madre, sabía que no podía ser cierto. Ahora están ayudando a que las escuelas malas parezcan no ser tan malas modificando los puntajes, para que nosotros, como padres, no nos demos cuenta de lo mal que están. Eso me da coraje”, dijo Muralles, quien forma parte de Parent Revolution.

“¿Por qué el estado y el distrito no quieren que sepamos la verdad sobre las escuelas de nuestros niños? Merecemos saber cómo se están desempeñando”.

Otro problema que se enfrenta al sacar a más escuelas de la clasificación roja es que no serán elegibles para recibir la ayuda adicional que los condados otorgan a las escuelas de bajo rendimiento. Esa podría haber sido una razón que motivó la decisión del estado, dijo Litt.

El tipo de apoyo brindado por las oficinas del condado varía, pero no incluirá más dinero, dijo Samantha Tran, directora de política educativa de Children Now.

“La mayoría de los distritos reciben ayuda para evaluar algún factor en la comunidad que está afectando el desempeño de la escuela o para orientarse acerca de cómo hacer ajustes a su Plan de Resonsabilidad y Control Local—LCAP (Local Control and Accountability Plan) para el próximo año escolar”, dijo. “Le proporcionamos a la Junta una carta sobre lo que consideramos que debiera ser el sistema de soporte, pero todavía no hay nada establecido, aún se está definiendo”.

Tran agregó, “Ellos habían estimado una cantidad diferente de distritos identificados en ese nivel, e incluso con este nuevo cambio, de todas maneras habrá más en el rojo de lo que se esperaba. Pero eso no significa que los que están fuera de la categoría no puedan solicitar el apoyo de la oficina de educación local de su condado. Todavía pueden, pero no tienen que hacerlo en este momento”.

Tran habló en la reunión pública del miércoles en nombre de Children Now, una organización de defensa sin fines de lucro que formó parte de una coalición que había enviado una carta a la junta estatal antes de la reunión mediante la cual se solicitaba “mayor transparencia” en el proceso de las modificaciones al Dashboard.

“Los cambios propuestos en la medida de responsabilidad del indicador académico (academic indicator accountability measure) son significativos; sin embargo, están siendo presentados a la junta en el último minuto y se hicieron a puerta cerrada, sin ningún aporte del público”, según establece la carta.

 

Tran calificó los cambios como “bastante significativos” y sugirió que en lugar de depender únicamente de la codificación de colores general del Dashboard, los padres deben analizar más a fondo cada categoría: suspensiones, progreso del estudiante de inglés y tasas de graduación en lo que se llama el 5 by 5 grid (tabla de 5 por 5).

“Por ejemplo, su escuela puede aparecer en la categoría amarilla, pero ¿qué significa eso? ¿Significa eso que la escuela está bien pero tuvo una gran caída en una de las categorías? ¿O significa que no está bien, pero que está estable y ha estado mostrando cierto crecimiento? Necesitamos analizar todo eso”, dijo.

Durante la reunión, la miembro de la junta de educación estatal Feliza Ortiz-Licon expresó su preocupación. “Los estudiantes que se destacan (académicamente) seguirán destacando, y los que tienen un desempeño inferior continuarán con un rendimiento inferior, y aquellos que no reciban la asistencia que necesitan permanecerán dentro del bajo rendimiento. Me pone nerviosa que podamos estar teniendo esta misma conversación el próximo año”.

La miembro de la junta, Ilene Straus, dijo que es un “proceso de aprendizaje” y que el volver a la misma conversación el año próximo es parte del proceso de mejora del Dashboard.

Otro miembro de la junta, Bruce Holaday, dijo que esperaba que este cambio en el Dashboard se pudiera explicar al público.

“Esto debe ser explicado a los padres, las comunidades y a todos los votantes. Es crítico que lo entiendan”.

La decisión del miércoles sólo fortaleció en la mente de Muralles su convicción de que los distritos escolares y el estado no están haciendo lo que se supone que deben hacer para mejorar las escuelas en su vecindario. “Si hicieran lo que tienen que hacer para mejorar las escuelas públicas, no tendría que llevar a mi hijo a una escuela chárter lejos de casa, o pagar una escuela católica privada para que mi nieta pueda tener una buena educación”.


Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente