In Partnership with The 74

La mayoría latina del Distrito 5 del LAUSD podría quedar rezagada en la elección de la junta escolar, opinan expertos

Esmeralda Fabián Romero | February 28, 2019



Padres reunidos con los candidatos de la elección especial de BD5 en un foro organizado por United Way Greater Los Angeles y Alliance for a Better Community el 13 de Febrero en Eagle Rock. (Foto: Francisco Benitez/ United Way Greater Los Angeles)

Los latinos representan casi el 90 por ciento de los estudiantes en el distrito 5 del LAUSD, que cuenta con algunos de los estudiantes más necesitados del distrito y las escuelas con el rendimiento más bajo del estado. Pero aún con la urgencia de elegir un nuevo representante de la junta escolar que mejore sus oportunidades, expertos opinan que no serán ellos quienes elijan al nuevo miembro de la junta.

Se espera que la elección especial del martes atraerá una  participación de votantes “minúscula”, particularmente en la sección más rezagada del sureste del distrito 5, donde los latinos representan casi toda la población estudiantil.

Activistas comunitarios están de acuerdo en que aquellos que se verán más afectados por la baja participación electoral serán los 67,000 estudiantes en la sección sureste, que incluye Huntington Park, Maywood, Cudahy y South Gate, con una población mayoritariamente latina y de bajos ingresos.

En esta sección del distrito también se hayan las escuelas de más bajo rendimiento, incluyendo siete escuelas que aparecen en la lista del 5% de la escuelas de más bajo rendieminto en todo el estado. Ninguna de ellas esta en la sección noreste, una comunidad más prospera  y más diversa que la del sureste.

Lo más probable, dicen los encuestadores, es que sean los votantes del noreste, blancos y  y muchos de ellos sin hijos en escuelas del LAUSD, quienes  determinarán el resultado de la elección.

La elección será el próximo martes, 5 de marzo. Si ninguno de los 10 candidatos gana más del 50 por ciento, se realizará una segunda vuelta el 14 de mayo. Algunos expertos ni siquiera piensan que un candidato latino llegará a la segunda vuelta. Y eso está planteando la pregunta entre los líderes latinos de si una elección especial costosa es la mejor manera de elegir a alguien que realmente represente a la mayoría ante la junta.

“Es un desperdicio de dinero. Es una elección antidemocrática. Hablamos de supresión de votantes en el sureste. Al realizar una elección especial de la manera en que lo están haciendo, esto privará a las comunidades, especialmente a la comunidad del sureste “, dijo Fernando Guerra, profesor y director fundador del Centro para el Estudio de Los Ángeles Thomas y Dorothy Leavey en la Universidad Loyola Marymount , que lleva a cabo la encuesta de salida de votos en Los Ángeles.

Luis Sánchez, co-director ejecutivo de Power California, una coalición de compromiso cívico que moviliza a los jóvenes votantes de color, espera que la participación de la próxima semana sea “minúscula”. “Me imagino que no más de 10,000 a 20,000 personas votarán, de un electorado de unas 250,000 personas ”.

Las dos mitades del distrito 5, mejor conocido como BD5,  están lejos una de la otra en oportunidades educativas y en distancia. Más de 32,000 estudiantes están inscritos en escuelas en la sección noroeste en vecindarios más blancos y prósperos como Eagle Rock, Los Feliz y Silver Lake, donde tradicionalmente ha habido mayor participación de votantes. Sin embargo, los estudiantes latinos también son mayoría en la sección noreste de BD5,  el 74 por ciento.

Más de una cuarta parte de los estudiantes de BD5 están clasificados como estudiantes de inglés y el 11 por ciento requiere servicios de educación especial. Más del 85 por ciento vive en hogares de bajos ingresos, y se estima que 2,000 estudiantes están sin hogar. Casi 4 de cada 10 de las escuelas primarias y secundarias del distrito están en las categorías más bajas tanto en matemáticas como en lectura en el tablero del estado. De las 39 escuelas calificadas en las categorías más bajas en el California Schools Dashboard, el 64 por ciento está en el sureste.

