In Partnership with The 74

Voz de los Padres: ¿Qué hago cuando los educadores de mi hijo no creen que puede aprender?

Esmeralda Fabián Romero | March 7, 2018



Cada semana, nos sentamos con los padres de Los Ángeles para hablar sobre sus estudiantes, sus escuelas y qué preguntas o sugerencias tienen para su distrito escolar. (Vea nuestras entrevistas anteriores).


Cuando los administradores de la escuela le dijeron a Elizabeth Gómez que su hijo de cuarto grado no puede aprender y no aprenderá porque tiene síndrome de Down, su misión ha sido buscar el apoyo adecuado para demostrar que su hijo puede hacerlo.

Ella sabe que puede aprender, porque su hijo ha aprendido conceptos matemáticos en un preescolar privado en Santa Mónica, y más tarde un tutor le afirmó que estaba aprendiendo cuando tuvo escuela en casa. Pero desde que se mudó a Grand View Boulevard Elementary como estudiante de primer grado, y luego a Mar Vista Elementary hace dos años, ella dice que no ha estado aprendiendo.

Él tiene un Programa de Educación Individualizado o IEP, terapia del habla y acceso a un iPad para ayudarlo a comunicarse. Pero lo que Gómez más quiere es que los educadores tengan altas expectativas para su hijo y crean en su capacidad de aprender.

“Cuando camino con él a donde sea que vaya, el síndrome de Down es lo que la gente ve y de inmediato piensan que no puede aprender. La gente en la escuela tenía la percepción de que lograr que él leyera, aprender otras cosas es solo una pérdida de recursos y tiempo “, dijo.

“Es frustrante cuando uno, como padre, sigue los pasos que tiene que seguir para apoyar a su hijo y que eso no sea suficiente”.

¿Cuál es la situación actual con tu hijo y cuál es tu mayor preocupación?

Él no se está expresando verbalmente, por lo que necesita ayuda para comunicarse. La escuela ha colocado a mi hijo en un IEP y ahora tiene un maestro de apoyo uno a uno, pero sé que no lo está ayudando a sentirse integrado. La escuela también le proporcionó un iPad para que pueda comunicarse, pero no creo que esté funcionando. Me dicen que es un problema de comportamiento, pero creo que es un problema de comunicación. Está recibiendo terapia del habla, que tuve que pelear para que él recibiera. Todo lo que quiero es que hagan lo mejor posible con mi hijo. Que le tengan fe.

Mi mayor preocupación es el tiempo. Cada vez que solicito un cambio para acomodarme mejor a las necesidades de mi hijo, tengo que enfrentar un largo proceso y, mientras tanto, mi hijo está retrocediendo. Y además de eso, su autoestima está viéndose muy afectada.

¿Por qué crees que tu hijo estaba aprendiendo en otros entornos y no en su escuela actual?

El hecho de que no creen que mi hijo pueda aprender. Cuando les mostré lo que estaba aprendiendo antes,  el alfabeto, matemáticas, simplemente me dicen que esas son metas poco realistas. Las bajas expectativas son un gran problema. Las expectativas disminuyeron y nunca se han levantado de allí. Y mi hijo lo sabe. En las reuniones del IEP, me han dicho que mis objetivos no son realistas y que mi hijo no puede aprender.

¿Qué hay en tu más grande deseo sobre la educación de tu hijo?

El deseo es salir de esa mentalidad y emular a las escuelas que siguen un modelo centrado en el alumno, donde el niño sea la persona más importante y se le trate con amor y respeto. ¡Ese sería mi deseo!

LAUSD responde

Beth Kauffman, superintendente asociada de la División de Educación Especial del LAUSD, respondió en un correo electrónico con información para Gómez y otros padres de niños con necesidades especiales:

“Es esencial que cuando un padre siente que su hijo con una discapacidad no está recibiendo los servicios y apoyo de educación especial que siente que su hijo debería estar recibiendo, el padre debe contactar a la escuela y discutir sus inquietudes con el maestro del niño. Si el padre no está satisfecho con la respuesta del maestro, entonces el padre debe hablar con el director de la escuela o el subdirector. Si el padre aún no tiene una respuesta satisfactoria, el padre debe presentar una solicitud por escrito para una reunión del equipo del IEP para que su hijo discuta y documente formalmente sus inquietudes y solicitudes para que la escuela pueda abordar las necesidades del alumno mediante el proceso del IEP.

Una vez que un padre presenta una solicitud por escrito para una reunión del equipo IEP, la escuela tiene 30 días para llevar a cabo  la reunión del equipo del IEP desde el recibo de la solicitud por escrito, si no se solicita una evaluación. Si se solicita una evaluación, la fecha límite para realizar la reunión del equipo del IEP se extiende a 60 días a partir de la recepción del plan de evaluación firmado. Los padres y estudiantes están protegidos por leyes federales y estatales para garantizar que los padres tengan voz en la educación de sus hijos. Seguir el proceso del IEP es la forma más adecuada de garantizar que los padres tengan una participación plena en el proceso de toma de decisiones para garantizar que sus hijos reciban los apoyos y servicios adecuados. Las necesidades individuales de los estudiantes deben documentarse en el IEP del alumno para que el personal de la escuela y los padres estén al tanto de cuáles son esas necesidades y para garantizar que se implemente el IEP “.

Kauffman también compartió la guía para padres sobre servicios de educación especial, disponible en diferentes idiomas, y el folleto “IEP y yo”, disponible en español.

Nick Melvoin, el miembro de la junta escolar del distrito donde se encuentran las escuelas a las que asiste el hijo de Gómez, respondió a través de un correo electrónico a los padres de niños con necesidades especiales:

“No hay una respuesta única para todos cuando se trata de las necesidades únicas de cada estudiante en particular. La mejor manera para usted, como padre, de abogar por su hijo es involucrarse en el proceso y usar su voz: haga preguntas hasta que realmente comprenda las respuestas que le han dado. Si alguna vez siente que no se satisfacen sus necesidades, sepa que hay personas y recursos dentro y fuera del Distrito que pueden brindar ayuda y apoyo hasta que sienta que su hijo está recibiendo una educación adecuada”.

Leer siguiente