In Partnership with The 74

‘Tenemos que ser escuchados’ dice Graciela Ortíz mientras da su respaldo a Heather Repenning y promete abogar por la comunidad Latina del sureste del LAUSD

Esmeralda Fabián Romero | April 1, 2019



La concejal de Huntington Park, Graciela Ortíz, izquierda, con Heather Repenning, a quien dio su respaldo oficial  el domingo. (Foto: Michael Pesan/Campaña de Heather Repenning)

Había siete candidatos latinos en la carrera de la Junta Escolar Unificada de L.A. por el escaño del Distrito 5 de la Junta, pero la Concejal de Huntington Park, Graciela Ortíz, fue la única que estuvo cerca de llegar a una segunda vuelta.

Solo 31 votos separaron a Ortíz de la finalista Heather Repenning, pero el miércoles Ortíz anunció que no pediría un recuento y el domingo hizo publico su respaldo a Repenning.

“Este asiento en la cinta escolar no es sobre de qué lado estás. Porque todos tenemos que estar en el mismo lado, del lado de los niños. Los niños en nuestras comunidades del sureste han estado desatendidos durante demasiado tiempo”, dijo Ortíz en el anuncio del domingo en Huntington Park.

Después de agradecer a Ortíz, Repenning dijo: “Deberíamos poner nuestros recursos en las comunidades de mayores necesidades y eso incluye a nuestras mejores personas. Si soy elegido, crearé un programa para incentivar a nuestros mejores maestros, personal escolar y administradores a que se inscriban para servir a los estudiantes en nuestras escuelas con más dificultades”.

En una entrevista telefónica el jueves, Ortíz dijo que quien gane el asiento tendrá que “luchar por la equidad para todas nuestras escuelas y asegurar que tengamos los mismos recursos en todas las escuelas dentro del LAUSD, para todos los niños,” dijo la también consejera escolar.

La carrera de desempate del 14 de mayo será entre Jackie Goldberg, líder en la primaria, una servidora publica de mucha experiencia y ex miembro de la junta directiva del Distrito 5, y Repenning, una ex asesora de la alcaldía de Los Ángeles. Goldberg ganó 48.18 por ciento en la primaria, más de tres veces los votos que obtuvo Repenning.

Repenning obtuvo 13.13 por ciento en la primaria. Ortíz terminó en tercer lugar con 13.03 por ciento. Juntos, sus votos representan solo un poco más de la mitad de lo que Goldberg ganó en la primaria.

“Estoy planeando involucrarme en la elección primaria. Realmente creo que tenemos que ser escuchados en esa junta por alguien que entienda de equidad”, dijo Ortíz en la entrevista. “Estoy realmente orgullosa de la campaña que organizamos. Fue un esfuerzo de equipo. Al principio de la campaña, los miembros de la comunidad me dijeron: ‘Graciela esta ya no es tu campaña, es de la comunidad’ “, dijo Ortíz.

Ortíz dijo que fueron los esfuerzos de la comunidad, particularmente en el sureste, los que la ayudaron a llegar tan lejos a pesar de que estaba siendo superada por “mucho” por las otras dos candidatas. Goldberg y Repenning son de la sección noreste más adinerada y más blanca de BD5, como se conoce al distrito. Ambos están respaldadas por los dos sindicatos laborales más grandes del distrito, que representan aproximadamente 30,000 miembros, cada uno. Goldberg es la candidata respaldada por el sindicato de maestros, y Repenning cuenta con el respaldo del Local 99 de SEIU, que representa a empleados escolares que no son docentes.

Ortíz contó con el respaldo de la Asociación de la Policía Escolar de Los Ángeles, la Asociación de Servicios Estudiantiles y Consejeros de Asistencia y la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales. Muchos funcionarios electos latinos de ciudades del sureste también poyaron a Ortíz durante la primaria, incluido el concejal de la ciudad de Los Ángeles, Gil Cedillo.

