In Partnership with The 74

Nueva ayuda para los estudiantes de inglés de LAUSD: los planes individualizados buscan aumentar las tasas de graduación y reclasificación

Esmeralda Fabián Romero | November 30, 2018



Foto: Página de Facebook Promesa Boyle Heights)

A medida que los estudiantes aprendices de inglés en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD)continúan registrando poco o ningún crecimiento en las pruebas estatales, el distrito este año tiene una nueva estrategia para ayudar a los estudiantes a dominar el inglés.

Los estudiantes aprendices de inglés quienes enfrenten mayor dificultades en el camino han comenzado a obtener planes de reclasificación individualizados, similares a los planes conocidos como IEP que describen las necesidades y apoyos para cada estudiante que recibe servicios de educación especial.

Los nuevos planes detallarán qué tan avanzado está un estudiante hacia la reclasificación y qué necesitan para llegar allí. La reclasificación es importante ya que permite a un estudiante aprender junto con sus compañeros en clases regulares, y en la escuela preparatoria les da acceso a los cursos críticos de A-G, el conjunto de clases de preparación para la universidad que se requieren para acceder a las universidades públicas del estado. Para reclasificar, los estudiantes deben completar un proceso de cuatro pasos que incluye pasar una prueba estatal.

Con los nuevos planes, “tendremos la documentación sobre lo que vamos a hacer, cuáles son las estrategias para ayudarlo a reclasificar antes. Si se convierte en un aprendiz de inglés a largo plazo, averigüemos qué sucede entre el hogar, el aula y que esta faltando para apoyar al niño”, dijo Lydia Acosta Stephens, la nueva directora del Departamento Multilingüe del LAUSD.

Los aprendices de inglés de Los Ángeles tuvieron el índice de competencia más bajo de todos los grupos en los puntajes de las pruebas emitidos por el estado en octubre. Menos del 4 por ciento estaba leyendo a nivel de grado, y menos del 6 por ciento podía hacer matemáticas a nivel de grado. Este año no mostraron ningún crecimiento en la lectura en comparación con el año pasado, y sus calificaciones de matemáticas aumentaron solo un insignificante 0.04 puntos porcentuales.

Lea más: los aprendices de inglés en California permanecen en el último lugar en los puntajes de las pruebas estatales con solo un indicio de progreso, y es aún peor en Los Ángeles

Solo la mitad de los estudiantes aprendices de inglés del distrito se gradúan de la escuela secundaria (51 por ciento), una tasa más baja que para los estudiantes que reciben educación especial (55 por ciento). En general, la tasa de graduación de 2018 del distrito fue de 76.6 por ciento, según los datos recién publicados del estado.

La meta del distrito es que los estudiantes reclasifiquen antes de llegar al sexto año intentando reclasifircar o antes de terminar la escuela primaria si ingresan al jardín de infantes como aprendices de inglés, dijo Acosta Stephens. El distrito ha estado aumentando constantemente su tasa de reclasificación, que aumentó a 20 por ciento el año pasado, de 17 por ciento el año anterior y 12 por ciento en 2015-16. También ha superado la tasa del estado para cada uno de los últimos tres años. La meta de este año es del 22 por ciento.

Los nuevos planes para los estudiantes aprendices de inglés se han “diseñado  para ser un registro del progreso del estudiante. Si el niño se muda a otra escuela, los seguirá ”, dijo Acosta Stephens. “El año pasado, comenzamos un trabajo dirigido con la división de educación especial para apoyar a los estudiantes de inglés a largo plazo para la reclasificación a través del proceso del IEP para distinguir entre los problemas del idioma y la discapacidad y el sistema de apoyo. Eso ha sido muy prometedor “.

Dijo que aproximadamente la mitad de los estudiantes aprendices de inglés a largo plazo del distrito también reciben servicios de educación especial. En total, los aprendices de inglés, incluidos los que han reclasificado, representan casi la mitad, el 48 por ciento, de los casi medio millón de estudiantes del distrito. Casi el 20 por ciento de todos los estudiantes de inglés son estudiantes de inglés a largo plazo. Este año el distrito quiere reducir eso al 15 por ciento.

El compromiso de proporcionar a todos los aprendices de inglés a largo plazo y en riesgo planes de reclasificación individualizados se estableció en la resolución “Cumpliendo la promesa para todos: Cerrando la brecha para 2023” que la junta aprobó por unanimidad en junio. La resolución establece que los estudiantes, incluidos los aprendices de inglés, se graduarán elegibles para postularse a una universidad pública de cuatro años para el año 2023.

