In Partnership with The 74

UTLA buscaba el apoyo de padres inmigrantes para la huelga de maestros, lo que ellos quieren saber es: ‘¿Cómo eso garantiza una educación de alta calidad para nuestros hijos?’

Esmeralda Fabián Romero | September 11, 2018



Padres del Concilio de Liderazgo de CARECEN reunidos el lunes en la sede de la organización para discutir sus opciones tras una posible huelga de maestros.

¿Qué haremos con nuestros hijos si los maestros se van a huelga?

Para encontrar respuestas a esa pregunta, cerca de dos docenas de padres de escuelas públicas se reunieron el lunes por la mañana en una prominente organización comunitaria latina en el centro de Los Ángeles. Invitaron a un representante sindical de maestros a su reunión para que pudieran obtener más información sobre por qué los maestros de LA están planeando una huelga y qué pasaría con sus hijos.

Pero lo que escucharon los dejó confundidos y a muchos de ellos frustrados.

“Queríamos saber más acerca de sus demandas, pero todo lo que escuchamos es que quieren que nos comprometamos para apoyarlos en la huelga. Pero ellos cómo se están comprometiendo con nuestra comunidad, con los padres y con los niños. Si están preparados para apoyar a nuestros hijos si se van a la huelga durante esas dos semanas, ellos no nos pudieron decir nada de eso”, dijo Juventina Hernández, cuyos nietos asisten a las escuelas del LAUSD, después de la presentación de al menos una hora de duración. Ilse Escobar, representante de la comunidad United Teachers Los Angeles, en la sede central de CARECEN.

“Estuvimos aquí para estar informados y analizar la situación, pero ella (la representante del sindicato) dijo que estaban analizando, eso no nos dice nada” agregó Hernández. “Nos interesa la educación, lo que van a perder nuestros hijos no va a ser repuesto.”

Azucena González, madre de dos estudiantes de la escuela John Marshall High School, dijo que la presentación se centró en “convencernos para que les brindemos nuestro apoyo, lo que ellos piden, lo que les conviene. Eso es todo lo que escuchamos”.

González dijo que deseaba haber escuchado un compromiso recíproco del sindicato de maestros para mejorar la calidad de la educación en las escuelas de Los Ángeles y no solo pedir el apoyo de los padres ahora que planean la huelga.

Margarita Gilley, que tiene un hijo en la preparatoria Miguel Contreras, dijo que el sindicato “ven ellos la necesidad de nosotros y luego nos traen con una bola de mentiras, nos llevan donde ellos realmente quieren llegar a base de mentiras. No mire (de la presentación) algo que realmente fuera la necesidad de nosotros, todo lo hacen a su favor. Me da gusto que muchas de nosotras no firmamos su petición”.

Los padres son miembros del Concilio de Liderazgo de Padres de CARECEN, una organización comunitaria que sirve principalmente a inmigrantes centroamericanos y latinos en Los Ángeles. En su mayoría los padres que asistieron a la reunión del lunes, que se llevó a cabo en español, son inmigrantes y tienen hijos, sobrinos o nietos en las escuelas del distrito en el área de Belmont; solo una de ellas tiene una hija que asiste a la escuela charter independiente, Palisades Charter High School.

Ellas dijeron son un grupo unido que se reúne regularmente y a veces viajan juntas a Sacramento para apoyar leyes que impulsan mejorías en la educación publica.

Las madres dijeron reconocieron que en el distrito también hay buenos maestros que merecen mejores condiciones de trabajo, incluyendo clases con menos estudiantes. Es por eso que pidieron escuchar del sindicato de maestros. Llegaron a la reunión dispuestas a escuchar abiertamente sobre la posible huelga de docentes. Pero la mayoría salieron de ahi sin respuestas y con un sentido de frustración.

Alberta Monroy, quien tiene hijos en las escuela Robert F. Kennedy, dijo que la presentación la dejó confundida, ya que en su escuela hay excelentes maestros.

“En parte, siento que lo que los maestros están pidiendo cosas que van a beneficiar a nuestros hijos. En la clase de mi hijo, hay 40 estudiantes, eso es demasiado para una clase. Los maestros tienen dificultades para enseñar una clase tan grande. Pero, por otro lado, no estoy segura de si deberían contar con mi apoyo o cómo esta huelga garantizaría una educación de alta calidad para nuestros hijos”.

González dijo que asistió a la reunión con ganas de aprender sobre el aumento salarial que los maestros están pidiendo, cuánto sería y por qué. “No escuchamos nada de eso. Ni siquiera escuchamos qué porcentaje de reducción de clase están pidiendo”.

La representante sindical dejó una petición para que los padres la firmaran que decía: “Quiero unirme al movimiento para mejorar nuestras escuelas con nuestros maestros”. De la más de una docena de padres que se quedaron después de la presentación para hablar con LA School Report, ninguno había firmado la lista con su información. Dijeron que solo cuatro personas habían firmado en apoyo antes de que Escobar se fuera con la lista.

