In Partnership with 74

Por qué es importante la Ley para la Educación Multilingüe de CA: Las políticas, lenguaje y el futuro de Los Ángeles

Conor Williams | November 8, 2016



empty-classroom-desksUna lección de la elección del 2016 es clara: los cambios demográficos de los Estados Unidos son políticamente de mayor importancia ahora que en otras contiendas recientes. Por supuesto, esta nueva diversidad ha estado cambiando durante algún tiempo –en gran parte impulsada por los patrones de inmigración y las bajas tasas de natalidad entre los Americanos nacidos en este país. En 2014, los estudiantes de color se convirtieron en una mayoría de la matrícula en las escuelas del país. Desde 1990, los hijos de inmigrantes constituyen el 100 por ciento del crecimiento en el número de niños pequeños en los Estados Unidos. Casi uno de cada tres estudiantes de Head Start habla un idioma que no es Inglés en casa.

El aumento de la xenofobia revanchista en la campaña electoral – reflejado en la campaña de Donald Trump – tampoco es nuevo.  La preocupación Estadounidense sobre la integración de los inmigrantes es una vieja y cíclica historia. Hasta cierto punto, la elección será un referéndum sobre la forma en que el país debe responder a la creciente diversidad: ¿Son las familias inmigrantes percibidas más como problemas, o en términos de su potencial?

Como corresponde, en California, la temporada de campaña incluirá una trama secundaria – y tal vez un desenlace –  de una de las últimas rondas de la ansiedad Estadounidense causada por la inmigración. En 1998, los Californianos preocupados por una reciente afluencia de inmigrantes aprobaron la Proposición 227, una medida electoral que ordenaba  programas de inmersión en Inglés para casi todos los estudiantes multilingües en el Estado. Este año, mientras el país debate sobre la posibilidad de construir un muro en nuestra frontera sur, los Californianos votarán sobre la Ley de Educación Multilingüe, una nueva iniciativa de votación que actualizará y mejorará la Prop. 227 mediante la expansión de la disponibilidad de modelos de educación bilingüe (incluyendo los programas populares de doble inmersión) para los estudiantes del idioma Inglés.

La nueva iniciativa es el resultado de un proyecto de ley 2014, “The California Education for a Global Economy Initiative” (“The Ed.G.E. Initiative”),  la Iniciativa de la Educación de California para la Economía Global” ( “La Iniciativa Ed.G.E.”),  elaborada  por el Senador Estatal Ricardo Lara (D-Bell Gardens). El proyecto de ley mantiene los programas de instrucción en Inglés y,  a la vez, permite a los padres “elegir el programa de adquisición de lenguaje que mejor se adapte a sus hijos” y requiere que los distritos con un número suficiente de estudiantes del idioma Inglés (ELL por sus siglas en Inglés) para poner en marcha los programas multilingües con el apoyo de los padres. Esta medida sólo tomará efecto si es aprobada por los votantes en Noviembre.

La Iniciativa afectará a un gran número de estudiantes. Un total de 1.4 millones de estudiantes de California están clasificados como ELL, que es aproximadamente el 23 por ciento de la población de estudiantes K-12 del Estado. O, desde otra perspectiva, California matricula alrededor de un tercio de los estudiantes ELL en los Estados Unidos. Antes de la Prop. 227, alrededor del 29 por ciento de los estudiantes ELL del Estado estaban matriculados en la educación bilingüe. Esta cifra se redujo a 11 por ciento en 2000 y es actualmente de alrededor de un 5 por ciento.

Estos niños son los futuros trabajadores, contribuyentes y compradores de vivienda del Estado. “En última instancia,” escribe el demógrafo Dowell Myers de USC, “el camino más factible para una continua prosperidad en California es invertir en la productividad económica de nuestra juventud.”

Por lo tanto: ¿cómo pueden ayudar las escuelas a estos estudiantes jóvenes, multilingües a alcanzar su máximo potencial?

Hay poca evidencia de que dar prioridad a una mayor instrucción en Inglés da mejores resultados para los estudiantes ELL. En muchos casos, son sometidos a cursos de inmersión—con bajo rigor y contenido- y clases ligeras de Inglés-. La investigación muestra que a estos estudiantes les va mejor cuando se les enseña tanto en Inglés como en sus lenguas de origen.  Los programas de educación bilingüe ayudan a los estudiantes ELL a tener acceso a contenidos de alto nivel académico, desarrollar habilidades de pensamiento crítico, aprender Inglés, seguir mejorando su idioma de origen y – sí – ganan más dinero en la adultez.

