In Partnership with 74

Padres de estudiantes indocumentados quieren más que escuelas seguras en momento migratorio crítico

Esmeralda Fabián Romero | January 25, 2017



Support LA School reports year-end campaign. All donations will be matched dollar for dollar.

Imagen de un altar de Día de los Muertos en honor a estudiantes indocumentados durante un evento al que asistió Bravo.

Imagen de un altar de Día de los Muertos en honor a estudiantes indocumentados (Cortesía: página de Facebook deFrancisco Bravo)

Miles de estudiantes y educadores indocumentados recibieron un respiro de la incertidumbre cuando este miércoles el programa DACA sobrevivió a la primer orden ejecutiva de inmigración firmada  por el presidente Donald Trump. Al principio de la semana el vocero de la Casa Blanca declaró que poner fin a dicho programa no está entre sus prioridades inmediatas.

Aún así, para algunos padres las promesas hechas por autoridades del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) de que las escuelas en LA son “zonas seguras”  siguen siendo insuficientes.

Ellos quisieran estar seguros de que tanto del LAUSD como en las escuelas charter existen suficientes consejeros escolares, listos y preparados para asistir a estudiantes DACA en este momento crítico.

“Quisiéramos que hubiera más consejeros en cantidad y calidad. Hay falta de consejeros en las escuelas y ese es un gran problema. Necesitamos además que estén familiarizados con los diferentes componentes de estatus migratorio de esos estudiantes”,  dijo Susana Zamorano, madre de estudiantes inmigrantes mexicanas y organizadora de padres de CARECEN.

Jesús Angulo, director de servicios académicos y de consejería del LAUSD reconoció que el trabajo con este tipo de estudiantes es “delicado por naturaleza” y señaló que el distrito ha sido más pro activo en comunicarse con las escuelas y con los estudiantes y sus familias.

“Realmente estamos tratando de apoyar a las familias ahora con esta nueva administración. Dentro de nuestro distrito, estamos brindando la información correcta a nuestras escuelas”, aseguró el funcionario del LAUSD. “La familiaridad de los consejeros con DACA por ejemplo, varía de distrito a distrito local, pero estamos siendo pro activos a las necesidades”.

Y es que precisamente en estas fechas se acerca también la fecha limite  para solicitar ayuda financiera para ir a la universidad. Hoy más que nunca, estudiantes DACA y AB540  requieren de toda la atención y apoyo posible de parte de los consejeros escolares.

“No se puede generalizar que todos  los estudiantes que solicitan ayuda financiera para la universidad son nacidos aquí, que todos tienen seguro social, que sus padres trabajan y declaran impuestos. Eso no es así, esa no es nuestra realidad”, afirmó Zamorano.

Ella  también es coordinadora del programa de liderazgo de padres, y del programa College Head Start, que brinda ayuda a alrededor de 100 estudiantes de preparatoria de Los Ángeles anualmente para encaminarlos en el proceso para asistir a la universidad, de CARECEN (Centro de Recursos para Centroamericanos), la organización de derechos para inmigrantes centroamericanos más grande del país.

Ella dice que frecuentemente recibe llamadas de maestros que  buscando asistencia para poder apoyar a sus estudiantes con sus solicitudes a la universidad, porque los consejeros escolares tienen demasiados estudiantes o no están preparados lo suficiente para asistir a estudiantes indocumentados. “El problema es más grande de lo que nos imaginamos”, opinó.

En el LAUSD el  promedio es de un consejero por cada 700 estudiantes, pero según Angulo, en algunas escuelas con más recursos este es de un consejero por cada 400 estudiantes.

 Alliance-College Ready Public Schools, la red de escuelas chárter más grande en Los Ángeles, ha optado por recibir la asistencia de CARECEN y la del National Immigration Law Center (NILC) para poder brindar recursos de expertos en este tema a sus estudiantes y sus familias.

Tras realizar grupos de sondeo a través de los especialistas de involucramiento de padres, que Alliance tiene en cada campus escolar, estos identificaron un nivel de ansiedad muy alto entre padres y estudiantes, cuenta Catherine Suitor, jefa de desarrollo y comunicación de Alliance College-Ready Public Schools.

“Se reportó un nivel de 4 y 5, siendo 5 el nivel de ansiedad más alto. Solo dos escuelas reportaron nivel 3. Es un problema muy real”, dijo la funcionaria de Alliance que opera 28 escuelas a la que asisten a 12,500 estudiantes en áreas desfavorecidas de Los Ángeles.  Esta confirmó que Alliance cuenta en promedio con un consejero por cada 250 estudiantes.

