In Partnership with The 74

Más padres, menos distrito: el superintendente de LAUSD prepara su plan estratégico para llevar el cambio a las escuelas de Los Ángeles

Esmeralda Fabián Romero | November 12, 2018



El Superintendente del LAUSD, Austin Beutner, en el panel de la Alianza 2018. De izquierda a derecha, Layla Avila, que es la directora ejecutiva de Education Leaders of Color, los padres Taluana Jones y Evelyn Aleman, Beutner y los estudiantes Isaiah Schwarz y Angela Saha.

Seis meses después de asumir el cargo como superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) y prometer el cambio, Austin Beutner está a semanas de presentar su plan estratégico para el segundo distrito escolar más grande de la nación.

Beutner compartió algunas de las metas de su plan después de una reunión con padres la semana pasada en la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles en el centro de la ciudad, en uno de los muchos foros comunitarios donde dijo ha escuchado a entre 4,000 a 5,000 padres, educadores y miembros de la comunidad sobre las necesidades en sus escuelas.

Su plan está centrado en brindar más autoridad y poder de toma de decisiones a los padres, líderes escolares y maestros para combatir el rezago académico de la mayoría de los estudiantes en ele distrito, así como proporcionar más recursos a las escuelas.

Menos de la mitad de los estudiantes de LA Unified son competentes en lectura y matemáticas y casi la mitad de sus graduados de preparatoria no son elegibles para solicitar admisión a una universidad estatal de cuatro años. El distrito, que actualmente cuenta con 486,000 estudiantes pero que pierde alrededor de 15,000 al año, también se encuentra en problemas fiscales y corre el riesgo de irse a la banca rota en los próximos tres años.

“Pensemos en cada escuela, los recursos que necesitamos en cada aula, las necesidades únicas de esa comunidad”, dijo Beutner el miércoles a una audiencia de unos 200 padres que asistieron a su panel de discusión. “La toma de decisiones debe estar más cerca del sitio de la escuela, de los maestros. Ellos tienen la relación más fuerte con los estudiantes y las familias “.

Beutner quiere transferir la autoridad de la oficina central del distrito y ponerla en las comunidades de las escuelas. El diario Los Angeles Times informó que el plan incluye dividir el distrito en 32 “redes” vecinales.

El superintendente dijo que los padres y las familias han estado al frente y al centro en el desarrollo de su plan “Reimaginar nuestras escuelas”, que se encuentra en su etapa final antes de ser presentado a la junta escolar en las próximas semanas.

Las familias y las comunidades son “los sectores más importantes, si no los más poderosos, en la educación pública”, dijo.

“No hay nada más importante que las familias que participan en la educación de sus hijos, y realmente comprometidas, para que puedan ayudar a sus estudiantes y puedan responsabilizar a los responsables de su educación de asegurarse que estamos haciendo el mejor trabajo posible”, dijo Beutner a LA School Report en Español.

En agosto, justo antes de que comenzaran las clases, Beutner mencionó su plan a una audiencia de unos 5,000 administradores escolares. Ahí s e comprometió a reducir la burocracia y permitir que los líderes escolares dirijan sus aulas sin tener que “pedir permiso”.

“Actualmente en el Distrito la burocracia está al centro, el poder, el dinero. No hay niños, no hay estudiantes al centro. Entonces, cuando hablamos de reimaginar las escuelas  intentamos decir: Pensemos en una escuela y los recursos para esa escuela, de esa comunidad en particular”, dijo el miércoles.

Beutner no es el primero en tratar de descentralizar el distrito. El superintendente Ramon Cortines y luego su sucesor, John Deasy, y luego Cortines nuevamente, presionaron por el control local. En 2015, Cortines creó los seis distritos locales  actuales con base geográfica.

Beutner también quiere cortar la burocracia para los padres.

“Nunca deberíamos pedirle a un padre que venga a Beaudry”, dijo, refiriéndose al edificio de la sede del distrito en el centro de Los Ángeles. “Beaudry no debería ser la cara de la educación pública”. Para aumentar la participación de los padres, su plan reducirá la cantidad de formularios que los padres deben completar para ser voluntarios en las escuelas y no pagará la tarifa de $ 57 que se tomarán como huellas digitales.

Beutner dijo que las prioridades de su plan serán evidentes en el presupuesto del próximo año escolar.

“Todos los valores y juicios que hacemos, donde trabajan las personas, lo que hacen, se reflejan en nuestro presupuesto, por lo que también es un intento de volver a conectar los valores y las decisiones que tomamos sobre nuestros recursos mejor utilizados con el presupuesto general”.

Los socios para financiar el plan incluyen Ballmer Group, California Community Foundation, California Endowment y The Eli and Edythe Broad Foundation. Las dos empresas a cargo de su desarrollo son Kitamba, una organización dirigida por profesionales de la educación, y Ernst & Young, que ayuda a las organizaciones a encontrar e implementar eficiencias.