Sin embargo, BD5 superó a la tasa promedio de graduación de todo el LAUSD de 76.6 por ciento. El índice de graduación en BD5 fue del 83 por ciento, pero de esos solo el 64 por ciento de los  eran elegibles para las universidades públicas del estado.

La elección especial de BD5 fue aprobada por la junta escolar en agosto, un mes después de que el presidente de la junta, Ref Rodríguez, renunciara después de declararse culpable de cargos políticos de lavado de dinero. El asiento ha estado vacante desde entonces. El candidato ganador cumplirá el mandato de Rodríguez, que finaliza en diciembre de 2020.

Cuando Rodríguez, un latino, ganó el escaño en 2015, solo el 7 por ciento de los votantes emitió su voto en la junta escolar primaria, Paul Goodwin, un encuestador local.

Guerra dijo que los latinos representaban el 55 por ciento de los que votaron en BD5 en las elecciones primarias y de segunda vuelta de 2015. “Pero tengamos en cuenta que ellos representan el 85 por ciento de la población.”

“Muchos estudiantes y sus padres que se sentirán excluidos, que su voz no se escuchó tan fuerte como debería”, dijo Jaime Regalado, profesor de UCLA. “El hecho de que todo el distrito tiende a tener ingresos más bajos, pero especialmente en la parte sur y este del distrito … puede verse como un  favoritismo de clase en el proceso.”

La ex miembro de la junta del Distrito 5, Yolie Flores, dijo que los candidatos latinos del sureste en la boleta electoral deberían centrarse en impulsar la votación.”Aliento a los candidatos del sureste a centrarse en la participación de votantes, porque si alguno de ellos pierde, es porque la gente no salió a votar”, dijo.

Flores fue elegida en 2007 y fue vicepresidenta de la junta por tres de los cuatro años de su mandato. Flores y Rodríguez han sido los únicos dos latinos elegidos para representar a BD5 en los últimos 20 años.

“Soy un fuerte creyente de que la representación importa. Mi propia experiencia, durante mi tiempo en la junta, tuve que pelear algunas batallas  políticas y de estrategias con algunos miembros de la junta que no me apoyaban porque no entendían a la población a la que yo servía “, dijo Flores, quien cree que las necesidades culturales y lingüísticas de BD5, y particularmente en el sureste, son fundamentales a tomar en cuenta en esta elección.

Hay siete candidatos latinos entre los 10 nombres en la boleta. Dos de ellos son funcionarios electos en el sureste: Nestor Enrique Valencia es un concejal en la Ciudad de Bell, y Graciela Ortíz es una concejal en Huntington Park. Ortíz es la única latina entre los cuatro candidatos con más contribuciones de campaña hasta el momento.

Flores espera que haya una segunda vuelta porque “eso le daría a alguien del sureste una mayor oportunidad de ser elegido.

María Daisy Ortíz, una madre inmigrante que fue panelista en un foro reciente de candidatos, dijo que no le preocupa tanto que el miembro de la junta de BD5 sea latino, pero sí que hable español y que  pueda mejorar las oportunidades educativas para estudiantes aprendices de inglés y  de bajos ingresos.

“Espero que todos los padres, especialmente los latinos, puedan ser muy analíticos sobre a quién votarán y no voten por un candidato que solo les dice lo que quieren escuchar. Hay mucho más en juego en esta elección”, dijo la madre.

Flores cree que los latinos del sureste pueden hacer una diferencia en las elecciones del martes.

“Deberían votar si pueden, pero si no pueden votar debido a su estatus migratorio, entonces pueden ir a buscar a cinco personas en su comunidad que puedan votar”, dijo. “Su voz es potencialmente tan poderosa como su voto, especialmente cuando no pueden votar, por lo que hay más de una manera de asegurarse de que se tenga en cuenta la representación cuando votamos, y eso es ser activo de otras maneras y abogar como organizándonos en torno al tipo de candidato que responderá a los niños que necesitamos ayudar”, asentó Flores.

Taylor Swaak contribuyó a este reportaje. 

 

Leer siguiente