Algunos de los mejores de estos programas inscriben ambos, tanto estudiantes ELL que hablan un idioma que no sea Inglés en casa y los estudiantes nativos de habla Inglesa. Estas aulas están preparadas para construir el bilingüismo de todos aprovechando las habilidades lingüísticas complementarias de todos los estudiantes. La educación multilingüe es buena para los estudiantes y la comunidad de California.

¿Será aprobada la iniciativa Ed.G.E.? Bueno, muchas cosas han cambiado desde 1998. Las encuestas de salida mostraron que los Hispanos se opusieron a la medida, y hay más de ellos en California ahora. Pero el clima en torno a la educación multilingüe está cambiando también. Steve Barr, el fundador de las Escuelas Públicas Green Dot y las Escuelas el Futuro es Ahora (y candidato a la alcaldía en Los Ángeles) dice que los tiempos han cambiado. “Hemos  tenido un giro dramático en los últimos 15 a 20 años … hay un verdadero atractivo hacia ser multilingüe.”

Barr también señala que la prevalencia de escuelas de alto rendimiento para elección han contribuido a aumentar las expectativas de algunos padres Hispanos de lo que las escuelas pueden ser. “Ahora, en Los Ángeles, puedes encontrar Escuelas Green Dot (y otras escuelas chárter) en casi todos los barrios. Tenemos estos grandes ejemplos “, dice Barr. “Y tenemos toda una generación de activistas. Creo que hay un activismo más vocal que es tan saludable.”

Sin embargo, los padres facultados y las opciones multilingües ampliadas en las escuelas de California son sólo dos piezas del rompecabezas. Patricia Gándara, profesora en UCLA, explica que los efectos de la nueva iniciativa de votación serán limitados a menos que California tenga una postura seria sobre la reconstrucción de la orientación profesional para los maestros bilingües. “Sin los profesores, será imposible tomar ventaja de [la iniciativa electoral],” Gándara escribió en un correo electrónico. “La acreditación anual de maestros bilingües en California ha caído a un tercio de lo que era hace una década. Y los números siguen bajando. Hoy tenemos 85.000 personas que se graduaron de la escuela secundaria en California con un sello de la alfabetización bilingüe. Por qué no estamos despertando su interés en la enseñanza y la enseñanza bilingüe? ”

Este es un gran reto: hay escasez de maestros bilingües en todas partes. Y estas políticas que permitirán a los padres elegir la educación bilingüe “no tiene tracción” (sin dientes) si no hay suficientes maestros para ofrecer esos programas en primera instancia. Si la Iniciativa Ed.G.E. es aprobada, los legisladores de California deben hacer de los programas de orientación profesional para maestros multilingües una prioridad inmediata.

Entonces: qué significa todo esto para nuestro experimento nacional que refleja  cada vez más su numerosa, bella y diversa pluralidad? La prolongada danza del Partido Republicano con la retórica de Trump que despierta el enojo está llevando la campaña en espiral cada vez más lejos del sector de votantes más joven y diverso del cual necesita para recuperar la Casa Blanca en el Otoño. Curiosamente, el ascenso de Trump es en parte prueba – y reacción a – la cambiante demografía de los Estados Unidos. Gran parte de su apoyo ha venido de los estadounidenses blancos que encuentran la creciente diversidad del país inquietante.

Y, sin embargo, como la mayoría de emociones provocadas por el color de la piel de los demás, la energía de Trump – y la de su base de fans – está fuera de lugar.

Los rostros humanos que impulsan estos cambios demográficos – los niños pequeños, muchos de ellos con padres inmigrantes – se entienden mejor como recursos, no como amenazas. Como señala Myers, California y Los Ángeles son afortunados de tener estos estudiantes. Estados que son menos atractivos para los inmigrantes (mi nativo Medio Oeste, por ejemplo) están luchando para mantener sus poblaciones en el presente, que es un mal presagio para sus bases tributarias en el futuro.

Afortunadamente, la Iniciativa Ed.G.E. da a los Californianos la oportunidad de mejorar sus escuelas para los estudiantes ELL y Angloparlantes nativos por igual, incrementando sus oportunidades de ser bilingües. No se trata sólo de ayudar a tener éxito en la escuela; es, como lo plantea el proyecto de ley de Lara, lograr que todos los estudiantes de California “sean más competitivos en una economía global.” Y que – sin duda – es el tipo “recuperación de inversión” basado en el mercado que incluso un tempestuoso, demagogo magnate de bienes raíces de Nueva York puede entender.


This essay was published in partnership with The74Million.org. Conor P. Williams is a senior researcher in New America’s Education Policy Program and founder of its Dual Language Learners National Work Group. Williams is a former first-grade teacher who holds a Ph.D. in government from Georgetown University.

Traducción al Español financiada por The Eli and Edythe Broad Foundation. LA School Report mantendrá el control editorial absoluto sobre el contenido.

Leer siguiente