In Partnership with The 74

Miles de maestros migrantes en vilo por política “cero tolerancia” con el programa de visas

Mario Koran | July 20, 2018



Pedro Terán sabía bien lo que quería.

Terán, de 33 años, vivía en Saltillo, México, hace dos años cuando su hermana vio un anuncio en Facebook que decía que el Distrito Escolar de Dallas estaba buscando maestros. El distrito había enviado reclutadores a Monterrey, alrededor de una hora de distancia de la casa de Terán, para encontrar educadores que ayuden a satisfacer las demandas de sus programas bilingües.

Si Terán hacia una entrevista, cumplía con los requisitos y aprobaba una prueba de certificación estatal, podría enseñar por hasta seis años con una visa H-1B, un programa que ofrece a los empleadores la oportunidad de encontrar trabajadores con habilidades únicas que a menudo no pueden encontrar en los candidatos estadounidenses. Y si tuviera un buen desempeño, el distrito escolar incluso podría patrocinar su solicitud para permanecer en los EE.UU. permanentemente.

Pero desde el principio, dijo Terán, los reclutadores no ocultaron la posibilidad de que todo pudiera cambiar si el presidente Donald Trump decidía cambiar el programa de visas, lo cual el presidente ya ha indicado podría hacer.

“Siempre hemos sabido que era una posibilidad, pero si el programa llegara a terminar sería algo muy triste, tanto para mí como para mis colegas”, dijo.

A pesar de la amenaza contra el programa H-1B, la administración  Trump aún no ha promulgado cambios a dicha política. Sin embargo  las leyes existentes sí se han endurecido para los miles de maestros migrantes en este país, lo que ha provocado una oleada de ansiedad entre los educadores, según afirman funcionarios del distrito.

Si bien el programa de visas no ha recibido la atención del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA, o la prohibición de viajar, los expertos dicen que podría ser parte del enfoque más estricto de la administración con respecto a las políticas de inmigración.

Vaani Chawla, abogada de inmigración en San Diego, dijo que recientemente ha sido testigo de un escrutinio más intenso de las solicitudes de visa y de un retraso más prolongado a medida que se revisan.

“Parece que hay un enfoque de tolerancia cero para todo”, dijo Chawla. “Incluso si han seguido las reglas y hecho todo de la manera correcta, los funcionarios de inmigración están analizando las solicitudes más minuciosamente que antes”.

A fines de junio, por ejemplo, 25 educadores tuvieron que abandonar el país luego de que las solicitudes para renovar sus visas fueran retenidas para una auditoría federal, cuya revisión ahora tomará de seis a ocho meses adicionales, el tiempo suficiente para que expiren sus visas, obligándolos a abandonar un país que algunos de ellos han hecho su hogar por más de una década.

“Es terriblemente desafortunado”, dijo el jefe de personal del distrito de Dallas, Jeremy Grant-Skinner. “Estos son maestros de gran necesidad que son parte de la comunidad. Hicimos todo lo que pudimos, y los maestros hicieron todo lo posible para estar en conformidad, por lo que estar en la situación en la que nos encontramos hoy no es bueno para los maestros ni para nuestros estudiantes”.

Este año, 250 maestros están trabajando en el distrito escolar de Dallas con visas H-1B.

Un portavoz del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) dijo que el distrito ha comenzado a actuar antes para renovar las visas de los maestros tras lo que ha ocurrido en otros distritos escolares. Los Ángeles tiene 25 maestros con visas H-1B, y tres están por vencer. Estos maestros son parte de los programas bilingües del distrito, que ahora incluyen mandarín y coreano.

Las Escuelas Públicas de Denver actualmente patrocinan a 130 maestros bajo el programa de visas, que según un vocero ha ayudado a llenar las necesidades del distrito de maestros de habla hispana.

Las futuras restricciones al programa afectarían no solo a los maestros que trabajan en visas de invitados sino también a los distritos escolares que los han reclutado para ocupar puestos difíciles de llenar.

Jordan Carlton, jefe de reclutamiento del distrito de Dallas, dijo que el mandato del estado de ofrecer educación bilingüe a los estudiantes de inglés en la escuela primaria significa que el distrito tiene problemas para encontrar los aproximadamente 400 maestros bilingües que necesita contratar cada año.

“Hacemos nuestro mejor esfuerzo para reclutar a través de la región, pero Texas no está produciendo suficientes maestros a través de programas tradicionales para atender a nuestros estudiantes”, dijo Carlton.

“Hace varios años, cuando recurrimos a la contratación internacional, aprovechamos una increíble riqueza de talento. Es una gran experiencia lingüística y cultural para los profesores y estudiantes “.

Maestros como la nueva importación

La posición de Dallas apunta a la nueva realidad incómoda para los maestros migrantes. Al igual que muchos inmigrantes, vinieron a este país por razones económicas y llenan un nicho que la economía tiene problemas para llenar en otro lugar. Habiendo estado aquí durante más de una década, muchos se han establecido en sus comunidades y se han unido a los estudiantes.

En los últimos años, a medida que la economía de EE. UU. ha mejorado, la práctica de contratar educadores extranjeros ha ido en aumento.

Lora Bartlett es profesora de educación en la Universidad de California, Santa Cruz, y autora de Migrant Teachers, que examina la creciente dependencia de los Estados Unidos de los maestros capacitados en el extranjero.

