In Partnership with The 74

Los 4 objetivos principales de los padres latinos para la educación en California en el 2018

Esmeralda Fabián Romero | January 7, 2018



La estudiante latina Stephanie Martínez y su madre en la escuela charter Alliance College-Ready Susan and Eric Smidt, al noreste de Los Ángeles.

En 2018, los padres y defensores latinos de la educación se preparan para luchar por más fondos y mejor apoyo para sus alumnos, desde jardín de infantes hasta un título universitario, ya que los datos muestran que los estudiantes latinos de California no están teniendo éxito al mismo ritmo que los estudiantes de otros grupos étnicos.

Encabezando su lista: proteger la educación de los estudiantes indocumentados, asegurar que el dinero llegue a las escuelas para ayudar a los aprendices de inglés, responsabilizar al estado y los distritos por brindarles a los padres las herramientas que necesitan para evaluar las escuelas y ver a más latinos liderando en las aulas.

“Dada la cantidad de latinos en el estado y el poder político de los latinos en California, debería haber una conversación dinámica sobre cómo apoyar las necesidades de los estudiantes latinos y sus familias. California debería ser un modelo para eso “, dijo Ryan Smith, director ejecutivo de The Education Trust-West, que aboga por la justicia educativa y el alto rendimiento académico de todos los estudiantes de California, especialmente los de color y que viven en la pobreza.

Los estudiantes latinos son la mayoría en California, con 3.3 millones de latinos que asisten a las escuelas públicas de K-12 de California, y 1 millón de estudiantes latinos que comprenden el 35 por ciento de la población estudiantil de educación superior en el estado.

En resumen, estas son las cuatro prioridades identificadas por los defensores de la educación latina para este año:

 

Protecciones para los estudiantes indocumentados después de DACA

El futuro de los jóvenes indocumentados después del final del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia  (DACA) sigue siendo incierto ya que el Congreso aún no ha aprobado el DREAM Act. Según The Campaign for College Opportunity, tras la eliminación de DACA cada día más de 200 californianos están perdiendo permisos de trabajo y protección para no ser deportados.

Con un estimado de 74,000 estudiantes indocumentados en la educación superior pública de California, los colegios y universidades están luchando, instando al Congreso a proteger a los estudiantes cuyos temores están impidiendo que muchos soliciten ayuda financier para la universidad. Los datos muestran un descenso en el número de solicitudes de ayuda a través del California Dream Act, que permite a los estudiantes indocumentados puedan pagar matrícula estatal a más bajo costo.

El sistema de la Universidad de California (UC) demandó a la administración de Trump poco después de su anuncio en septiembre de que las protecciones de DACA estaban siendo eliminadas, con fecha final el 5 de marzo, 2018.

La UC tiene aproximadamente 4,000 estudiantes indocumentados, un número sustancial de estudiantes y personal que son beneficiarios de DACA, incluyendo maestros, investigadores y proveedores de atención médica.

Los defensores de la educación de California planean continuar defendiendo el derecho de los niños y jóvenes indocumentados a permanecer en la escuela, asegurándose de que la legislación local y estatal así como los distritos escolares y el sistema de educación superior apliquen políticas que protejan a los estudiantes inmigrantes y sus familias.

“Proteger a los estudiantes de California relacionados con DACA se trata de proteger nuestra inversión en su educación K-12. Los estudiantes que son elegibles bajo el DREAM Act llegaron a este país cuando eran niños. Han aprendido y crecido en nuestro sistema K-12, y muchos continúan sus estudios en nuestras universidades de clase mundial”, dijo Michele Siqueiros, presidenta de The Campaign for College Opportunity, en un comunicado.

“Rescindir su permiso para trabajar después de haber invertido tanto en su educación es una mala política y arrojará rendimientos negativos en esa inversión. Peor aún, aplasta los sueños de estos jóvenes estadounidenses”.

Más recursos para estudiantes aprendices de inglés 

Los expertos en educación están de acuerdo en que los estudiantes latinos necesitan más recursos del estado, con más fondos que van directamente a las escuelas con mayores necesidades, y particularmente a aquellos con estudiantes del idioma inglés, el 80 por ciento de los cuales son latinos.

Entre todos los estados del país, California está cerca de la parte inferior de la cantidad de dinero que gasta en la educación de cada alumno de K-12. En 2014, California gastó $ 8,694 por estudiante por año, y lo ubicó en el lugar 46, mientras que Nueva York gastó $ 18,191 por estudiante, lo que lo coloca tercero en la nación. Primero fue Vermont con $ 19,654. En la década de 1970, California se ubicó en el top 10 a nivel nacional.