“Hemos escuchado a miles de personas, miembros de la comunidad en eventos como este foro, con padres en docenas de organizaciones”, dijo Beutner. “Y también en un entorno más formal en las escuelas con educadores, estudiantes, en general entre 4,000 y 5,000 partes interesadas”, para incorporar su aporte al plan.

Dijo que su deseo es que los padres se unan a LA Unified para abogar por más recursos del estado.

“Ustedes son los mejores defensores de su comunidad, así que venga con nosotros a Sacramento”, dijo el miércoles. “Si tengo un deseo, es que nuestra comunidad, nuestras familias, socios laborales, nuestros educadores, nuestros estudiantes vengan con nosotros. Vamos a nuestros autobuses amarillos, vamos a Sacramento para comenzar una conversación sobre lo que necesita la próxima generación de estudiantes”, dijo.

“No tenemos suficientes recursos, y esa es una conversación de Sacramento. La fórmula de financiamiento de control local (LCFF), cinco años después de su adopción, si observas cuidadosamente la fórmula, esta hecha a desventaja de comunidades como la nuestra ya que se basa en la asistencia”.

El año pasado, el 14.7 por ciento, o 70,000, de los estudiantes de LA Unified estaban ausentes de manera crónica, lo que significa que faltaron 15 o más días de clases. Eso representa una pérdida de $630 millones cada año en fondos estatales para el distrito.

El miércoles, Beutner se unió a dos estudiantes de escuela secundaria del LAUSD, dos padres y un defensora de la educación en un panel en la Cumbre de la Alianza anual 2018 organizada por Families In Schools, con sede en Los Ángeles. Tuvieron una conversación de una hora de duración en el escenario sobre sus experiencias personales con las escuelas de Los Ángeles ante una audiencia de unas 200 personas. El panel se llevó a cabo después de un almuerzo de premiación, parte de la cumbre de un día que reunió a más de 600 personas, en su mayoría padres, según FIS, que asistieron a talleres relacionados con el compromiso de los padres y sesiones informativas.

La panelista Evelyn Aleman, que tiene una hija en Grover Cleveland Charter High School y que es miembro del Comité Asesor de Padres del LAUSD, le dijo a Beutner que para que los padres se comprometan, primero deben sentirse bienvenidos en las escuelas y en las aulas.

“Reimaginar nuestras escuelas para mí significa un ambiente acogedor para padres y estudiantes que comienza en la puerta y no termina allí”, dijo Alemán. “Los padres quieren ser parte del aprendizaje de sus hijos. Los padres deben ser vistos como verdaderos socios iguales “.

Dijo que la mayoría de las veces los padres enfrentan desafíos tediosos y que requieren mucho tiempo para comunicar sus inquietudes. “¡Tenemos que esperar semanas, a veces meses! Necesitamos que nuestras preocupaciones sean atendidas con prontitud “.

Taluana Jones, otra madre en el panel, dijo que la seguridad y el apoyo socioemocional para los estudiantes que reciben servicios de educación especial son problemas urgentes que el plan del superintendente debe abordar.

“Tuve que sacar a mi hijo (de LA Unified) porque estaba siendo acosado debido a su problema de habla, pero me dice que le encantaría volver a su escuela pública”, dijo Jones.

Angela Saha, una estudiante de último año en el imán médico en Van Nuys High School, dijo que ella y otros estudiantes de bajos ingresos necesitan más apoyo y orientación para postularse a la universidad y que no hay suficientes consejeros.

“No sabía qué era FAFSA, cómo llenar formularios, cómo obtener mis declaraciones de impuestos. Mi familia no pudo ayudarme. Tuve acceso a un consejero, pero creo que ese no es el caso para la mayoría de los estudiantes. Eso tiene que cambiar ”, le dijo al superintendente.

Isaiah Schwarz, un estudiante de Ulysses Grant High School, le dijo a Beutner que había visto lo que puede hacer una fuerte participación de los padres por una escuela, así como lo que sucede cuando una escuela no la tiene. En la primaria Overland, tuvo acceso a programas de arte y deportes, porque los padres intervinieron para organizarlos y recaudar fondos para apoyarlos. Pero en su escuela preparatoria, ese no es el caso, dijo. “La participación de los padres es esencial en nuestras escuelas. Tiene un gran impacto. También creo que los padres son la mejor manera de responsabilizar al LAUSD”.

Saha, que es hija de inmigrantes, dijo que se sintió perdida “en cada paso” de su aplicación a la universidad y  que quiere que se solucionen muchas cosas en el distrito para que ella y todos los estudiantes del LAUSD para que puedan tener una oportunidad real en la universidad.

“Soy solo una de los 3,000 estudiantes en mi escuela. No soy el único que quiere que nuestras escuelas, el sistema, se arreglen. Necesito ir a la universidad, e iré a la universidad. Para mí, terminar la preparatoria es solo el comienzo”.

Leer siguiente