In Partnership with 74

LAUSD firme en proteger estudiantes indocumentados en sus escuelas

Esmeralda Fabián Romero | November 18, 2016



George McKenna y Mónica García comentando durante la junta en la que fue aprobada la resolución.

George McKenna y Mónica García comentando durante la junta en la que fue aprobada la resolución.

Autoridades del distrito escolar de Los Ángeles (LAUSD) dejaron muy en claro en su pasada reunión oficial que continuarán protegiendo las identidades e información de estudiantes, sus familias y empleados del distrito que puedan verse afectados por cualquier ley ejecutiva futura de inmigración, tras la elección del presidente electo, Donald Trump.

Esto luego de los comentarios públicos que hiciera Trump sobre su intención de deportar hasta unos 3 millones de indocumentados durante los primeros días de su administración. Algo que provocó la ansiedad y la angustia entre la comunidad latina indocumentada, siendo las escuelas las que más han resentido el ambiente de temor.

La resolución  “En búsqueda de la Vida, la Libertad y la Felicidad: Acogiendo la Educación como Pilar del Progreso Democrático”, fue aprobada de forma unánime por los siete miembros de la junta y declara que defendería la información de sus estudiantes “hasta la máxima medida prevista por la ley”.

“Mi oficina ha estado inundada de maestros y consejeros expresando su preocupación y ansiedad por las familias con las que trabajan”, dijo  Steve Zimmer, presidente de la Junta Escolar del LAUSD, quien propuso la resolución en conjunto con la miembro de la junta Mónica García. “Vamos a resolver esto con nuestros servicios inmediatos  y  nuestro personal de intervención. Tenemos que cuidar de nosotros y de los demás”, sostuvo.

Zimmer compartió que visitó junto con la superintendente del distrito Michelle King el School Enrollment Placement and Assessment Center la mañana después de la elección presidencial, y ahí pudieron escuchar de primera mano la angustia de una madre que estuvo en un centro de deportación con su hijos en Texas, y la de un menor no acompañado que llegó de Guatemala.

No existen datos de cuántos de los 665,000 estudiantes  que asisten a este el segundo distrito escolar más grande del país son indocumentados, ya que la policía escolar del distrito tiene prohibido preguntar a los alumnos por su estatus migratorio o el de sus familias.

Sin embargo, un reciente estudio realizado por la Universidad del Sur de California (USC) estimó que 1 de cada 10 estudiantes en el Condado de Los Ángeles estaría indocumentado. Tras la decisión de Plyler v. Doe en 1982, el LAUSD y demás distritos escolares están obligados a brindar servicios educativos a todo menor en edad escolar sin importar su estatus legal.

“Aplaudimos la posición del LAUSD de proteger a las familias indocumentadas y a los estudiantes de cualquier posible cuestionamiento federal bajo la administración del presidente electo Trump”, dijo Oscar E. Cruz, presidente y director general de Families In Schools.

Desde el pasado mes de febrero, el distrito resolvió además que no permitirá que personal de la Agencia de Aduanas e Inmigración (ICE) tenga acceso a alguno de sus cerca de 1,300 campus escolares sin contar con la autorización de la superintendente.

“Las familias y sus estudiantes ya están lo suficientemente nerviosos sin tener que vivir bajo la amenaza de ser alejados de sus hogares. Tenemos que unirnos como comunidad para proteger los derechos de los estudiantes y sus familias del miedo a la deportación. Tenemos una obligación moral de estar de su lado”, agregó Cruz.

De acuerdo con el Instituto de Política Pública de California (PPIC), se estima que el 13% de estudiantes que asisten as escuelas K–12 en California tienen a padre que es indocumentado.

“En términos de educación nos preocupa mucho porque los estudiantes latinos ya de por si enfrentan otras desventajas para sobresalir y ahora se suma un obstáculo más que tienen que enfrentar. Cómo podemos pedirles que den lo mejor de si mismos si ahora tienen que ir a la escuela con miedo”, resaltó Henry Pérez, director asociado de InnerCity Struggle (ICS).

Pérez expresó estar complacido con la decisión del distrito y compartió que su organización y otros líderes comunitarios estarán unidos y vigilantes para proteger a los estudiantes y sus familias dentro de los salones de clase en las escuelas de Los Ángeles y que estas sean un lugar seguro para ellos.

El sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA) también planea comunicarse con las familias a partir del 1 de diciembre a través de medios en español para atender  las preocupaciones de la comunidad.

” Tenemos que encontrar la manera de cómo ayudar, de cómo apoyar a nuestra comunidad. Es importante porque ellos tienen que entender que las escuelas son los lugares mas seguros donde pueden estar y haremos lo que este en nuestras manos para trabajar unidos en esto”, dijo Juan Ramírez, representante de UTLA,  durante la reunion del pasado martes.

Por su parte la superintendente del LAUSD, invitó a los padres, educadores y miembros de la comunidad a aprovechar los recursos que  brinda el distrito a través de su sitio de internet en la sección Post-Election Resources sobre cómo hablar con los niños sobre el tema.

“Nuestras escuelas están utilizando asambleas, diálogos en los salones de clase, actividades a micrófono abierto y programas de justicia restaurativa para promover un foro público seguro para nuestros estudiantes. Sin embargo es crucial que los estudiantes no permitan que los estudiantes dejen que sus sentimientos los descarrile de su educación”, subrayó King.

Leer siguiente