In Partnership with The 74

Viviendo a la sombra de la deportación: Cómo una escuela charter en Los Ángeles desafía a las leyes de inmigración por sus alumnos

Mark Keierleber | August 20, 2018



Ana Ponce es directora ejecutiva de Camino Nuevo, una red de escuelas charter de Los Ángeles donde la mayoría de los niños provienen de familias inmigrantes. (Cortesía: Camino Nuevo)

Cuando Ana Ponce conduce por la autopista entre Los Ángeles y San Diego, vuelve a su mente un recuerdo de su niñez. La noche que estuvo encerrada en una habitación fría, los sonidos de llanto y el temor de estar perdida.

Nacida en México, Ponce se mudó a los EE. UU. cuando tenía 4 años y desde entonces, siendo una niña indocumentada en Los Ángeles, sabía que su familia no era bienvenida. Aún así, la familia realizó frecuentes viajes al otro lado de la frontera para visitar a familiares en México. Tenía 7 u 8 años cuando tomó el camino hacia el sur para las vacaciones con su tía, y la atraparon. Las autoridades de inmigración los arrestaron, los metieron en un centro de detención durante la noche y los llevaron en un autobús con destino a Tijuana a la mañana siguiente.

“Mi tía no sabía la dirección de nuestra familia en Tijuana y temía que nos perdiéramos, y que no supiéramos cómo regresar, y que mi familia no supiera cómo encontrarnos”, dijo Ponce, quien tiene 49 años de edad y es ahora ciudadana estadounidense naturalizada.

Todo salió bien al final. Los familiares se reunieron con ellos en el punto de entrega del autobús en México y, poco después, regresaron al norte a su casa en Los Ángeles.

Varias décadas más tarde, Ponce es la directora ejecutiva de Camino Nuevo, una red de escuelas autónomas o charter donde la mayoría de los niños provienen de hogares de inmigrantes. A medida que la administración de Trump intensifica las detenciones y la aplicación de la ley fronteriza sigue siendo un tema candente, las deportaciones y el trauma que causan a los jóvenes han regresado a la vida de Ponce.

Desde que algunos padres han compartido con la escuela acerca de las deportaciones de sus esposos o esposas el año pasado, la red de escuelas charter ha estado luchando para ayudar a las familias a las que sirven. Camino Nuevo tiene ocho campus que atienden a aproximadamente 3,600 estudiantes desde el preescolar hasta la secundaria. Aunque las escuelas no preguntas a sus estudiantes sobre su estado migratorio, alrededor del 90 por ciento de los niños entran como aprendices del idioma inglés, dijo Nicole Brown, la directora en el campus Kayne Siart de Camino Nuevo.

Bajo el presidente Trump, la aplicación de la ley de inmigración ha captado la atención de los líderes educativos de todo el país, particularmente en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles. Es probable que las conversaciones sobre la aplicación de la ley de inmigración continúen a medida que los estudiantes regresen a clases este otoño después de un verano en el que miles de niños indocumentados fueron separados de sus padres. En julio, la junta escolar de Los Ángeles votó unánimemente para denunciar la separación de la familia en la frontera, y prometió brindar apoyo emocional y legal a cualquiera de los estudiantes de la ciudad afectados por la política.

Los educadores de todo el país han tenido preocupaciones similares. En una pequeña comunidad de Nebraska a principios de agosto, los maestros abrieron una escuela primaria que había estado cerrada durante las vacaciones de verano para albergar a los niños después de que los agentes de inmigración realizaran una serie de redadas en varios sitios de trabajo en la ciudad.

“Vivimos en un estado de miedo que no había experimentado en mucho tiempo, como inmigrante, como latina, como persona de color en este país”, dijo Ponce. “Nuestras familias necesitan sentirse seguras, y necesitan sentir que las estamos apoyando, y necesitan saber que vamos a estar aquí con ellas. Tenemos que hacernos responsables del miedo con el que viven “.

Apoyando a las familias

Para una familia de Camino Nuevo, sus peores temores se hicieron realidad justo después del año nuevo. Fue a principios de enero cuando Carmen, la madre de siete niños nacidos en Estados Unidos, le dijo a Brown que su esposo acababa de ser deportado.

Iba camino a su trabajo instalando gabinetes de cocina cuando las autoridades de inmigración lo recogieron en una redada en la parada de autobús en la madrugada, dijo Carmen, de 45 años, quien pidió que no se usara su nombre completo. Este año, sus cuatro hijos más pequeños están inscritos en Camino Nuevo.

Apenas unas horas después de haber sido detenido, el padre fue deportado a su natal México, más de dos décadas después de que él y su esposa inmigraron a los Estados Unidos en busca de oportunidades de trabajo y para que sus hijos pudieran asistir a la universidad. Cuando Carmen fue a recoger a sus hijos de la escuela esa tarde, Brown notó que estaba llorando.

