In Partnership with The 74

Padres latinos impulsan su influencia política estando involucrados en la educación de sus hijos, dicen los expertos

Esmeralda Fabián Romero | August 8, 2018



La familia de Romulo Avelica, un padre que fue arrestado frente a la escuela autónoma de su hija en marzo pasado, en una manifestación en Los Ángeles para pedir su liberación de un centro de detención.

A medida que los problemas de inmigración llevan a más latinos a un activismo político, la educación es una gran oportunidad para que los padres latinos ejerzan una influencia considerable.

Un panel de expertos en educación en una convención nacional el pasado fin de semana en Miami coincidió en que los padres latinos  han pasado de permanecer en silencio sobre asuntos políticos a convertirse en una voz importante en la escena política en reacción a las políticas de inmigración hostiles.

Pero aún tienen que lograr convertirse un grupo de votantes determinante.

El voto latino no fue un factor determinante en las últimas elecciones presidenciales y lo más probable es que no sea en las elecciones de mitad de período de noviembre, dijo uno de los panelistas. Pero la educación es un área donde los latinos pueden intensificar y tener un gran impacto en sus comunidades locales.

El superintendente escolar de Miami-Dade, Alberto Carvalho, quien lidera el cuarto sistema escolar más grande del país, predominantemente latino, lamentó que la educación no sea tratada por el presidente Donald Trump ni se aborde como un derecho fundamental en este país.

“Es vergonzoso que la educación, por primera vez en décadas, no haya sido un factor memorable en las últimas elecciones. Tengo la esperanza de que el activismo local inspire a la gente a avanzar en la noción de que la educación y la política pública son parte de la misma moneda. Una sufre cuando el otro no funciona”, dijo Carvalho.

Carvalho fue uno de los tres panelistas que discutieron “El poder de la reforma educativa como un tema político en 2018, 2020 y más allá para los latinos” durante la convención anual de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos. El panel fue patrocinado por la Walton Family Foundation y moderado por Kathy Moore, editora ejecutiva de The 74.

Dijo que se siente decepcionado de que la conversación nacional haya pasado de la separación inhumana de familias en la frontera y menores no acompañados al furor político por Trump y Rusia, lo que “evita que la conversación realmente se refiera a los problemas que afectan a los niños en particular en todo el país”. ”

Pero en lo que los panelistas estuvieron de acuerdo es en que las familias latinas ahora están intensificando su influencia en la educación. Ya no solo están activos como voluntarios en sus clases, sino que se están involucrando en el proceso de mejorar la educación de sus hijos y sus escuelas.

“No es suficiente y estar activo en las escuelas de sus hijos. Ahora tiene que ir a las reuniones de la junta y luchar por la elección de puestos directivos escolares, hablar con su superintendente… Estamos viendo a las comunidades latinas asumir ese desafío y estar a la altura de las circunstancias. Estos son solo los primeros pasos”, dijo Yannell Selman, fundadora y directora ejecutiva de P.S. 305, una organización sin fines de lucro con sede en Miami que organiza a las familias para participar en la educación de sus hijos.”Ahora, debido al clima hostil, permanecer en silencio no es una opción”, dijo Selman, explicando que culturalmente los latinos, particularmente los padres, solían guardar silencio porque se sentían seguros si no eran visibles. Pero después de sentirse amenazado por las políticas de inmigración de Trump, “pasó de ‘no es seguro decir algo’ a ‘no es seguro no decir nada'”, dijo.

Carvalho señaló que el papel del gobierno federal sigue siendo muy importante y que los estados deben estar bajo la “atenta mirada” de la autoridad federal.

“La gente piensa que el autobús (el gobierno federal) está roto. El autobús no está roto, el conductor está roto “, dijo, en una clara referencia a la administración Trump.

Otro panelista, Evy Valencia Jackson, una activista de educación con sede en Denver, dijo que a pesar del bajo número de latinos que participan en las urnas, su participación política podría mejorar significativamente la educación de los latinos.

“Es importante quién es elegido y quién no, a quién responsabilizamos de que los estudiantes (latinos) tengan la oportunidad de ir a la universidad”, dijo Valencia Jackson. “Los padres tienen que despertarse y ser políticamente activos y decir que esto tiene que cambiar”.

