In Partnership with 74

Ya armaron su estrategia y ahora líderes comunitarios pelearán por escuelas comunitarias en Los Ángeles

Esmeralda Fabián Romero | December 16, 2016



Support LA School reports year-end campaign. All donations will be matched dollar for dollar.

Angelica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA con estudiantes miembros de la coalición Reclaim Our Schools LA.

Rosa Jimenez, maestra de la escuela UCLA Community School y miembro de Grassroots Coalition for the Schools LA Students Deserve.

Irán de escuela en escuela y de puerta en puerta. La coalición Reclaim Our Schools LA o reclamando nuestras escuelas Los Ángeles, declaró que a partir de ahora esa será su estrategia de lucha para unir miles de padres y estudiantes de Los Ángeles en contra de lo que llamaron la amenaza de la “privatización de las escuelas públicas”,  y para lograr que el distrito escolar unificado de LA (LAUSD) se designe a si mismo como un distrito de “escuelas comunitarias”.

“El mayor temor es que con la nueva administración del nuevo presidente y su secretaria de educación designada Betsy DeVos, el dinero de las escuelas públicas se vaya a los vouchers para escuelas privadas, como se ha hablado. Sabemos que en otras partes del país hay distritos que se han designado como distritos de escuelas comunitarias y eso es lo que queremos que haga la junta escolar del LAUSD para defender nuestras escuelas”, dijo Patricia Castellanos, directora adjunta de Los Angeles Alliance for a New Economy (LAANE), una organización dedicada a promover desarrollo económico y empoderamiento comunitario.

El jueves por la tarde, a esta se le sumaron líderes de otras organizaciones como CHIRLA, ACCE y del sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA), así como padres de familia, estudiantes, catedráticos y educadores en una conferencia de prensa que se realizó en la biblioteca de la escuela Susan Miller Dorsey High School.

John Rogers, profesor de educación de UCLA llamó a dicha reunión un espacio de “esperanza y transformación”. “Estoy orgulloso de ser parte de este momento. Veo que la comunidad y educadores por igual no están dispuestos a darse por vencidos. Esta coalición está hecha para ver mejoras en las escuelas que hagan a nuestras comunidades mas estables”, dijo y destacó que este esfuerzo es parte de una reforma educativa incluyente.

Estudiantes de Dorsey High School.

Estudiantes de Dorsey High School.

El líder del sindicato de maestros Alex Caputo-Pearl, señaló que las escuelas comunitarias son un modelo exitoso que está ganando relevancia y que por ello debería replicarse. “Estas escuelas son las que ofrecen los recursos sociales y emocionales que nuestros estudiantes necesitan. Les ofrecen el currículo y las clases que necesitan para triunfar. Es un modelo que ha demostrado en otras partes del país que es exitoso y que por lo tanto vale la pena invertir en replicarlo aquí”, dijo.

“Estamos listos para pelear por ello”, dijo Angelica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA, que defiende los derechos humanos de la comunidad inmigrante. “Necesitamos números. Ese es nuestro objetivo, hablar con tantos padres y estudiantes podamos para asegurarnos que nuestras escuelas no solo sean lugares seguros para estudiantes y sus familias, sino también de que nuestras escuelas reciban los fondos públicos que merecen”.

Castellanos afirmó que escuelas como San Fernando Middle School y UCLA Community School  son escuelas de ese modelo que ya existen en el distrito unificado de LA y que esta coalición busca replicar. Ambas son parte de las 52 escuelas piloto del LAUSD que operan con autonomía sobre su presupuesto, la contratación de personal, la gobernanza, el currículo, la evaluación y el calendario escolar, lo cual les permite operar con mayor flexibilidad.

Cristabel Ukomado, estudiante de Dorsey High School, expresó que muchos estudiantes como ella necesitan de más recursos y apoyo en sus escuelas. “Cada estudiante merece el apoyo que necesita para alcanzar sus sueños, en cualquier escuela. El distrito tiene que proveernos con lo recursos que necesitamos, más consejeros y enfermeras”.

La estudiante compartió que deben esperar meses para obtener sus horarios de clases, que como ella, necesitan el acceso a internet e impresoras dentro de la escuela, ya que en sus casas no cuentan con ello. “Queremos venir a la escuela todos los días listos para aprender y crecer, y para ello necesitamos sentir ese apoyo”, dijo.

Casi el 90% de los estudiantes del LAUSD son de minorías y el 77% de todos los estudiantes son considerados de bajos recursos.

Miembros de la coalición aseguraron que comenzarán a visitar los centros de padres en cada escuela del distrito a partir de enero, luego del regreso a clases, pero este domingo se preparan para participar en una marcha pro inmigrante el domingo 18 de diciembre en el centro de Los Ángeles, mientras que el 19 de enero planean también una movilización masiva previa a la toma de posesión del  presidente electo Donald Trump.

Leer siguiente