“Se trataba de trabajar duro, no rendirse, y eso es lo que hicimos. Estábamos tocando puertas, haciendo llamadas telefónicas todos los días, haciendo todo lo posible para asegurarnos de que nuestra comunidad tuviera voz. Y a pesar de que perdimos, realmente siento que nuestras voces fueron escuchadas “, dijo Ortíz, de 38 años, quien está en su 13vo año trabajando como consejera escolar de tiempo completo en el LAUSD,  actualmente en la preparatoria Linda Marquez en Huntington Park. Es miembro del sindicato de maestros, UTLA.

“Todas las probabilidades estaban en contra de nosotros, estábamos muy gastados, se gastaron millones de dólares en los otros candidatos y no teníamos esa cantidad de dinero. No estábamos ni cerca, “dijo Ortíz..

Ortíz fue la única candidata latina con más contribuciones de campaña. Ella recaudó alrededor de $ 140,000.

Repenning fue la que más fondos recaudo en la elección primaria, recibiendo aproximadamente $ 287,000 en contribuciones directas. El Local 99 de SEIU gastó cerca de $ 1 millón para elegir el Repenning en la primaria. Cerca de $140,000 fueron para derrotar a Goldberg. El defensor de escuelas charters, Eli Broad, también dio $ 100,000 al SEIU Local 99 el día de las elecciones, según reportó el  diario Los Angeles Times.

De cara a la segunda vuelta, Goldberg ha gastado aproximadamente $ 175,000 de los $ 200,000 que recibió en contribuciones de campaña, según los datos de la comisión de ética de la ciudad que se actualizaron por última vez el 5 de marzo. UTLA ha aportado por separado aproximadamente $ 670,000.

Ortíz dijo que completará su mandato como miembro del consejo hasta 2020. Fue electa por primera vez al Concejo Municipal de Huntington Park en 2015 y se desempeñó como alcaldesa en 2016-17, cuando votó a favor de una moratoria de las nuevas escuelas autónomas en Huntington Park. que duró un año.

“Este no es el final para mí. Seguiré abogando por los niños como lo hago a diario como consejera escolar. “Seguiré abogando por la equidad y asegurándome de que todas nuestras escuelas estén totalmente financiadas y asegurándome de que todas nuestras escuelas estén brindando una educación de calidad”, dijo.

“Soy de la comunidad. He estado trabajando mucho por la comunidad durante muchos años. Yo trabajo en las escuelas a diario. Realmente se trata de tener conexión dentro de la comunidad, ser la voz de las personas que no necesariamente saben cómo hablar por sí mismas “, dijo Ortíz. “Creo que no se trataba solo de la campaña. Ha sido todo  trabajo que muchos de nosotros hemos venido realizado durante muchos años por nuestra comunidad”.

Los latinos representan casi el 90 por ciento de la inscripción en BD5, que tiene algunos de los estudiantes más necesitados del distrito y las escuelas con el desempeño más bajo del estado, concentradas particularmente en la sección sureste, que incluye Huntington Park, Maywood, Cudahy y South Gate. La sección noreste cubre barrios más ricos como Eagle Rock, Los Feliz y Silver Lake, donde la participación de votantes tradicionalmente ha sido mayor.

En la última elección del BD5, cuando se eligió a Ref Rodríguez, un latino, para el escaño en 2015, hubo un 7 por ciento de votantes, alrededor de 26,000 personas votaron, y los latinos representaron el 55 por ciento de los que votaron en las elecciones primarias y de segunda vuelta.

Ortíz acredita el apoyo de los votantes del sureste por ir tan lejos como lo hizo en la carrera. “Lo creas o no, pudimos obtener muchos votos en el sureste”. Pero ella agregó: “Tenemos que hacer un mejor trabajo en la organización de todos los votantes, y que sí salgan a votar, y punto. Necesitamos votar, necesitamos aumentar el número de votantes. Necesitamos asegurarnos de que nuestros votantes latinos entiendan que su voz sí importa y que su voz sí cuenta “.

