In Partnership with The 74

Inmigrantes no ciudadanos de San Francisco tendrán su primera oportunidad de votar el martes, pero la mayoría no lo hará

Taylor Swaak | November 2, 2018



Manifestantes marchando en San Francisco el primero de mayo del año pasado. (Foto: Pax Ahimsa Gethen / Wikimedia Commons)

El martes, San Francisco se convertirá en la ciudad más grande de los EE.UU. en permitir que los no ciudadanos voten en la elección de la junta escolar de la ciudad. Pero solo unas pocas docenas se han registrado ante una retórica anti-inmigrante que se ha intensificado al acercarse las votaciones de medio término.

Hace dos años, los votantes de la ciudad aprobaron el cambio, lo que la convierte en la primera ciudad de California y una de las pocas en todo el país que concede el voto a los no ciudadanos. Los padres, incluso aquellos que están indocumentados, con un niño en el distrito escolar y que se hayan registrado a tiempo podrán votar. Deben ser “residentes de San Francisco que tengan la edad legal para votar, no haber estado en prisión o en libertad condicional por una condena por delito grave”, según la Junta de Elecciones local. Los no ciudadanos no pueden votar en las elecciones estatales o federales.

La medida refleja la historia progresiva de la ciudad de empoderar a los grupos minoritarios. En 1989, San Francisco se convirtió en una de las primeras ciudades de los Estados Unidos en declarar el estatus de santuario para los inmigrantes indocumentados. En 2004, emitió las primeras licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo. También se ha convertido en un líder de la resistencia contra las polémicas políticas federales, demandando al presidente Donald Trump en 2017 cuando amenazó con financiar a las ciudades santuario. Y el demócrata liberal que se espera que se convierta en el próximo gobernador de California, Gavin Newsom, es un ex alcalde de San Francisco que ahora se presenta como el “Lincoln” de esta época.

Permitir que los no ciudadanos voten beneficia a los distritos escolares porque “proporciona una vía para que todos los padres responsabilicen a los miembros de la junta escolar de las necesidades de la comunidad”, dijo Norma García, directora de políticas y promoción de la Agencia de Desarrollo Económico de la Misión con sede en San Francisco, que defensores de los derechos de los inmigrantes.

La carrera de este año en particular se perfila como “un momento histórico”, dijo García. Atrae la atención debido a su campo lleno de gente: 18 personas compiten por tres espacios abiertos: la diversidad de los candidatos y las importantes donaciones de la Asociación de Maestros de California.

Sin embargo, hasta el viernes, solo 52 no ciudadanos se habían inscrito para votar, dijo John Arntz, director del Departamento de Elecciones de San Francisco, a LA School Report. Se cree que alrededor de un tercio de los 54,000 estudiantes del distrito escolar tienen un padre inmigrante, y dos tercios son latinos o asiático-americanos.

“El nivel de imprevisibilidad con respecto a la política nacional sobre inmigración ha creado temores que pueden ser injustificados, pero depende de los individuos decidir con qué se sienten cómodos”, dijo García.

Registrarse para votar como no ciudadano viene con advertencias: la información personal, como el nombre y la dirección de una persona, puede ser “obtenida por Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y otras agencias”, según un aviso en el sitio web del Departamento de Elecciones. Aquellos que soliciten la ciudadanía también se “preguntarán si alguna vez se ha registrado o votado” en una elección.

Estas advertencias probablemente resonaron con los no ciudadanos a la luz de los titulares recientes. Hasta el miércoles, Trump dijo que se podrían desplegar hasta 15,000 soldados a la frontera sur de los Estados Unidos para bloquear la llegada de miles de migrantes. Esto sigue a las revelaciones a mediados de año de las separaciones de padres e hijos inmigrantes y las amenazas del presidente de deportar a inmigrantes indocumentados sin el debido proceso.

Trump también se ha dirigido a inmigrantes que se encuentran legalmente en los EE.UU., Como los trabajadores extranjeros calificados y aquellos que anteriormente estaban protegidos, como los estudiantes indocumentados. Justo una semana antes del Día de las Elecciones, propuso terminar con la ciudadanía por nacimiento para los niños nacidos en los EE.UU. a padres indocumentados.

