In Partnership with The 74

Maestros de Los Ángeles combaten el miedo y el estrés de sus estudiantes al alcanzar niveles como nunca antes

Esmeralda Fabián Romero | January 16, 2018



La maestra Brenda García realizando una actividad de relajación con sus alumnos de kinder.

En todo Los Ángeles,  el alcance y la intensidad del miedo de los estudiantes fue mayor  el  año pasado que nunca antes, informan los maestros.

Ahora más que nunca está afectando a los niños el ser separados de sus padres por una deportación, la violencia doméstica, la falta de vivienda, las tensiones raciales y los temores de ataques terroristas, dicen los maestros en las escuelas del distrito y las escuelas chárter independientes.

En KIPP LA (Escuela preparatoria para la universidad), los maestros percibieron que son tantos los estudiantes en quienes esos miedos obstaculizan la capacidad de aprendizaje que los consejeros escolares no se dan a vasto para atenderlos a todos.  Por consiguiente, ellos pidieron las herramientas para responder directamente a las crecientes necesidades de apoyo socioemocional de sus alumnos.  

Por lo tanto, a partir del pasado este año escolar, los maestros en 12 de las 15 escuelas chárter de KIPP en Los Ángeles han comenzado a aprender cómo ayudar a sus alumnos a sobrellevar y prevenir los efectos del trauma. 

“Estamos en comunidades donde los estudiantes están expuestos a la violencia y a otros problemas que ellos conocen. Es difícil ignorarlos y mantenerse ajeno cuando toda una comunidad está hablando de eso. Esa mayor exposición casi predispone al trauma”, dijo Lauren Krauss, quien dirige el programa de salud mental de las Escuelas KIPP de LA.

Jasmine Tarver, directora adjunta de salud mental, dijo que los maestros de KIPP LA querían hacer más por sus estudiantes, ya que la capacidad de los consejeros para proporcionar ese apoyo resulta insuficiente.

“Escuchamos muchos comentarios de nuestros consejeros  quienes ven a estudiantes que vienen a la escuela llorando y con ansiedad, les preocupa volver a casa y que su familia ya no esté allí. Por ello, los maestros expresaron tener la necesidad de enseñar a sus alumnos a identificar esos sentimientos y expresarlos para evitar resultados negativos”, dijo ella.

Los estudios han demostrado que la exposición a la violencia en la comunidad y otros eventos traumáticos se vinculan al desencadenamiento de desafíos del desarrollo que incluyen disminución del coeficiente intelectual y la capacidad de lectura, promedios de calificación y tasas de graduación bajos, ausentismo escolar más elevado, suspensiones y expulsiones crecientes y falta de concentración.

“Algunos niños tan pequeños como nuestros estudiantes de jardín de niños vienen a la escuela con altos niveles de estrés y ansiedad desde casa”, dijo Tarver.

CAPACITACIÓN PARA MAESTROS DE KIPP

Los maestros de KIPP LA completaron el curso de capacitación que comenzaron durante el verano pasado para aprender cómo identificar y responder a los síntomas relacionados con el trauma a través del enfoque de escuela informada del trauma, que los habilita para reconocer las experiencias vividas por el niño que pueden conducir a conductas disruptivas, obstaculizar la participación del niño o dificultar su aprendizaje.

Una de las técnicas más novedosas que han incorporado este otoño se llama “aula tranquila”.  Todos los días, los alumnos desde jardín de niños hasta secundaria son dirigidos por sus profesores para respirar y relajarse dos o tres veces durante su permanencia en la escuela por unos 15 minutos, antes de comenzar las clases, después del almuerzo y antes de la hora de salida.

Un grupo de kínder en la primaria KIPP Promesa de East Los Angeles termina su jornada escolar con una técnica de respiración profunda. La maestra Brenda García demostró recientemente cómo practica con ellos, simulando oler una flor y soplar para apagar una vela mientras algunos de los niños de 5 años cerraban los ojos.

“Esperan con ansias este momento tan importante. Lo disfrutan, y eso los ayuda a  enfocarse más fácilmente”, dijo García. “Una de mis estudiantes dice que ella prefiere simular soplar un globos en lugar de soplar una vela, lo cual está bien. El propósito es enseñarles a crear sus propias formas de permanecer relajados y tranquilos”.

La clase de jardín de niños, de unos 25 estudiantes, se sienta en círculo en un tapete y antes de que terminen su tiempo de relajación forman parejas y se preguntan uno al otro cómo se sienten.

Tarver añadió que aunque es demasiado pronto para que ellos midan los resultados de la técnica en KIPP, “Cientos de escuelas en otras partes del país que han estado implementando la práctica de enseñanza informada sobre el trauma han visto un aumento en la asistencia e incluso mejores puntajes en las pruebas”.

Tarver expresó también, “El objetivo es mantener una cultura y clima saludables de calma y felicidad para nuestros estudiantes. Les estamos dando a nuestros maestros las herramientas que creen que necesitan para evitar la afectación mental de sus estudiantes”.