Ademas expresaron su molestia cuando se dieron cuenta de que antes de que comenzara la reunión, Escobar le dijo a la organizadora de CARECEN que no daría su presentación a los padres si la reportera de LA School Report estaba presente. No hubo otros medios presentes.

Susana Zamorano, coordinadora de liderazgo para padres y organizadora de CARECEN, aclaró que la organización “no tiene posición a favor o en contra de la huelga”. Esta reunión fue organizada a solicitud de los padres y tiene solo un objetivo informativo “, dijo después de la reunión, cuando la mayoría de los padres optaron por permanecer en la sala durante otra hora para hablar con este medio.

“Si hubiera sabido que la representante sindical hizo eso, también nos habríamos marchado. Nadie puede venir y decirnos qué escuchar, qué hacer o qué decir “, dijo Gilley, añadiendo que nada de eso había sucedido antes en sus reuniones.

“CARECEN ha sido un gran apoyo para mantenernos informados y educados sobre cómo podemos ser líderes y mejorar la educación de nuestros hijos”, dijo Gilley.

Los padres le pidieron a CARECEN que coordinara la reunión para encontrar respuestas sobre la posible huelga, porque no han podido encontrar respuestas en sus escuelas, dijo Monroy. “Nos enteramos por las noticias que quieren ir a la huelga, hemos tenido café con el director y no nos lo han mencionado. Por qué nos lo esconden. Ahora vine a saber el sindicato, qué plan tiene para nuestros hijos?”

Rocío Campos, quien tiene un hijo en Miguel Contreras, dijo que la presentación de UTLA se centró en el salario del superintendente del distrito, las reservas presupuestarias del distrito y el aumento salarial de 174 por ciento que recibieron los miembros de la junta escolar el año pasado.

“La razón por la que estamos aquí hoy fue para saber por qué planean ir a la huelga. Lo que escuchamos es que el distrito está recibiendo una gran cantidad de dinero y cuestionan dónde está ese dinero, con lo cual estoy de acuerdo, pero lo que realmente estoy a favor es de que los maestros brinden enseñanza de alta calidad en nuestras escuelas,” dijo Campos.

Campos señalo además que, “la presentadora, Ilse, dijo que los maestros no reciben el pago por su trabajo extra, en mi caso por lo menos yo sé que eso es mentira, porque mi escuela tiene un presupuesto para pagarle a las maestros por su tiempo extra, nada es de a gratis”, dijo Campos, quien es parte del concilio de padres de su escuela.

González dijo: “No escuchamos sobre el aumento que pide el sindicato y no solicitaron nuestra opinión, de la misma manera que los miembros de consejo no nos preguntó si aceptamos su aumento. Sin embargo, un maestro merece un aumento ya que están tratando con nuestros estudiantes en el aula”.

UTLA está “hablando de políticos, el dinero del superintendente, que realmente no me interesa su dinero personal. Si vamos a cuestionar el dinero, entonces deberíamos pedir una auditoría a la junta escolar y también al sindicato “, dijo Campos. “¿Dónde está todo ese dinero? La mayoría de nuestras escuelas, públicas, chárter, no tienen suficiente dinero, recursos suficientes”.

UTLA y el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LASUD) están en punto muerto después de más de un año y medio de negociación. A fines del mes pasado, el 98 por ciento de los miembros del sindicato votaron para autorizar a UTLA a convocar una huelga. Los líderes de UTLA en su reunión del 5 de septiembre votó para aprobar la transferencia de hasta $ 3 millones del fondo de huelga del sindicato a su fondo general con el fin de estar listo para su uso inmediato. El sindicato de maestros y el distrito escolar tienen fecha para tener un proceso de mediación legal el 27 de septiembre.

El sindicato niega que se haya establecido una fecha de huelga,, pero un docente y un representante sindical dijeron a Los Angeles Times que se había fijado una fecha de huelga para el 3 de octubre.

“Las protecciones que los maestros obtienen del sindicato es lo que afecta a los estudiantes porque no importa cuál sea la calidad de la enseñanza el docente permanece allí, protegido. Sin embargo, no estoy en contra de la lucha de los maestros para obtener mejores condiciones, pero no aclararon específicamente lo que están pidiendo “, dijo González. “La junta tampoco aclara por qué necesitan mantener las reservas del distrito. Necesitamos que se nos informe”.

Julia Venegas, cuya hija se graduó del LAUSD y ahora asiste a Cal State Northridge University, dijo: “Aquí solo somos docenas de padres, pero hay miles de familias que ni siquiera conocen la posibilidad de una huelga, si ambos padres trabajan tiempo completo, ¿qué van a hacer con ellos? Es por eso que estuvimos aquí, para conocer las opciones que tienen esas familias y qué opciones ofrece el sindicato para ellos. Pero no escuchamos nada de eso”, dijo.

“Si ocurre la huelga, nosotros los padres lo que queremos saber es qué podemos hacer para que nuestros hijos no se vean tan afectados. Que no nos crean tan analfabetos solo porque no sabemos bien inglés. Si no sucede, ¿estamos bien si no tenemos mejoras en nuestras escuelas? Eso es algo que tenemos que analizar y tomar nuestra propia decisión”, concluyó González.

Leer siguiente