“Las familias tienen miedo; esta semana es la ciudadanía por derecho de nacimiento, antes de que se tratara de separaciones familiares “, dijo Nick Melvoin, vicepresidente de la junta escolar del Distrito Unificado de Los Ángeles (LAUSD), que ha estado siguiendo el hito de la votación en San Francisco. “No me sorprende que las familias indocumentadas, especialmente, no quieran presentarse”.

Muchos legisladores del estado de California han denunciado la decisión de San Francisco de permitir que los inmigrantes indocumentados voten. La Cámara de Representantes de los EE.UU., que incluye a casi 50 demócratas, aprobó de manera abrumadora una resolución el mes pasado que dice: “Permitir a los inmigrantes ilegales el derecho al voto devalúa la franquicia y disminuye el poder de voto de los ciudadanos de los Estados Unidos”. Hay al menos 40,000 inmigrantes indocumentados en San Francisco.

A pesar de los bajos números de registro, la ciudad está gastando $ 285,000 proyectados tanto para desarrollar un sistema de registro para no ciudadanos como para llevar a cabo actividades de divulgación, de acuerdo con las estimaciones de Arntz. No hubo “un número determinado de votantes esperados”, escribió en un correo electrónico.

Aunque los padres que no son ciudadanos no están abarrotando las encuestas este año, García enfatizó que “no refleja la voluntad de los padres de estar tan involucrados como sea posible” en la educación de sus hijos.

Hay otras cosas que los padres pueden hacer incluso si no votan, dijo García. Pueden mantenerse en contacto con los maestros y directores de sus hijos, asistir a las reuniones de la junta escolar para “hablar sobre los temas que les interesan” y comunicarse con el supervisor de distrito si tienen alguna inquietud. Pueden asociarse con otros padres.

Y muchos lo hacen, dijo ella. “Su nivel de compromiso cívico es realmente notable”.

Melvoin, de la junta escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, considera que los “padres activamente comprometidos” son esenciales para mejorar las escuelas. Y a pesar de que la elección de San Francisco atrae a tan pocos no ciudadanos, le dijo al Informe Escolar de Los Ángeles que le gustaría ver a Los Ángeles también intentarlo.

“Dado que hay pocos servicios públicos más importantes que las escuelas públicas, esas familias deben tener voz”, dijo. “California siempre ha estado a la vanguardia de la política progresista … y [LA es] una ciudad que ha abrazado nuestra herencia inmigrante y la población inmigrante “.

Las discusiones formales de la junta sobre el tema se encuentran en segundo plano, anotó, mientras las tensas negociaciones laborales del LAUSD continúan con United Teachers Los Angeles (UTLA).

El voto no ciudadano no siempre fue una anomalía. Unos 40 estados permiten que los no ciudadanos voten en algún momento en las elecciones locales, estatales o incluso federales entre la fundación del país y la década de 1920. El sentimiento anti-extranjero inspirado por el aumento de la población inmigrante terminó la práctica.

Por ahora, San Francisco, Chicago y al menos 10 ciudades en Maryland siguen siendo las pocas localidades en todo el país que están reavivando el voto de no ciudadanos. Chicago solo permite que los no ciudadanos voten en las elecciones locales del consejo escolar, que no requieren el registro de votantes y no están en toda la ciudad.

Boston está considerando no votar como ciudadano en las elecciones municipales, aunque solo aquellos con residencia legal serían elegibles y cualquier cambio requeriría la aprobación legislativa del estado, algo que San Francisco no necesitaba.

Si bien este podría no ser el momento adecuado en la historia para hacer un progreso sustancial con los derechos de voto de los no ciudadanos, es solo eso, dijo García, un momento.

“Como otros momentos en la historia, seguirá su curso”, dijo.

Los padres que no son ciudadanos, como otros votantes, pueden visitar el Ayuntamiento para registrarse y votar hasta el martes.

Leer siguiente