“Inmediatamente me dijo: ‘OK, ven a mi oficina y relájate'”, dijo Carmen, que en ese momento era una madre ama de casa. Con el sostén de la familia deportado, las necesidades básicas como la comida escasearon. Rápidamente, Brown saltó a la acción.

Nicole Brown, la directora en el campus Kayne Siart de Camino Nuevo. (Cortesía: Camino Nuevo)

Todos en la escuela fueron informados de la situación. La escuela publicó una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe para ayudar a cubrir los gastos de manutención de la familia. Después de hacer circular la petición entre la comunidad escolar, la campaña recaudó $ 13,000 – $ 3,000 por encima de la meta.

“Pude pagar el alquiler de enero, febrero, marzo, abril y mayo” hasta que pude conseguir un trabajo, dijo Carmen. “Fue un momento muy, muy difícil para nosotros, pero estoy muy agradecida con la escuela, la forma en que nos apoyaron a nosotros y a mis hijos. Ellos están muy agradecidos también “.

Para Carmen y otras familias en situaciones similares, los líderes escolares abordaron el trauma experimentado tanto por los estudiantes como por sus padres.

El consejero escolar y el coordinador de servicios estudiantiles y familiares encabezaron los “círculos comunitarios” para que los estudiantes pudieran analizar sus circunstancias. Su equipo de salud mental ofreció consejería.

Los talleres “Conozca sus derechos” ofrecieron a los padres información sobre cómo evitar problemas con las autoridades de inmigración y sobre cómo navegar el sistema si alguna vez terminan bajo custodia. En caso de que las autoridades los recogieran, los padres recibieron instrucciones de como crear planes para sus hijos. Camino Nuevo también mantiene una hoja de consejos del Centro Nacional de Leyes de Inmigración en su sitio web para informar a los padres de sus derechos, junto con una hoja informativa del Departamento de Seguridad Nacional que dice que los funcionarios no se dirigirán a las escuelas y otros “lugares sensibles” para su cumplimiento.

Incluso en las calles de Los Ángeles, dijo Ponce, los líderes escolares están atentos a la actividad de inmigración. Cuando un rumor por internet sobre redadas circuló recientemente entre las familias, Ponce instruyó a un líder de la escuela para que investigara. Cuando el líder de la escuela no observó señales sobre la presencia de inmigración, los educadores aseguraron a las familias que estaban a salvo.

Si se enfrenta a las deportaciones familiares, es importante que la escuela esté al frente, dijo Brown, la directora de Kayne Siart. “Afortunadamente, pueden surgir más soluciones”, dijo, “o al menos las personas sienten que no están solas”.

En última instancia, la deportación del esposo de Carmen provocó que otros padres presentaran sus propias experiencias con el cumplimiento de la ley de inmigración, lo que ayudó a poner el tema en perspectiva. Los líderes escolares enfrentaron un “control de la realidad”, dijo Cristina González, coordinadora de servicios estudiantiles y familiares de Kayne Siart. Los funcionarios escolares se dieron cuenta de que carecían de los recursos para manejar el alcance del problema.

Si bien muchas familias compartieron sus experiencias con los líderes escolares, Brown dijo que la no todos se sienten cómodos siendo abiertos sobre sus situación, como sistema escolar independiente que recibe fondos públicos, las escuelas están conectadas con el gobierno. “Sé que hay más ejemplos de [esto] que suceden y la gente simplemente no se siente cómoda compartiendo su situación”, dijo Brown.

A medida que comienza el año escolar, ese es un problema que Camino Nuevo espera abordar. Ahora, dijo Brown, los líderes escolares están trabajando para comprender mejor el tamaño del problema “y no asumiendo que si no escuchamos nada, todo está bien”. Mientras tanto, la red planea realizar talleres más frecuentes sobre “Conozca sus derechos” y está considerando ofrecer más sesiones de asesoramiento grupal ya que la demanda excede la disponibilidad actual de los consejeros.

Ponce dijo que es crucial que los niños lleguen a la clase listos para aprender, pero el trauma puede ser un obstáculo. Ella dijo que todavía tiene miedo cuando pasa por el centro de detención entre Los Ángeles y San Diego. A medida que los funcionarios de la red de escuelas chárter aumentan los esfuerzos para apoyar a los niños inmigrantes, ella dijo que es importante que su personal reconozca el trauma y las formas en que puede afectar el aprendizaje de los estudiantes.

“Obtener una educación no se trata solo de lo académico, se trata de crear un entorno que les permita a los niños aprender. A menos que participemos con ellos, no van a venir a la escuela listos para aprender “, dijo Ponce. “Necesitamos dar la cara por nuestros niños, tenemos que hacernos presentes ante nuestras familias, de la forma que no lo habíamos tenido que hacer antes”.


Este artículo ha sido publicado en colaboración con The 74.

Leer siguiente