“Nuestros especialistas han repartido un paquete en inglés y en español a nuestros consejeros y líderes escolares.  Con CARECEN estamos colaborando trayendo expertos legales a nuestras escuelas para hablar directamente con las familias”, indicó Suitor.

Antes de las vacaciones de invierno, Alliance envió una carta a las familias asegurándoles que no compartirán su información personal de estudiantes y aconsejándoles que tomasen sus propias precauciones.

La vocera de Alliance dijo además que su organización se ha unido a una petición a nivel nacional para extender DACA, auspiciada por Stand for Children.

“Lo que pase con DACA es de gran preocupación para nuestros estudiantes, nuestros ex alumnos que están en la universidad y francamente tenemos empleados, algunos maestros bajo DACA, así que es un asunto de atención inmediata en la que nos estamos enfocando concretamente”, dijo Suitor. ” Mientras no sabemos lo que pasará oficialmente con DACA,  hasta entonces es cuestión de juicio. Por ahora tenemos toda nuestra atención puesta en lo que pase con las leyes”.

KIPP LA es otra red de escuelas chárter en LA que también forma parte de dicha petición, además de desarrollar un folleto para familias inmigrantes sobre sus derechos, que fue repartido antes de las vacaciones de invierno, preparan ferias legales para las familias en las próximas semanas.

Por su parte, a solo días después de la  elección presidencial, el LAUSD puso a disposición de la comunidad escolar información de asistencia en su página de internet.

Angulo mencionó que en el distrito se está “apegando” a la indicación recibida el pasado mes de diciembre por parte del superintendente de educación pública de California, Tom Torlakson, en la que pidió a todos los distritos escolares del estado su apoyo al California Dream Act, ligada al proceso de asistencia financiera para los estudiantes indocumentados en California.

También compartió sobre la negociación que sostiene actualmente el distrito con la Cámara de Comercio de Los Ángeles para brindar entrenamiento e información de apoyo a los consejeros del distrito sobre DACA y la ley AB540, a través del programa L.A. Cash for College.

Zamorano  trabaja con miembros del centro de padres de CARECEN  precisamente en asistir a algunas escuelas preparatorias del LAUSD como Miguel Contreras, la piloto UCLA Community School, entre otras, con información y actualización de leyes migratorias, porque cree que es de suma importancia que los estudiantes indocumentados reciban la asistencia correcta al llenar formas para asistencia financiera universitaria.

“Cuando un estudiante es AB 540, la solicitud debe llenarse un poco diferente a la de un ciudadano americano. Hay que tomar en cuenta las leyes vigentes y que les dan la oportunidad de solicitar ciertos fondos”, explicó. “El otro aspecto es la prioridad con la que deben someterse las solicitudes, porque el dinero se va a terminando conforme se acerca la fecha límite”.

La líder de padres dijo también que existe el riesgo de cometer errores en el llenado de la solicitud cuando no se está familiarizado con las leyes de inmigración. Además se podría incurrir en el riesgo de perjudicarles en futuros trámites migratorios.

“Los que tienen DACA tienen un permiso de trabajo que no es un seguro social regular y no se recomienda lo usen en este tipo de solicitudes para no ponerlos en riesgo o que autoridades de inmigración lo consideren como que están mintiendo”.

“Me gustaría que el distrito estuviera más abierto a colaborar con nosotros por la experiencia que nosotros ya tenemos en estos casos”, resaltó Zamorano. “Son pocas las escuelas con las que colaboramos en este momento. Se nos ha permitido hacer lo mínimo para tan gran problema que existe”.

Angulo explicó que el distrito valora el apoyo de este tipo de organizaciones comunitarias expertas en el tema y a las que muchas familias acuden primero, pero que el respaldo de instituciones públicas estatales le permite al distrito tener consistencia en la información que se ofrece a las escuelas, las familias y la comunidad escolar.

“Necesitamos asegurarnos de que dentro de nuestro sistema en todo el distrito todo mundo reciba la misma información. Que una familia en el Valle y otra en el Este de Los Ángeles reciban la misma información consistente y fidedigna”, recalcó.

Zamorano y los padres con los que trabaja desearían que hubieran más consejeros por alumnos, pero que también estén cada vez más preparados con lo que vaya sucediendo con las leyes migratorias y con otros tantos retos que estarán enfrentando los estudiantes indocumentados.

“Esa es la realidad de lo que nuestros niños necesitan para tener una oportunidad a tiempo de seguir adelante con su educación”, enfatizó.

 

Leer siguiente