KIPP LA es la primera región de KIPP en comenzar a usar estas prácticas. “Aún no llegamos a compartir este recurso con otras regiones. Tal vez en el futuro”, dijo Tarver.

Cómo se pueden aplicar estas prácticas en el aula es el tema de un essay (ensayo galardonado) del maestro Joshua Martínez de KIPP Raices, quien ganó el Fishman Prize 2017 (Premio Fishman) por escribir sobre su experiencia con uno de sus alumnos de cuarto grado y por qué es importante incorporar “Prácticas de atención plena” en el aula. 

“Mientras la clase se prepara para el recreo, me agazapo junto al escritorio de Noemi”, escribió. “Está esperando que su madre la recoja del salón de clases. Esta tarde verán a un abogado para firmar documentos que transfieren la custodia legal de Noemi y su hermanita a un amigo de la familia si los agentes de inmigración detienen a sus padres. A veces el aprendizaje puede ser lo último en la mente de un estudiante”.

MAYOR IMPACTO ESTE AÑO EN LAUSD

Pia Escudero, directora de School Mental Health (Salud Mental Escolar) de LA Unified, dijo a LA School Report que en el año 2017 el nivel de problemas sociales y emocionales que enfrentan las familias es mayor que nunca.

Escudero dijo también que no sólo es la situación de la inmigración. “También está la inestabilidad económica, lo que ven en las noticias y la situación política. La necesidad de que nuestros hijos dialoguen y hablen acerca de sus problemas de manera saludable para enfrentarlos es absolutamente una prioridad en nuestras escuelas”.

La encuesta del LA Unified sobre salud mental de los estudiantes hace dos años reveló que el 98 por ciento de sus estudiantes informaron haber experimentado uno o más eventos estresantes o traumáticos en los últimos 12 meses y al menos la mitad sufría de síntomas moderados a severos de trastorno de estrés postraumático—PTSD (Post-Traumatic Stress Disorder).

El enfoque basado en el trauma ha estado vigente en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles por casi 20 años, pero este año el distrito también está comenzando a utilizar la práctica de “aula tranquila” en algunas escuelas primarias, que Escudero dice se parece a las sesiones de yoga.  Mencionó que también se implementará en las escuelas secundarias y preparatorias, y que en algunas han comenzado una práctica piloto este año, incluida la Escuela Gage Middle School, que ha incorporado un tiempo de meditación para los estudiantes.

También señaló que el comportamiento suicida a nivel nacional y local entre los estudiantes está aumentando. Así que la Superintendente de LAUSD, Michelle King, decidió que el distrito exija que todos los empleados certificados y clasificados se capaciten en la prevención del suicidio, yendo más allá de los nuevos requisitos establecidos para las escuelas del estado el año pasado bajo AB 2246.

“La ley dice que todos los maestros de séptimo y doceavo (grados) deben recibir capacitación para la prevención del suicidio, pero nuestra superintendente ha decidido capacitar en la concientización sobre la prevención del suicidio a todos los miembros del personal del distrito certificados y clasificados. Ellos, todos en contacto con los estudiantes, comenzarán a tomar una capacitación en línea en enero, donde aprenderán a identificar recursos en el distrito para ayudar a los estudiantes”, dijo.

“Están sucediendo muchas cosas en todo el LAUSD en lo que se refiere al aprendizaje socioemocional para nuestros estudiantes, y la nueva ciencia nos dice cómo el trauma o el estrés por sí mismo pueden impactar el desarrollo y el aprendizaje de los niños.  Siendo así, implementar este tipo de programa es parte de nuestro objetivo estratégico como distrito”.

Escudero dijo que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles también ha visto resultados positivos al utilizar prácticas relacionadas con el apoyo por trauma y está planeando expandir su uso en algunas escuelas específicas donde los estudiantes tienen mayor necesidad de apoyo social y emocional. Los estudiantes aprenden sobre la capacidad para adaptarse, el manejo de la ira, la empatía y la resolución de problemas.

También dijo que este semestre, alrededor de 4,000 estudiantes en todo el distrito se sometieron a exámenes para detectar síntomas como dificultad para dormir o falta de concentración. En 2015, se seleccionaron alrededor de 1,000 estudiantes a través de una encuesta del distrito, que comenzó en 2005 en una escala más pequeña para estudiantes de sexto y noveno grado.

“Preparamos un informe para los maestros y el personal porque creemos que todos los adultos, no sólo los trabajadores sociales, deben estar informados sobre el trauma y saber a lo que se enfrentan estos estudiantes y cómo ayudarlos” dijo.

Escudero dijo que los padres que piensan que sus hijos necesitan asistencia de salud mental deben solicitar servicios directamente de su escuela. También pueden ir a la página web de LA Unified sobre trauma-informed schools  (escuelas informadas sobre trauma) y esta lista de recursos adicionales resources.

Leer siguiente