Desde 2013, una ley estatal conocida como Fórmula de Financiamiento de Control Local (LCFF) les ha dado a los distritos escolares mayor flexibilidad en cómo gastan los fondos educativos estatales para ayudar a los estudiantes con altas necesidades en tres categorías: estudiantes de inglés, estudiantes de familias de bajos ingresos y que viven en hogares de crianza o foster care.

Los defensores de la educación latina creen que el dinero aún no va a las escuelas donde hay una mayor concentración de estos estudiantes y que los distritos deberían hacer más en 2018 para asegurarse de que esos fondos lleguen a ellos.

“La pregunta es si realmente se están distribuyendo más recursos a las escuelas donde más los necesitan los estudiantes y qué tan bien se distribuyen esos fondos”, dijo Myrna Castrejon, directora ejecutiva de Great Public Schools Now, una organización sin fines de lucro cuya misión es replicar la alta calidad. escuelas en barrios desamparados de Los Ángeles.

“A menos que los padres vayan personalmente a cada escuela de este a oeste en todo el distrito, es muy difícil comparar y saber cómo se verán los recursos y a qué deberíamos aspirar”, dijo. “Es esencial que estos grupos de estudiantes, ya sea por geografía, por nivel de grado o lo que sea, tengan acceso a la distribución correcta de los recursos”.

María Brenes, directora ejecutiva de InnerCity Struggle, una organización en Boyle Heights que lucha por una educación de alta calidad en el Este de Los Angeles, también dijo que la inversión para el rendimiento de los estudiantes latinos debe aumentar, así como el apoyo dirigido a los estudiantes de inglés en particular.

“En todo el estado, estamos viendo muchas escuelas donde la población estudiantil es predominantemente latina, y el estado de California no está donde debe estar en términos de gasto por alumno. El estado y el condado gastan más en encarcelar a los jóvenes que en educarlos “, dijo.

“Necesitamos cambiar la inversión hacia la educación y la prevención, y abordar esa falta de financiación de la educación que afecta enormemente a más estudiantes latinos, particularmente en los distritos donde son mayoría, incluido el LAUSD”.

Brenes dijo que a pesar de la falta de fondos del estado para las escuelas, “tenemos que vigilar de cerca esos dólares que existen y asegurarnos de dirigirlos a las escuelas donde la necesidad es mayor en todo el estado”.

El financiamiento estatal también es clave para expandir el acceso de los latinos a la educación superior.

“Observaremos el presupuesto estatal y aseguraremos que haya fondos suficientes para inscribir a nuestros colegios comunitarios, Cal State y el sistema de UC”, dijo Siqueiros de The Campaign for College Opportunity.

“Sabemos que estamos graduando a más latinos de la escuela secundaria, más que están preparados para la universidad y sabemos que la universidad es esencialmente su manera de salir de la pobreza, debemos asegurarnos de que realmente tengan un lugar en la universidad cuando lleguen allí. Cómo ese presupuesto va a apoyar la educación superior es fundamental”.

 

Más información sobre la calidad de las escuelas

El lanzamiento de California School Dashboard en la primavera pasada, el nuevo sistema de rendición de cuentas del estado, tenía la intención de brindar a los padres una comprensión más completa del desempeño de las escuelas. Pero en lugar de dar a las escuelas una calificación o calificación única, utiliza una tabla codificada por colores que evalúa una variedad de aspectos de las escuelas: con el color el rojo indicando el índice de rendimiento más bajo y el color azul el más alto.

Una revisión independiente lo calificó de complicado e incompleto, y los padres y defensores de la educación han expresado su frustración con su complejidad y falta de claridad en la información clave que los padres, y particularmente los padres latinos, necesitan en las comunidades marginadas para evaluar las escuelas. Quieren ver un tablero que sea más fácil de entender y que permita a los padres comparar las escuelas.

Castrejón dijo que los padres todavía no tienen la información que necesitan para poder exigir escuelas de alta calidad para sus hijos. Y California todavía necesita hacer mucho trabajo para definir e identificar una escuela de calidad.

“La Junta de Educación del estado todavía necesita trabajar para definir qué es un buen clima escolar y cómo medirlo, así como también cómo puede mejorar las calificaciones del Dashboard“, dijo. “El público y particularmente los padres deben seguir de cerca estas situaciones, porque merecen saber qué tan buenas son las escuelas de sus hijos y qué escuelas ofrecen mejores entornos de aprendizaje. La información es una de las herramientas más importantes que tienen para abogar por la educación de sus hijos”.

Brenes dijo que los padres latinos deben  asegurarse de que sus voces sean escuchadas, y los distritos escolares deben incluirlos en la toma de decisiones. “Los distritos deben reconocer que los padres latinos son un impulso  no un obstáculo. Los padres latinos deben ser vistos como socios y las escuelas deben construir puentes y relaciones con estas familias “, dijo Brenes.