Bartlett descubrió que entre 2000 y 2009, casi 100,000 profesores fueron reclutados en el extranjero para trabajar en aulas estadounidenses. Para darse una idea, ese número eclipsa a los 56,000 maestros reclutados por Teach for America en sus 27 años de historia.

La práctica despegó después de 2001, con la implementación de la política educativa federal No Child Left Behind, que requería que los distritos escolares emplearan maestros altamente calificados o enfrentaran recortes de fondos. En ese momento, los distritos escolares, particularmente aquellos en comunidades urbanas donde la rotación es rutinaria y las posiciones son difíciles de llenar, estaban desesperados por aprovechar el flujo de nuevos talentos, dijo Bartlett.

Una ola temprana de maestros-reclutas dejó las Filipinas y aterrizó en Compton. Cuando uno de los reclutados llegó a Los Ángeles justo antes de Navidad de 2001, un funcionario de inmigración en el aeropuerto echó un vistazo a su visa, vio su destino y le preguntó al maestro entrante si había traído un chaleco antibalas, informó Los Angeles Times en ese momento.

Hoy en día, los profesores extranjeros provienen de países de todo el mundo, con muchos de India, Jamaica y China. Pero Filipinas, con su sistema escolar de habla inglesa inspirado en el modelo de Estados Unidos, fue una fuente ideal.

“Hace más de 100 años sembramos las semillas del sistema de enseñanza que ahora estamos cosechando”, dijo Bartlett.

En mayo, el New York Times informó sobre un distrito escolar en Arizona que ha reclutado a más de 50 docentes de Filipinas desde 2015. The Times vinculó el reclutamiento extranjero con las preocupaciones sobre el salario de los docentes: los educadores de todo el país protestan por los bajos salarios y las malas condiciones laborales , los de países con bajos costos de vida pueden ver los salarios de enseñanza estadounidenses como una bendición.

Sin embargo, los reclutas de Arizona están empleados con visas J-1. A diferencia del H-1B, la visa J-1 es un programa temporal que fomenta el intercambio cultural; no ofrece ningún camino a la residencia permanente.

Es en parte por lo que Bartlett cree que apoyarse en maestros extranjeros puede plantear problemas para los mismos maestros, los estudiantes y la profesión docente en general.

“La alta rotación de maestros conduce a niveles más bajos de logro estudiantil. Si continuamos viendo a estos maestros como un impedimento a corto plazo y les permitimos entregar a altas tasas, vamos a afectar la oportunidad para los estudiantes de bajos ingresos con las mayores necesidades”, dijo Bartlett.

Enseñanza de alto riesgo

La promesa de un salario más alto fue una de las razones por las que Terán llegó a Dallas.

Tenía experiencia enseñando tanto en México como en el extranjero. Pero incluso en su trabajo enseñando en una escuela privada en la Ciudad de México -por el que recibía una compensación de alrededor de $ 1,000 por mes, era mejor que la mayoría de los salarios de docentes- tenía que buscar trabajo adicional como tutor privado para poder subsistir.

“La enseñanza en México es un trabajo muy, muy mal pagado”, dijo. “Si estás enseñando, siempre tienes que preocuparte por trabajar extra para que puedas pasar el mes”.

Terán ahora gana tres veces más de lo que solía. Cuando se mudó a Texas, compró un auto nuevo de agencia y pudo pagarlo en seis meses.

“Eso era algo que nunca hubiera podido hacer en México”, dijo.

Hoy, Terán enseña segundo grado, en un salón de clases donde el 100 por ciento de los estudiantes son latinos y la mayoría habla su lengua materna.

“Texas se siente un poco como México”, dijo.

Carlton, dijo que el distrito típicamente recluta maestros internacionales con experiencia. Antes de que un maestro pueda obtener una visa H-1B y ser contratado, el distrito tiene que demostrar que el maestro cumple con todos los requisitos para el trabajo, que incluyen aprobar los requisitos estatales de certificación, y que el distrito ha intentado pero no puede encontrar un maestro estadounidense para llenar el puesto.

Después de que se agoten los seis años de elegibilidad para la visa, el distrito tiene la opción de patrocinar a los maestros para la residencia permanente si han demostrado su valor y se han calificado como competentes en las evaluaciones de los maestros. Esos consisten en observaciones en el aula, crecimiento de la puntuación de la prueba del estudiante y, en algunos casos, evaluaciones de los maestros por parte de los estudiantes.

Los maestros de todo el país desde hace mucho tiempo han rechazado la noción de evaluaciones de alto riesgo, una práctica que puede significar recompensas o castigos basados ​​en el rendimiento o el crecimiento en los puntajes de los exámenes de los estudiantes. Pero para Terán y otros como él, lo que está en juego es algo más: las evaluaciones podrían literalmente determinar su capacidad para permanecer legalmente en los Estados Unidos.

“Me preocupa mi desempeño”, dijo Terán. “Es imposible no pensar en eso. Importa no solo para mi residencia, sino también porque afecta mi salario. Afecta todo”.

Sin embargo, por el momento, Terán se siente afortunado de tener un trabajo y un hogar. Le gustaría quedarse en Dallas, dijo, si el distrito quiere conservarlo, y las políticas que rigen su visa no cambian.

“Sé cómo cambia la vida, así que trato de no pensar demasiado en el futuro”, dijo. “Solo trato de dar lo mejor de mí hoy y planificar lo que sí puedo planificar”.

Leer siguiente