Si bien el número de latinos a nivel nacional que van a la universidad está aumentando lentamente, todavía no se están graduando de la universidad al mismo ritmo que sus compañeros. En 2016, el 47 por ciento de los graduados de escuelas secundarias latinas de entre 18 y 24 años se inscribieron en la universidad, pero solo el 15 por ciento se graduó de la universidad, según el Pew Research Center. En comparación, alrededor del 41 por ciento de los blancos completaron la universidad.

Las tasas de abandono de la escuela secundaria de los latinos también son más altas, con un 10 por ciento en 2016, en comparación con un 6 por ciento del promedio de todos los estudiantes.

La editora ejecutiva de The 74, Kathy Moore, a la izquierda, dirige un panel en la convención anual de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos el 21 de julio en Miami. Los panelistas son, desde la izquierda, el Superintendente de las escuelas de Miami-Dade Alberto Carvalho, la activista de educación en Denver Evy Valencia Jackson y Yannell Selman de P.S. 305, una organización de impulso a los padres en Miami.

Los panelistas también acordaron que la representación latina entre los educadores debería ser un aspecto clave en la conversación sobre la reforma educativa.

“Predominantemente en las comunidades latinas, aún el liderazgo no es representativo de los maestros y estudiantes y la representación en todos los niveles, y eso tiene un tremendo impacto social en el niño”, dijo Carvalho.

Dijo que el sistema de escuelas públicas de Miami-Dade no tiene ese problema porque casi la mitad de sus profesores son latinos. Alrededor de 20,000 maestros latinos enseñan a los 354,000 estudiantes del distrito, de los cuales más del 70 por ciento son latinos. Dijo que otros distritos similares deberían ser tan activos como Miami-Dade en reclutar latinos.

Valencia Jackson dijo en algunas partes del país, como Denver, eso no es una tarea fácil.

“En primer lugar, es difícil para los latinos ingresar a la profesión docente, porque no es una profesión bien remunerada”, dijo. “Cuando les dije a mis padres que quería ser maestra, mi padre me dijo que la única forma en que podía tener una vida mejor era ganar más dinero como abogada o doctora, no como maestra”.

Selman dijo: “Estoy entusiasmada por los esfuerzos, a nivel nacional, de líderes y organizaciones educativas que se centran exclusivamente en elevar las oportunidades educativas de los negros y los latinos y tener más latinos en puestos de liderazgo. La pregunta es cómo hacemos esto sistémicamente, no solo como una anecdóta”.

Carvalho argumentó que “mucho de lo que se escucha sobre la reforma educativa es impulsado por fundaciones bien financiadas y específicas del valor que a menudo promueven una reforma educativa que no se basa en estudios, sino que se basa en sus propias creencias”.

“Hay una gran diferencia entre usar palabras para avanzar en la reforma educativa y, en realidad, enseñar a los niños”, dijo. “A pesar de las elecciones, debería haber un foro a nivel nacional para abordar realmente lo que indican las investigación, lo que está funcionando, dónde está funcionando, es replicable, especialmente en partes donde los distritos son similares”.

Los panelistas también acordaron que se necesita hacer más responsabilidad a las escuelas charter autónomas.

“Tengo experiencia en charters en Florida y el norte de California, dos sistemas muy diferentes, pero muchas veces veo que falta algo en la rendición de cuentas para las escuelas chárter”, dijo Selman.

“La libertad de elegir una escuela opción ha demostrado ser buena. Pero esas opciones deben sujetarse a la rendición de cuentas y regulaciones”, dijo Carvalho.

El distrito escolar público de Miami-Dade fue el primero en tener un sistema de escuelas chárter administrado por el distrito, supervisado por la junta escolar del distrito. Actualmente, hay 130 escuelas autónomas en el distrito, a las que asisten más de 64,000 estudiantes en los grados K-12, que representan más del 18 por ciento de la matriculación total del distrito.

“La idea de la innovación de las escuelas autónomas es realmente poderosa. Creo que han creado una competencia saludable. Nada es perfecto, pero creo que es por eso que tienes funcionarios estatales y locales para regular las escuelas “, dijo Valencia Jackson.

Dijo que su esposo y la madre de su esposo asistían a la misma escuela pública tradicional en el suroeste de Denver y que si no hubiera sido por una escuela charter que se abriera en el vecindario, su sobrino, la tercera generación de la familia, habría tenido que asistir al la misma escuela de bajo rendimiento.

“El hecho de que haya opciones de calidad en ese vecindario es fundamental, y si resulta ser una escuela charter, genial”, dijo. “Lo importante es que haya otras opciones de buena calidad”.

Leer siguiente