Ella dijo que la participación de los padres debería ser parte del plan estratégico del distrito para la mejora de los estudiantes.

“Simplemente no vemos eso en el nivel que deberíamos tener en nuestras escuelas. Esta es un área clave de mejora en todo el estado en la que debemos enfocarnos, y debemos hacerlo con un sentido de urgencia “, dijo. “Los padres necesitan saber qué está sucediendo en el aula y cómo podemos elevar la promesa y el potencial de los niños y jóvenes latinos”.

 

Más educadores latinos bilingües 

Una nueva ley, la Propuesta 58, ha abierto el camino para la expansión de programas de educación bilingües y multilingües que benefician especialmente a los estudiantes latinos que aprenden inglés. Pero los distritos escolares se enfrentan a una escasez de maestros latinos, y maestros bilingües en particular, lo que limita su capacidad para ofrecer más programas de idiomas multilingües.

Los defensores están pidiendo a los distritos que reconozcan los beneficios de estos programas e inviertan en reclutar educadores bilingües y replicar modelos de éxito.

“Dada la derogación de la Prop. 227, hay discusiones sobre el reclutamiento de maestros que pueden apoyar los programas bilingües, y los padres pueden ser parte de la discusión sobre cómo asegurarnos de tener una base sólida para los estudiantes de inglés mediante el reclutamiento de educadores bilingües”, dijo Smith.

“En enero, publicaremos un informe sobre cómo el estado debería considerar las escuelas y distritos que están dando resultados para ELs (Aprendices de Inglés), así que publicaremos una tabla que resalte las política brillantes que llevan a la práctica algunas escuelas y distritos  y que están cerrando la brecha de logro para esos estudiantes”, dijo. “Necesitamos saber de las escuelas donde están haciendo las cosas bien”.

Desde la educación K-12 hasta la universidad, los expertos señalan los beneficios para los latinos y otros estudiantes minoritarios de aprender de maestros de sus mismos antecedentes.

“Sabemos que los estudiantes tienen éxito cuando tienen acceso a profesores y líderes universitarios que se parecen a ellos”, dijo Siqueiros. “Tenemos grandes preocupaciones sobre la falta de diversidad entre los profesores y los líderes de la universidad que toman decisiones importantes sobre la admisión a la universidad, ofertas de cursos, educación correctiva. Creemos que nuestras universidades deberían y podrían estar haciendo un mejor trabajo para garantizar que sus campus sean diversos e inclusivos “.

De acuerdo con un informe de Education Trust, “A Look at Latino Student Success” o Una Mirada al Éxito Estudiantil de los Latinos, 1 millón de estudiantes latinos constituyen el 35 por ciento de la población estudiantil de educación superior de California.

Los estudiantes latinos se están matriculando en universidades de cuatro años a tasas más altas que nunca. Mientras que las tasas de graduación de la escuela secundaria van en aumento, solo alrededor de la mitad de los estudiantes latinos que comienzan la universidad obtienen una licenciatura. Entre los adultos jóvenes blancos de entre 25 y 34 años, el 44 por ciento tiene un título universitario, mientras que solo el 18 por ciento de los latinos lo tienen.

“Demasiados estudiantes latinos todavía no tienen acceso a la educación superior que merecen”, dijo Andrew H. Nichols, director de investigación de educación superior y análisis de datos de Ed Trust, y autor del informe, que se publicó en diciembre.

“Las tasas de graduación equitativas son posibles. Todos los líderes de universidades deben tomar su responsabilidad seriamente para proporcionar a los estudiantes el apoyo que necesitan para obtener sus títulos, mientras que los líderes en instituciones selectivas, donde los estudiantes latinos están muy poco representados, deben poner sus recursos a trabajar para aumentar sus inscripciones de estudiantes latinos”, dijo Nichols en un comunicado de prensa.

Sandra Sánchez, madre de un estudiante de primer grado en LA Unified y una estudiante de preparatoria en el Distrito Escolar Unificado de Downey, dijo que cree que algunas políticas del distrito escolar están desconectadas de las necesidades reales de las familias latinas para que sus estudiantes tengan éxito en la universidad.

“Me gustaría ver a mi hijo con menos tareas y más apoyo en sus necesidades socioemocionales”, dijo. “Y con los estudiantes de escuelas preparatorias, creo que las escuelas deberían proporcionarles el conocimiento y las habilidades que necesitan para tener éxito en la universidad, como información financiera y herramientas para que encuentren más fácil su integración exitosa a la vida universitaria”.

Leer siguiente