In Partnership with The 74

¿Qué pasa si mi hijo no está listo para el próximo grado escolar? Lo que los padres pueden hacer o no al respecto

Esmeralda Fabián Romero | June 1, 2018



Al acercarse el final del año escolar, los estudiantes están celebrando a medida que pasan al siguiente grado escolar.

Pero no todos los padres están seguros de que sus hijos estén listos.

Casi 4 de cada 10 estudiantes del Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) están leyendo a nivel de grado, incluso menos están en el nivel de grado en matemáticas. Pero los padres no pueden retener a sus hijos si la escuela no está de acuerdo. Y la política del distrito es casi siempre pasar a los niños de primaria y secundaria al próximo grado sin importar el rendimiento. El año pasado, solo 1,300 de 354,000 estudiantes en los grados TK-8 fueron retenidos; eso es menos del 0.4 por ciento, una caída de 0.55 puntos porcentuales en comparación a hace dos años.

Entonces, ¿qué pueden hacer los padres si sienten que su hijo no está listo para el próximo grado? ¿Quién tiene la última palabra?

En California, son las escuelas.

La política de Promoción y Retención de Alumnos de California en el código de educación estatal dice que un estudiante puede ser promovido si el maestro decide que la retención no es apropiada, incluso si el estudiante está fallando.

Según esta regulación, “una escuela puede retener o promover a un estudiante sin la aprobación de un padre o tutor”. También dice que la junta escolar del distrito debe proporcionar un proceso de apelación para los padres que no estén de acuerdo con la decisión de promoción o retención de la escuela para su hijo.

Todos los distritos escolares deben tener una política en torno a la promoción de los estudiantes al próximo grado, pero los criterios utilizados varían de un distrito a otro. Las políticas son para estudiantes de primaria y secundaria. A nivel preparatoria o high school, los estudiantes deben obtener créditos para poder pasar al siguiente grado.

La expectativa del LAUSD para todos los estudiantes es que estarán preparados para pasar al siguiente nivel de grado, evitando los efectos negativos de la retención.

De acuerdo con los puntajes de las pruebas estatales de 2017 – conocidas como CAASPP o pruebas Smarter Balanced – en el LAUSD, el 39.5 por ciento de los estudiantes evaluaron competentes en artes del idioma inglés y 29.8 por ciento en matemáticas, por debajo del promedio estatal de 48.56 por ciento en inglés y 37.56 por ciento en matemáticas . (Las mejoras fueron tan insignificantes el año pasado que se reportaron por primera vez en puntos decimales).

Le preguntamos al director ejecutivo en jefe  de la División de Instrucción, Derrick Chau, sobre la retención. Sus respuestas están ligeramente editadas por su longitud y claridad.

¿Cuándo debe comenzar a considerarse la opción de retención?

La expectativa en el distrito es que todos los estudiantes estén preparados para pasar al siguiente nivel de grado. En general, vemos que la política de promoción social o la idea de retener a los estudiantes ocurre más en los grados primarios, particularmente en el jardín de infantes. Los maestros deben avisar a los padres de esto desde el principio cuando hablan sobre el progreso académico de sus hijos. Existe la expectativa de que las escuelas se comuniquen con los padres desde el principio.

En el nivel de la escuela, ¿quién decide si un alumno corre el riesgo de ser retenido?

Todos los planteles escolares del LA Unified cuentan con un Equipo de Apoyo y Progreso de Estudiantes (SSPT) que incluye al maestro del alumno. Pueden sentarse con los padres y hablar sobre cómo se está desempeñando el estudiante y qué apoyo creen que el alumno necesita o no. Tal vez es que los padres solo necesitan seguridad, la evidencia de que su hijo está bien encaminado y no hay necesidad de preocuparse.

El SSPT debe tener reuniones periódicas con los maestros y los padres una vez que hayan identificado de manera proactiva a los estudiantes que necesitan apoyo adicional revisando los datos después de cada evaluación del período, asegurándose de que los estudiantes obtengan el apoyo que necesitan.

¿Qué tan temprano en el año escolar pueden los padres abordar sus preocupaciones sobre el rendimiento de su hijo?

Por lo general, durante el reporte de calificaciones en primaria, que son una vez cada 15 semanas más o menos, y para secundaria es una vez cada cinco semanas. Esos son buenos momentos para que los padres obtengan esa retroalimentación formal y expresen sus inquietudes, hablen con un maestro, consejero o administrador de la escuela y pidan que el equipo de apoyo estudiantil se reúna y discuta el progreso del niño.

¿Quién hace la primera recomendación de retención: el maestro, los padres, el consejero escolar?

Todos los comentarios son bienvenidos y requieren que el equipo de apoyo estudiantil se reúna y ponga en práctica un plan lo antes posible para que el niño pueda recibir intervenciones específicas y apoyo que puedan necesitar para retomar el rumbo. La idea de la retención, que no le permite al estudiante pasar al siguiente nivel de grado, no es lo que alguien realmente querría.

¿La retención puede ser buena en algunos casos?

Hay mucha investigación que muestra que hay muchos efectos perjudiciales al retener a un alumno de un nivel de grado al siguiente. El sitio web del departamento de estado tiene referencias a parte de esa investigación. Definitivamente es algo que queremos evitar. Hacer que un alumno repita el mismo contenido una y otra vez no es una manera efectiva, porque puede que realmente entienda la mayor parte, pero puede que solo tenga algunas faltas (de aprendizaje). Que se pueden corregir con algunas intervenciones.

 

¿Qué se está haciendo para proporcionar esa intervención, y cómo es?

Hace cinco o seis años, comenzamos a tener algunos comités que comenzaban a participar en la determinación de estrategias para apoyar mejor a los estudiantes y llenar esos vacíos y desarrollar intervenciones específicas. Para algunos estudiantes, eso podría significar ofrecer alguna escuela de verano, tutoría adicional o un programa de instrucción diferente.

¿Qué sucede si sigo creyendo que sería mejor retener a mi hijo? ¿Puedo solicitarlo? Como padre, ¿tengo la autoridad para exigirlo?

Sería un acuerdo entre la escuela, el distrito y el padre. Hay un documento en el nivel de jardín de infantes que los padres pueden usar; la escuela y el distrito deben estar de acuerdo también. Es una decisión mutua. Pero en los otros grados, los padres tienen el derecho de solicitar la retención, pero si la escuela o el distrito no están de acuerdo, eso no sucederá. Los padres no pueden simplemente solicitar la retención de sus hijos por su deseo propio.

Esto es lo que Chau recomendó a los padres:

  • Es crítico comunicarse con el maestro durante el año escolar.
  • Revise la evidencia del progreso de su estudiante junto con el maestro.
  • Los maestros deben hacer recomendaciones para la tutoría después de la escuela o poner a disposición otros recursos.
  • Reúnase con el Equipo de Apoyo y Progreso de Estudiantes (SSPT) para que puedan brindar asesoramiento e identificar intervenciones específicas que el alumno pueda necesitar.
  • Continuar reuniéndose con el equipo de SSPT durante el año escolar y discutir otros problemas con el niño, que puede estar enfrentando problemas de lenguaje o problemas de aprendizaje.
  • Evita la retención; en su lugar, considere las intervenciones.

 

Leer siguiente