In Partnership with 74

Unidos para el éxito de nuestros hijos

LA School Report | December 14, 2016



Por Erica Valente

Siempre he creído que la educación es el camino hacia adelante para todas las familias. Hace unos años me uní a otras familias en la escuela de mis hijos, 24th St. Elementary, y formé parte de una campaña para traer un cambio en la escuela. Muchos padres de familia, como yo, dieron mucho de su tiempo para mejorar la escuela que estaba dentro del 5% de las escuelas mas bajas de todo el distrito y donde menos del 30% de los estudiantes estaban a nivel de grado en inglés y matemáticas. A pesar de que las probabilidades estaban en contra de nosotros, nos reunimos como padres para ejercer nuestros derechos bajo la ley de Empoderamiento de Padres y exigir un cambio. Para muchas familias, esta fue la primera vez que estaban apoyando públicamente una petición y que estaban saliendo de las sombras para exigir algo mejor para sus hijos. A través del  duro trabajo y la lucha política, pudimos unir nuestra fuerza colectiva y negociar una colaboración histórica entre el distrito y una escuela chárter. Creo que esta campaña y muchos otros esfuerzos recientes dentro de la comunidad latina, han creado más esperanza y optimismo en la comunidad Latina.

Esa esperanza, sin embargo, ahora está siendo amenazada. La noche de la elección, me quedé hasta medianoche para ver los resultados finales. Estaba segura de que Hillary Clinton iba a ganar. En los meses anteriores a las elecciones, mi hija Jessica y yo, ella estudiante en Cal State Northridge ahora, habíamos estado siguiendo las noticias,  leyendo todas las proposiciones y discutiendo los temas para que ella pudiera tomar decisiones bien informadas. Estaba tan orgullosa y llena de esperanza porque fue la primera vez que votó en su vida. Pero a medida que pasaba la noche, yo estaba incrédula de lo que estaba viendo. A medianoche, cuando  ya había entrado la mayoría de los resultados, lloré; estaba en shock. Hillary estaba tan calificada, y Trump había dicho tantas cosas ofensivas y dolorosas – yo estaba segura de que Hillary ganaría.

A la mañana siguiente sentí como si había despertado de una pesadilla. Mi hija Ashley me llamó a las cinco de la mañana, ansiosa por lo que la elección de Trump significaba para las familias inmigrantes, como la nuestra. Ashley es una adolescente que regularmente lee las noticias. Ella me había confiado que estaba asustada por el lenguaje ofensivo de Trump, dirigido a las familias indocumentadas. Ashley estaba enojada cuando Trump dijo que cualquier inmigrante mexicano puede violar la ley y luego tener un hijo aquí y con eso obtener la ciudadanía del país. Lo que esto implica es que los niños como ella, que son ciudadanos estadounidenses, no tienen los mismos derechos y protecciones bajo la ley. Tuve que calmarla y tranquilizarla de que todo estaría bien. Pero la verdad es que no estoy segura de los espera.

Ahora, familias como la mía,  tienen que preocuparse por el acoso, la deportación y si nuestro país continuará dándonos la bienvenida. Aunque estoy  agradecida de que muchos distritos escolares y gobiernos locales estén pasando resoluciones afirmando su apoyo a las familias y los estudiantes, y comprometiéndose a asegurar que los derechos de los estudiantes no serán violados, muchos de nosotros estamos ansiosos. Los próximos cuatro años bajo Trump van a ser de mucho temor para la comunidad latina, especialmente para las familias indocumentadas. Trump ha anunciado públicamente que va a revocar DACA, lo que significa, es que niños como mi sobrino que fue traído aquí a los seis años de edad y solamente conoce Kentucky como su casa, ahora tendrá temor de ser  enviado a un país desconocido. En muchos sentidos, esto se siente como un retorno a la era de Pete Wilson, donde las familias de inmigrantes fueron vistas como un objetivo para tomar ventaja política.

Mi sueño es por otra América. Cuando yo vine de Acapulco, México, tenía 18 años, admiraba los valores y las oportunidades que este país ofrecía. Tuve que dejar la universidad donde estaba estudiando para ser una química bióloga porque mi familia y yo no teníamos los suficientes recursos económicos para que yo fuera una estudiante de tiempo completo, necesitaba trabajar para ayudar a mi familia. Vine aquí idolatrando el sistema educativo, y creí en mi corazón que este era un país construido por inmigrantes y que a diferencia de México, donde la oportunidad está a menudo ligada a clase y dinero, América era diferente. Este país era el lugar donde cualquiera podía trabajar duro y tener acceso a una educación de alta calidad. Todavía creo en la promesa de este país. Debido a nuestro trabajo conjunto en la campaña dirigida por los padres para transformar la Escuela Primaria 24th St., muchos en mi comunidad ahora tienen las herramientas y conocimientos necesarios para organizarse y asegurar que nuestros líderes escuchen nuestras preocupaciones. Sabemos que la organización es nuestro único camino para obtener poder real, y aprendimos cómo construir relaciones, crear estrategias y tomar acción juntos. Los problemas a los que nos enfrentamos ahora son a mayor escala, pero no nos desanimaremos. No importa quién es el presidente, vamos a seguir de pie por nosotros mismos y nuestro lugar en este país. Trabajaremos juntos para luchar por nuestros hijos, nuestras comunidades y nuestras familias.

 


Erica Valente es una madre quien ayudo a dirigir la exitosa campaña parent trigger en la escuela 24th Street Elementary en 2012.

Leer siguiente