Ortíz expresó que no estaba “totalmente preocupada” porque no sea un latino o latina  el que ocupe el puesto como miembro de la junta por el distrito 5. “Quien sea que se convierta en el próximo miembro de la junta, espero trabajar con quien sea para garantizar que tengamos una educación de calidad en todas nuestras comunidades”.

En los últimos 24 años, solo dos latinos han ocupado el asiento. Rodríguez fue elegida en 2015 y Yolie Flores en 2007. Flores completó su mandato de cuatro años y Rodríguez renunció después de declararse culpable de cargos políticos de lavado de dinero en julio. Un mes después, la junta escolar aprobó una elección especial para reemplazarlo.

El Distrito 5 tiene la segunda concentración más alta de estudiantes latinos en todo el LAUSD y algunos de ellos tienen padres cuyo estatus migratorio no les permite  votar.

Los padres de Ortíz son inmigrantes de México. Su padre murió cuando ella tenía 6 meses de edad, por lo que su madre tuvo que criarla a ella ya sus tres hermanos como madre soltera en Huntington Park, donde Ortíz creció yendo a las escuelas unificadas de L.A.

“Creo que es realmente importante tener personas que ejecuten y que comprendan las comunidades indocumentadas. Esta es definitivamente una de las comunidades que represento ahora. “No sé qué leyes tendrían que pasar, pero lo que sí sé es que, en mi campaña, en mi equipo, se trata de representar a cualquier persona por igual, ya sea indocumentada o no, todas las familias”.

Ella dijo que algunos miembros de su campaña son indocumentados. “Ya sea voluntario o simplemente correr la voz, eso es importante para mí, que todos están a bordo, brindando esa plataforma y esa oportunidad para que todos tengan esa voz”.

Ortíz dijo que este es un momento crítico para BD5 y para L.A. Unified en su conjunto debido al “rediseño y la reestructuración del distrito y cómo va a funcionar”.

El Superintendente del LAUSD, Austin Beutner, indicó el año pasado que planea transferir la autoridad de la oficina central del distrito y asignarla a las comunidades de las escuelas, aunque aún no ha presentado formalmente el plan. El diario Los Angeles Times informó que el plan de Beutner incluye dividir el distrito en 32 “redes” vecinales.

“Hay muchos cambios dentro del distrito en este momento, donde vamos a tener control local, por lo que debemos asegurarnos de que cuando se inicie la reestructuración del distrito, se satisfagan las necesidades de todos los estudiantes”, dijo Ortíz.

“Muchas veces, las oportunidades simplemente no existen, al igual que cuando estaba creciendo. El cincuenta por ciento de mis amigos no se graduaron de la escuela secundaria “, dijo. “Lo que aprendimos de nuestras experiencias de vida es que muchas veces tenemos que trabajar 100 veces más duro. Eso es lo que hicimos, eso es lo que hacemos “.

Ortíz se graduó de UCLA y tiene una maestría en trabajo social de la Universidad Estatal de California en Long Beach. Ella fue la primera en su familia en ir a la universidad.

En los años transcurridos desde que era alumna del LAUSD muchas cosas han mejorado en las escuelas, dijo, como la sobre población estudiantil  y mayor acceso  a los cursos A-G de preparación universitaria. Ella dijo que la “intervención temprana” y el suministro de las “herramientas adecuadas” para la preparación para la universidad aún son necesarios en el distrito.

“El hecho de que no esté en la segunda vuelta no significa que no vamos a seguir luchando por lo mejor para los niños y mantener esas conversaciones con quien sea elegido. Necesitamos ser escuchados, no solo durante los tiempos de elección, para expresar nuestras preocupaciones y luchar porque  la voz de nuestros estudiantes se escuche”.

Leer siguiente