La resolución establece que “el cien por ciento de los estudiantes identificados inicialmente como aprendices de inglés en kindergarten o primer grado son Reclasificados como Competentes en Inglés Fluido (RFEP) al finalizar el sexto grado. “El cien por ciento de los posibles aprendices de inglés a largo plazo, los aprendices de inglés a largo plazo y los aprendices de inglés en riesgo participan en el proceso del Plan de Reclasificación Individual (IRP) para garantizar que se cumplan los puntos de referencia”.

Promesa Boyle Heights, una organización local que fue fundamental en esa resolución, ha estado trabajando en tres escuelas del LAUSD para ayudar a aumentar las tasas de graduación de los aprendices de inglés.

Con la resolución, “Por primera vez, el distrito está desarrollando y estableciendo metas muy ambiciosas para la reclasificación de los aprendices de inglés, los aprendices de inglés a largo plazo, y para apoyar a los recién llegados – los aprendices de inglés y los aprendices de inglés de educación especial. Esa es la razón por la que nosotros, en Promesa, nos involucramos y desempeñamos un papel en la promoción y el diseño de esta parte de la resolución “, dijo Deycy Hernández, directora ejecutiva de Promesa Boyle Heights.

A veces, lo que impide que los estudiantes de inglés se reclasifiquen antes es un problema socioemocional, dijo Acosta Stephens, y Hernández dijo que Promesa ha descubierto que esto es cierto en su trabajo durante los últimos siete años en la Preparatoria Mendez y tres años en la Preparatoria Roosevelt.

Hace siete años, en Mendez High, solo el 40 por ciento de los aprendices de inglés se graduaban. Después de que Promesa comenzó a brindar una intervención dirigida ofreciendo tutorías adicionales y apoyo social individualizado, aumentó de manera constante, alcanzando el 91 por ciento en 2016-17. En Roosevelt, la tasa de graduación de los aprendices de inglés ha pasado de menos del 20 por ciento en 2010-11 al 60 por ciento en 2016-17.

Hernández dijo que para los aprendices de inglés en Boyle Heights, un vecindario en el este de Los Ángeles con la mayor concentración de aprendices de inglés, el aprendizaje de los estudiantes se ve afectado por sus luchas sociales. “Muchas veces se sienten socialmente aislados de la escuela y de sus compañeros”, dijo.

“Queremos asegurarnos de que los estamos estableciendo en un camino para tener éxito académico y emocionalmente”, dijo Hernández. “Pero el enfoque más importante de nuestro trabajo será proporcionar esa red de apoyo socioemocional para que puedan construir comunidades y relaciones cuando luchan en la escuela con un programa de mentoría entre pares”.

Este año, se le otorgó a Promesa una Beca de Aceleración GradNation, que le permitirá ampliar su programa para incluir a los estudiantes en Boyle Heights High School y enfocarse principalmente en aumentar la tasa de graduación para aprendices de inglés a largo plazo y estudiantes que recientemente llegaron a los EE. UU.

Como parte de la propuesta de subvención, Promesa Boyle Heights se compromete a elevar la tasa de graduación de los aprendices de inglés al 95 por ciento en Mendez y al 70 por ciento en Roosevelt para 2019-2020.

“Ahora somos parte de una red nacional que trabajará en conjunto para cerrar la brecha de logros para los aprendices de inglés”, dijo. “Nuestra esperanza es que a través de la resolución ‘Cerrar la brecha’, se pueda formar un comité (a nivel de distrito). Lo pedimos, donde podemos compartir las lecciones aprendidas y compartir no solo con el LAUSD sino también con nuestras comunidades a nivel nacional”.

Ella dijo que Promesa también está trabajando con el distrito para desarrollar un programa de micro credenciales para maestros que trabajan con aprendices de inglés. Los maestros recibirían capacitación profesional adicional para prepararlos para satisfacer las necesidades específicas de estos estudiantes, y tener esa credencial los protegería en caso de que hubiera despidos.

“La razón por la que estoy entusiasmado con (la resolución ‘Cerrar la brecha’) es porque apunta a todas las cosas diferentes en las que comenzamos a participar, pero ahora asegura que continuamos este proceso”, dijo Acosta Stephens, quien también alentó a los padres a comenzar a hablar sobre los nuevos planes con los coordinadores de aprendices de inglés en sus escuelas.

Leer siguiente